SALUD

Ya se aplica en Uruguay una nueva técnica molecular de diagnóstico de la tuberculosis

Desde fines de diciembre de 2020, la Comisión Honoraria para la Lucha Antituberculosa y Enfermedades Prevalentes aplica la técnica XPert Ultra, clave para poblaciones de difícil diagnóstico.

El experto en biólogía molecular Bharani Settippalli prepara varios tests en un laboratorio de Naciones Unidas. Foto: AFP
La nueva técnica es recomendada para niños, inmunodeprimidos y en muestras extrapulmonares.

Desde diciembre de 2020, la Comisión Honoraria para la Lucha Antituberculosa y Enfermedades Prevalentes (CHLA-EP) utiliza una nueva técnica molecular que mejora el diagnóstico de la tuberculosis y lo torna más preciso en determinadas poblaciones en las que resultaba más difícil la detección.

La técnica Xpert Ultra es una versión más avanzada de la Xpert, aprobada esta última en 2017 por la Organización Mundial de la Salud y que se estaba aplicando en Uruguay desde 2010-2011.

La nueva técnica ingresó al país en el segundo semestre de 2020 y se comenzó a utilizar en algunos laboratorios. Actualmente está disponible a todo nivel, tanto en el sistema público como en el privado.

“Es una técnica de PCR, automatizada, cuyo resultado se obtiene en dos horas o dos horas y media. Es muy similar a la anterior en el tiempo que tarda. Lo que permite es la detección de menor cantidad de bacterias, por eso es más sensible. Tenés más posibilidad de encontrar la enfermedad en cualquier persona”, explicó la neumóloga Mariela Contrera, directora del Programa Nacional de Tuberculosis de la CHLA-EP.

La especialista detalló que la técnica Ultra “tiene un límite de detección del ADN de 16 colonias de la bacteria de la tuberculosis, mientras que en la técnica anterior podías encontrar a partir de 131 colonias. Con menos podés llegar al diagnóstico”.

Esto hace que la nueva técnica sea especialmente indicada en niños, personas con VIH o inmunodeprimidos (trasplantados, pacientes que toman medicamentos inmunosupresores, etc.) y en muestras que no sean de pulmón porque allí la cantidad de bacterias es muy pequeña.

“La tuberculosis es una enfermedad respiratoria. La técnica Xpert Ultra ha demostrado ser más sensible en cualquier tipo de muestras, tanto pulmonares (expectoración) como extrapulmonares, es decir, no respiratorias como, por ejemplo, el tejido de un ganglio”, aclaró Contrera.

La neumóloga detalló que en esas poblaciones hay poca cantidad de bacterias, lo que dificulta detectar la tuberculosis con las técnicas que ya existían. Hay otros estudios bacteriológicos que siempre se han hecho, como el clásico de mirar en el microscopio, pero no son tan precisos.
Las técnicas moleculares, en la medida que detectan ADN, son mucho más sensibles.

Neumóloga pide más estudios

“Lo importante es que los médicos y las autoridades sanitarias difundan más el tema tuberculosis. Cuando los pacientes vengan por COVID, ténganlo o no, que se hagan estudios para tuberculosis, sea una placa o un estudio bactereológico. La nueva técnica va a ayudar a dar más diagnósticos, sobre todo en poblaciones en que cuesta confirmarlo”, insistió Contrera.

Accesible para todos.

Contrera destacó que la llegada de la técnica Xpert Ultra a Uruguay representa un gran avance, máxime teniendo en cuenta que hay países que no cuentan ni con la técnica molecular anterior.

En el sector privado ya se encuentra en algunos prestadores de salud, mientras que a nivel público está en el Hospital Pereira Rossell y en el Laboratorio Nacional de Referencia de la CHLA-EP. “Allí cualquier prestador público o privado puede mandar a hacer el estudio”, destacó Contrera a El País.

Actualmente se está en un proceso de transición que conduce a la aplicación casi exclusiva de la técnica Xpert Ultra. Hay mutualistas que ya lo hacen. “El mundo va hacia el diagnóstico de técnicas moleculares rápidas más sensibles”, informó la especialista.

Añadió que el aparato que se utiliza es el mismo; lo que son diferentes son los cartuchos que se emplean. “Hacer el cambio no es difícil ni costoso; es una técnica totalmente automatizada de sencilla realización”, remarcó la neumóloga.

La COVID-19 favoreció el subregistro

La tuberculosis comparte síntomas con la COVID-19, como tos persistente, fiebre, sudoración importante y adelgazamiento, pero “no se parecen en nada”, subrayó la neumóloga Mariana Contrera. “Es un cuadro agudo versus un caso paucisintomático que puede llevar meses”, explicó la especialista. Por eso se dice que la tuberculosis suele ser una enfermedad muy solapada, engañosa y, por ende, subdiagnosticada. Eso hace que siga siendo un problema de salud importante. “La COVID va a tener repercusiones negativas porque con las restricciones sanitarias y generales que ha habido aumentó la subnotificación de casos de tuberculosis, o sea, se han reportado menos de los esperados”, alertó. Derivado de esto es que se están viendo casos más avanzados por un diagnóstico tardío. “La mortalidad por la tuberculosis, que venía en descenso, este año se estancó; la tendencia se detuvo. Además, logramos controlar menos contactos de pacientes con tuberculosis, o sea que puede haber enfermos que no fueron detectados. Es un problema para el mundo y del que nosotros no vamos a escapar”, se lamentó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error