Tecnología

El detrás de escena de la estrategia digital del Plan Coronavirus

En tiempo récord, empresas y técnicos trabajaron para desarrollar chatbots, una aplicación y el 0800 del Plan Coronavirus.

Foto: Darwin Borrelli
Los chatbots están en el sitio del MSP y en otras 60 webs. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Hace poco más de un mes, el viernes 13 de marzo, se confirmó el primer caso de coronavirus en Uruguay y el gobierno encendió las alertas. Esa misma jornada, al mediodía, diversas empresas públicas y privadas tuvieron su primera gran reunión para delinear una estrategia a seguir en la batalla contra la COVID-19 y la desinformación en torno a la enfermedad.
Isbel fue una de las empresas convocadas para desarrollar productos como el chatbot que funciona en los sitios web del gobierno y mutualistas, así como el WhatsApp y Facebook Messenger.

Rafael Staricco, director ejecutivo de la empresa de servicios tecnológicos, narró a El País cómo fue la puesta en marcha y la estrategia que se trazó para que rápidamente estuviera al servicio de la población la información oficial, segura y confiable en el medio digital.

.“Antes de ese viernes 13 de marzo, ya se habían tenido algunas conversaciones sobre cómo la comunidad tecnológica podía ayudar ante una eventual llegada del coronavirus a Uruguay”, contó el especialista. Y añadió: “Ese mismo viernes fuimos convocados por Antel -que junto con Agesic fue designado por Presidencia para coordinar la cooperación tecnológica y estrategias a seguir- y nos plantearon si podíamos encargarnos de la parte de los chatbots”.

Un bot de charla o chatbot es un programa que simula mantener una conversación con una persona al proveer respuestas automáticas a entradas hechas por el usuario.Staricco explicó que el trabajo se dividió en dos grandes categorías: una que es la visible al público como el 0800 1919, la aplicación Coronavirus UY y los chatbots; mientras que, por otro, están los diferentes sistemas procesaban la información.

Trabajo a contrarreloj

 Más de 150 personas trabajaron contrarreloj desde aquel viernes.
“Los plazos que se estaban poniendo eran muy exigentes. Fue muy necesaria la coordinación con el Ministerio de Salud Pública, sobre todo por los temas médicos”, explicó el titular de Isbel.

Dos días después, el plan de acción se concretó en una reunión entre Isbel, Genexus, Antel, Agesic y el Ministerio de Salud Pública (MSP). Allí se estableció que los canales tenían dos objetivos: informativo, para saciar la necesidad de la población de conocer más sobre la pandemia; y que las herramientas juntaran información para contribuir en la posible detección de casos.

“Lo importante era que esa detección fuera sistematizada y se fuera organizando por nivel de certeza y riesgos. Así como conectar con las diferentes mutualistas y ASSE”, señaló Staricco.

Desde que se acordaron esos objetivos comenzó un trabajo intenso que se desarrolló durante varios días para tener los servicios disponibles para la población y autoridades cuanto antes.

“Hay que destacar que un equipo de técnicos que no se conocía comenzó trabajar casi de memoria. Fue un ambiente de colaboración muy bueno mientras estábamos sometidos a mucho estrés por la presión que implicaba una situación así y un encargo del gobierno”, destacó el director de Isbel a El País.

“Tuvimos limitaciones en un montón de temas porque organizaciones como WhatsApp revisan ese tipo de permisos, pero los diferentes organismos se pusieron a disposición para acelerar procesos”, sostuvo Staricco. Y enfatizó: “Lo importante fue que remamos todos para el mismo lado”.

El resultado

 El trabajo de todos los expertos en tecnología tuvo como resultado los chatbots, la aplicación y la interfaz del Plan Coronavirus. “Se armó algo unificado, coherente y el software de procesamiento de datos con los días fue agregando información”, destacó el especialista.

En la mañana del martes 17 de marzo, los chatbots comenzaron a responder sus primeras preguntas. Mientras que la aplicación fue puesta a disposición del público el 20 de marzo.

“Los chatbots descargaron mucho la ansiedad de las personas. Hoy si llamás al 0800 1919, quien te atiende hace las mismas preguntas que el chatbot que está hoy en 60 páginas web. Se rellena el mismo formulario y la misma base de datos”, explicó.

Los datos indican que, a principios de abril, se recibió a través de los chatbots un millón de mensajes y la aplicación del Plan Coronavirus tuvo más de 200.000 descargas.

Si usted está interesado en evacuar dudas, puede comunicarse al 0800 1919, mandar un WhatsApp al 098 99 99 99 o descargar la app Coronavirus UY en Android e iOS.

¿Cómo funciona un chatbot?

¿De qué hablamos cuando nos referimos a los famosos chatbots? El término proviene de chat, conversar en inglés y bot, un término breve para referirnos a una especie de robot o inteligencia artificial.

Rafael Staricco indicó que los chatbots son asistentes virtuales que funcionan a través de los servicios de mensajería como WhatsApp o Messenger o a través de los sitios web.

“Es una ventanita de con la que podés interactuar escribiendo lo que te parezca o brindando diferentes respuestas a través de la conversación. En lugar de que una persona reciba las respuestas lo hace un sistema virtual”, explicó el director de Isbel a El País.

“Esa herramienta lo que hace es comunicarse a través de programas informáticos con bases de datos o repositorios de información donde extrae las consultas que la persona le está haciendo y, de esa forma, puede dar respuestas sin intervención humana como son las plataformas de mensajería o un sitio web”, agregó.

Los chatbots del Plan Coronavirus tienen dos ramas, una que es más informativa y otra que hace el triage inicial que hace consultas de cuadro clínico como si la persona tuvo fiebre, estuvo en contacto con algún contagiado, etc. En la medida que el usuario va respondiendo el sistema lo califica, para que, en caso de que la información se envíe por tratarse de un posible positivo, esté ordenada.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados