Publicidad

El telescopio espacial James Webb capturó un sorprendente suceso en una luna de Saturno

Un penacho de vapor de agua de gran magnitud en la luna Encélado llamó la atención de astrónomos, pues fue la primera vez que se observó algo similar.

Compartir esta noticia
Saturno. Foto: Pixabay
Saturno, el planeta del Sistema Solar.
Foto: Pixabay.

EFE
Un descubrimiento a través del telescopio espacial James Webb en Encélado, una luna de Saturno, sorprendió a astrónomos. Se trata de la detección de un penacho de vapor de agua procedente del cuerpo celeste, que se extiende a lo largo de más de 10.000 kilómetros, casi la distancia entre Los Ángeles, California, y Buenos Aires, Argentina.

Es la primera vez que se observa una eyección de agua de este tipo a una distancia tan amplia. Además, el flamante Webb ofrece a los científicos una visión directa, por primera vez, de cómo esta emisión alimenta el suministro de agua de todo el sistema de Saturno y sus anillos, informaron comunicados de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés).

Penacho de agua en Encélado, luna de Saturno, capturada por el telescopio James Webb.
Penacho de agua en Encélado, luna de Saturno, capturada por el telescopio James Webb.
Foto: NASA, ESA, CSA, Gerónimo Villanueva (NASA-GSFC) / Alyssa Pagan (STScI).

Encélado, un mundo oceánico con solo 505 kilómetros de diámetro, es uno de los objetivos científicos "más apasionantes" de nuestro sistema solar en la búsqueda de vida fuera de la Tierra.

Entre la corteza helada de la luna y su núcleo rocoso hay una reserva global de agua salada. Volcanes similares a géiseres expulsan chorros de partículas de hielo, vapor de agua y sustancias químicas orgánicas por las grietas de la superficie lunar, denominadas informalmente "rayas de tigre".

Anteriormente, los observatorios habían cartografiado chorros a cientos de kilómetros de la superficie lunar, pero "la exquisita" sensibilidad del Webb "revela una nueva historia".

"Cuando estaba mirando los datos, al principio, pensaba que tenía que estar equivocado", resumió Gerónimo Villanueva, del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA.

Además de la longitud, también intrigó a los investigadores la velocidad a la que brota el vapor de agua, unos 300 litros por segundo, un ritmo particularmente impresionante al que se podría llenar una piscina olímpica en un par de horas. En comparación, hacer lo mismo con una manguera de jardín en la Tierra llevaría más de dos semanas.

"La órbita de Encélado alrededor de Saturno es relativamente rápida, únicamente 33 horas. A medida que gira alrededor de Saturno, la luna y sus chorros escupen agua, dejando un halo, casi como un donut, a su paso", explicó Villanueva. "En las observaciones del Webb, no solo el penacho era enorme, sino que había agua absolutamente por todas partes".

Este donut difuso de agua que aparecía "por todas partes", descrito como un toroide, está situado junto al anillo más externo y ancho de Saturno: el denso "anillo E".

Las observaciones del Webb demuestran directamente cómo los penachos de vapor de agua de la luna alimentan el toroide.

Analizando los datos del telescopio, los astrónomos han determinado que aproximadamente el 30% del agua permanece dentro de este toroide y el otro 70% escapa para abastecer de agua al resto del sistema saturniano.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

SaturnoAstronomía

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad