DÍA DE LA MUJER

Mujeres líderes, voces por el cambio y la inclusión

Unimos nuestras voces como mujeres que hemos trabajado en gobiernos y organizaciones multilaterales por el auxilio humanitario, promoción de principios de los derechos humanos y su legislación, del desarrollo sostenible y la resolución pacífica de algunos de los conflictos más complejos del mundo.

Rebeca Grynspan. Foto: Francisco Flores
Rebeca Grynspan. Foto: Francisco Flores

En esa tarea, siempre nos hemos servido del multilateralismo para aspirar a un cambio positivo para los pueblos de nuestro planeta. Ahora queremos, de manera colectiva, llamar la atención sobre la necesidad de alcanzar la total paridad de género y el empoderamiento de las mujeres en todos los ámbitos de la sociedad, y sobre la importancia fundamental del multilateralismo como medio para lograrlo.

Como mujeres líderes en nuestros respectivos campos, hemos luchado local y globalmente para responder a los desafíos que van desde la eliminación del hambre al logro de la paz y de la seguridad, desde la provisión de ayuda humanitaria después de un desastre natural ó generado por el hombre a la promoción de los derechos humanos, incluyendo los de las mujeres, los niños, las poblaciones marginalizadas y los que viven con discapacidades. Nuestro trabajo se basó en los principios del desarrollo sostenible y de la construcción de resiliencia en el largo plazo. Siempre subyació nuestra determinación de lograr un impacto positivo en la vida de aquellos para los que trabajábamos, especialmente los más vulnerables. Y estamos profundamente convencidas de que para alcanzar y mantener la paz es necesario liberar la participación completa de las mujeres y su potencial.

Nuestras experiencias nos conducen a coincidir en la responsabilidad y en la resolución de promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. A pesar de décadas de avances notables estamos lejos de vivir en una realidad en la que las oportunidades, libertades y derechos no estén definidos ni condicionados por el género. Y aún más preocupante es constatar que en muchos lugares los derechos básicos de las mujeres se interpretan como desafíos directos y desestabilizantes de las estructuras del poder. Esta situación puede derivar en intentos de retrotraer los derechos ya ganados y los acuerdos ya promulgados para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, incluyendo aquellos encapsulados en la Declaración de Beijing y la Plataforma para Acción de 1995 así como el Resolución 1325 del Consejo de Seguridad sobre las Mujeres, Paz y Seguridad.

Mientras que las mujeres ocupamos de manera creciente más espacios de valor en las estructuras locales, nacionales e internacionales y en los debates socio-económicos, científicos y de desarrollo sostenible, y mientras que a través de múltiples campañas nos implicamos cada vez más con la sociedad civil, al mismo tiempo, y después de casi un cuarto de siglo de Beijing, nos encontramos con más movimientos que ganan fuerza y buscan frenar los logros y erosionar los derechos obtenidos por las mujeres.

Esta regresión es lo que alimenta este esfuerzo colectivo que lanzamos bajo el lema de “Mujeres Líderes - voces por el cambio y la inclusión”. Como mujeres líderes, llamamos a los líderes en los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil a reinvertir en políticas y marcos legales y sociales que contribuyan al logro de la igualdad de género y la inclusión. Llamamos a redoblar los esfuerzos existentes que son insuficientes en muchos aspectos. Por encima de todo, queremos remarcar que el riesgo que implican las políticas que buscan frenar y erosionar la igualdad de género no es riesgo sólo para las mujeres sino para toda la humanidad, ya que se pretende marginar a la mitad de su población impidiéndole contribuir a su máximo potencial.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París y la Convención para la Erradicación de la Discriminación en contra de las Mujeres, así como otros acuerdos globales, tratados y convenciones, se han logrado a través del multilateralismo y demandan nuestro esfuerzo colectivo para concretar su ambiciosa visión. Representan los anhelos y aspiraciones de generaciones presentes y futuras. Sin embargo, lamentablemente, estos acuerdos están siendo cuestionados de manera creciente y desconcertante.

Firmamos esta carta abierta con la convicción de que, al juntar nuestras voces y unir las experiencias que tenemos como mujeres líderes de distintas formaciones, amplificaremos la llegada y el impacto de nuestro mensaje.

En las próximas semanas y meses hablaremos a través de distintos medios y publicaremos una serie de columnas de opinión y ensayos alrededor del mundo, con el objeto de construir sobre nuestras experiencias y perspectivas, diversas y compartidas, como mujeres líderes en nuestros respectivos terrenos. Es nuestro deseo que esta compilación de trabajos sirva, no sólo para brindar opinión sobre la importancia de las mujeres como actores multilaterales, sino para hacer un llamado a la acción a las mujeres líderes y defensoras del futuro.

Este espacio que ocupamos de manera colectiva como mujeres líderes en distintos campos del sector público, privado y en la esfera de la sociedad civil, no fue abierto de manera fácil y nunca debemos darlo por ganado. Es el resultado del sacrificio y las luchas dadas por generaciones de mujeres. Algunas fuerzas políticas del momento amenazan con erosionar el progreso realizado a nivel nacional y a través de agendas globales referenciales. Que esas fuerzas tengan éxito depende de que las mujeres líderes y defensoras de los derechos, de hoy y de mañana, así como todos los que las acompañan, reconozcan la urgencia y el peligro así como la oportunidad que este momento nos brinda y actuemos en consecuencia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)