TRAS LA TRAGEDIA

El accidente de Alec Baldwin: ¿de qué están hechas las armas de utilería y por qué son peligrosas?

Aunque no utilizan proyectiles de metal, suelen cargarse con cartuchos de fogueo que contienen pólvora; los errores humanos e incluso la potencia de su detonación pueden tener consecuencias fatales

Arma. Foto: Pixabay.
Arma. Foto: Pixabay.

Las preguntas relacionadas con las armas de utilería se multiplicaron este viernes en todo el mundo a raíz de la tragedia ocurrida en el set de grabación de la película Rust, donde el actor Alec Baldwin mató a la directora de fotografía Halyna Hutchins al disparar un dispositivo de estas características.

“Hoy hubo un accidente en el set de Rust de Nuevo México que involucró la falla de disparo de una pistola de utilería con cartuchos de fogueo“, confirmó un portavoz de Baldwin en un comunicado. Y agregó: “La producción se ha detenido por el momento. La seguridad de nuestro elenco y equipo sigue siendo nuestra principal prioridad “.

Posteriormente, se informó que el disparo no solo mató a Hutchins, de 42 años, sino que además hirió al director del largometraje, Joel Souza, que debió recibir atención médica y fue dado de alta horas más tarde.

Según explica la BBC, los incidentes con armas de utilería son inusuales, ya que su uso en el set se encuentra sujeto a estrictas normas de seguridad. Esto se debe a que, a pesar de parecer inofensivas, las pistolas que utilizan cartuchos de fogueo pueden resultar peligrosas si no se toman las precauciones necesarias.

¿Qué son los cartuchos de fogueo?

Los cartuchos de fogueo que suelen utilizarse en las pistolas de utilería son elementos que imitan la munición real. La razón por la que son tan convincentes es porque son esencialmente balas reales modificadas.

Las balas modernas constan de un cartucho en el que se aloja un proyectil que contiene un polvo propulsor. Cuando un arma dispara, enciende el propulsor, disparando la bala adherida al frente del proyectil hacia adelante.

En lugar de usar un proyectil de metal, los cartuchos de fogueo llevan un material como algodón o papel adherido al frente. De esta forma se agrega autenticidad a las producciones, ya que aunque no se dispare una bala, se producirá un fuerte sonido, la pistola hará un retroceso y habrá un destello visible creado por la combustión de la pólvora.

Entonces, ¿qué puede fallar?

A pesar de que el mecanismo descrito busca conseguir un determinado efecto visual sin la necesidad de que efectivamente se expulse un proyectil de metal, pueden producirse errores humanos durante la preparación de estos dispositivos. Tal vez el ejemplo más recordado sea el caso de Brandon Lee, el hijo de la leyenda de las artes marciales, Bruce Lee, quien murió durante el rodaje de la película "El cuervo" al recibir el disparo de una pistola de utilería que tenía por error una bala falsa cargada.

Las municiones falsas no contienen carga explosiva y, en el caso de Lee, se utilizaron para grabar un primer plano. Sin embargo, cuando más tarde se utilizó la misma pistola para cargar cartuchos de fogueo, parte de la bala ficticia permaneció en la recámara, por lo que el joven actor recibió un disparo real en pleno rodaje.

En otro incidente, en 1984, el actor estadounidense Jon-Erik Hexum comenzó a bromear en el set de un programa de televisión. En ese contexto, cargó un revólver con una bala de fogueo, hizo girar la recámara, se apuntó la pistola a la sien y disparó. A diferencia de Lee, no fue un proyectil el que le causó la muerte, sino que la fuerza de la explosión fue suficientemente como para fracturarle el cráneo.

Protocolos estrictos para prevenir fatalidades

El fallecimiento de Hexum puso de manifiesto que los cartuchos de fogueo, aunque no estén diseñados para disparar balas, pueden tener un poder enorme. Es por eso que los sets de grabación establecen reglas estrictas sobre el uso de armas de utilería.

“Hay medidas de seguridad básicas en cada set”, dijo Mike Tristano, un armero que trabajó con Alec Baldwin en el pasado. Entre ellas, señaló: “Nunca apuntas con un arma, incluso si no es un arma de fuego, a nadie más. No sé cómo pudo haber sucedido esto y cómo pudo haber hecho tanto daño”.

Asimismo, planteó: “Si estuvieses en la línea de fuego, tendrías una máscara facial, anteojos, estarías detrás de una pantalla de Perspex y minimizarías el número de personas junto a la cámara. Por eso no entiendo cómo en el caso de Baldwin dos personas resultaron heridas, una trágicamente muerta, en el mismo evento”.

Por su parte, otros profesionales sostuvieron que a raíz de los avances en efectos digitales y de su bajo costo en comparación, los cartuchos de fogueo deberían estar prohibidos. “Ya no hay razón para tener armas cargadas en el set”, tuiteó Craig Zobel , un actor y director cuyos créditos incluyen Westworld y Mare of Easttown.

Hizo lo propio el guionista de televisión David Slack, que expresó: “Los cartuchos de fogueo contienen pólvora real. Pueden herir o matar y lo han hecho. Si alguna vez estás en un set donde las armas de utilería son tratadas sin la debida precaución y manejo seguro, aléjate. No vale la pena arriesgar la vida de la gente”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados