RESEÑA

"¡Aleluya!", tortas fritas y tres eliminados: así fue el estreno de "MasterChef: Celebrity 2"

El concurso de cocina de Canal 10 estrenó este martes su segunda temporada, y 16 famosos se presentaron a las audiciones. ¿Quiénes avanzaron?

Gerardo Nieto, Josefina Damiani y más en "MasterChef: Celebrity Uruguay 2". Foto: Twitter @MasterChef_Uy
Gerardo Nieto, Josefina Damiani y más en "MasterChef: Celebrity 2". Foto: Twitter @MasterChef_Uy

Entre risas, emoción y platos de lo más variados, este martes se estrenó la segunda temporada de MasterChef: Celebrity Uruguay. El programa de Canal 10 tiene otra vez a Sergio Puglia, Laurent Lainé y Ximena Torres de jurados y presentadores, y en esta primera jornada eligieron a 13 de 16 famosos que superaron las audiciones y avanzaron a la competencia.

Apenas pasadas las 21.30 y después de que Subrayado hiciera la introducción correspondiente que incluyó hasta un informe sobre la relación de la gastronomía y el cine, la nueva temporada se puso en marcha. Los primeros cuatro famosos en entrar a las cocinas para audicionar fueron las actrices Graciela Rodríguez y Carmen Morán, la campeona de rally Patricia Pita y el exfutbolista Marcelo "Pato" Sosa.

Tras elegir sus mesas, los participantes tuvieron que descubrir lo que había en sus cajas misteriosas, una serie de adornos relacionados a la cultura mexicana. ¿Por qué? Porque tuvieron que preparar tacos: podían usar tortillas ya hechas, pero tenían que encargarse del relleno y la salsa, todo en 30 minutos. "Si despeiné a (Cristiano) Ronaldo, le vuelo la peluca a Ximena", comentó el Pato Sosa durante la prueba, mientras elaboraba una mezcla de chorizo colorado, pollo, panceta, cebolla y morrón. Todo muy uruguayo.

Aunque no logró volarle la peluca a la jurado, sí consiguió el delantal más allá de que recibió comentarios dispares en sus devoluciones. Torres, por ejemplo, le elogió que sus tacos reflejaban lo rústico que caracterizó su juego en el fútbol profesional, pero eso mismo fue lo que no le gustó a Lainé. "Yo cocino rústico, no te pico la cebollita prolijita", avisó el exvolante de Peñarol y Nacional, "pero es cuestión de técnica y cosas para aprender".

Antes que Sosa, la que se metió en competencia fue Pita. El francés opinó que a sus verduras les faltaba un poco de cocción y que el ajo no estaba cortado de la manera correcta, y Puglia le señaló la falta de humedad en las tortillas. Sin embargo, su buen desempeño en general le permitió avanzar.

Con Carmen Morán llegó la cuota de emoción. Hizo el mejor plato de la prueba, unos tacos vegetarianos que le dedicó a su hija, que actualmente está cocinando en Tulum. Pero Puglia también la hizo hablar de su madre, la actriz Cristina Morán, a quien calificó como el ser más positivo que conoce, una de esas personas siempre listas para dar aliento e impulsar. Morán se llevó solo elogios de los jurados.

Al final, Graciela Rodríguez también logró meterse en la competencia; preparó sus tacos en pantuflas y logró que la comida tuviera mejor sabor que apariencia. La intérprete condimentó toda la velada con sus chistes de doble sentido y su insistente coqueteo con Lainé, a quien le advirtió: "No sé si voy a aprender a cocinar, pero vos y yo vamos a terminar en algo".

Para la segunda tanda de audiciones entraron el cantante argentino Patricio Giménez junto a su perra, Rumba; el sacerdote Juan Andrés "Gordo" Verde, la actriz e influencer Selva Pérez y el comediante Sebastián Almada. "Yo no tengo idea de quiénes son", se sinceró Lainé en la charla con sus compañeros de jurado, "pero por lo menos divertidos son".

Al cuarteto le tocó hacer un plato típico de carne (entrecot o pechuga de pollo) y guarnición, todo en media hora. Y allí estuvo el primer "¡Aleluya!" de Puglia en la temporada, un logro de Sebastián Almada, que presentó un entrecot a la pimienta con un acompañamiento hecho a base de berenjenas y coliflor. Torres también fue de lo más entusiasta y le dijo: "Es un platazo". Con todo eso se llevó, de inmediato, el delantal que lo metió en el certamen.

Patricio Giménez, que en la audición hizo el primer puré de su vida —uno de coliflor, para acompañar un bife de entrecot—, también logró un delantal con su nombre bordado. Puglia le celebró el punto de cocción de la carne y la chef le admitió: "Ese puré me robó el corazón". Con eso entró en la competencia propiamente dicha.

El otro que avanzó fue El Gordo Verde, que hizo un churrasco con boniatos fritos y alioli, inspirado en Sandra, una vecina del barrio Santa Eugenia al que el cura representa en el programa. Sandra, madre de 14 hijos, le contó que siempre se las ingeniaba, con lo que tenía, para preparar algo simple y sabroso con una salsa y un poco de ajo. Verde siguió sus pasos y aunque no convenció a Lainé, sí conquistó a Puglia y a Torres, que resaltaron lo "popular" de su trabajo.

El plato de Selva Pérez —pollo a la crema con zanahorias glaseadas y arroz Urumati— tuvo demasiados errores y la actriz no superó las audiciones. "Me voy feliz a casita", aseguró.

El siguiente grupo de la noche tuvo que rellenar y decorar por lo menos tres cupcakes en un período de 30 minutos. A esa prueba se sometieron la periodista Patricia Madrid, la modelo Victoria Saravia, la actriz Paula Silva y su pareja, el también actor e influencer Facundo Santo Remedio. Fue el único que no logró conseguir un delantal.

A Saravia le destacaron su forma de trabajar, a Madrid le reconocieron el sabor de sus dulces —"estaban realmente deliciosos", dijo Puglia— y a Silva le valoraron que su trabajo la representaba a la perfección. "Estos cupcakes vienen embebidos en tu presencia. Tu energía, tu estética, tus uñas, todo ese producto tiene mucho que ver con quién lo elaboró", le dijo Torres cuando le dio la devolución. "Me parece algo muy bien logrado".

El último plantel de la noche estuvo integrado por el actor Robert Moré, el humorista Gaucho Influencer y los cantantes Gerardo Nieto y Josefina Damiani. Su desafío fue el más uruguayo de la emisión, tortas fritas, con la presentación menos uruguaya de las imaginadas, una recorrida de Lainé con un carrito de colores al grito de "¡Torta frita! ¡Torta frita!".

"¡Me hiciste perder con un chorizo y ahora querés que pierda con una torta frita!", reclamó Moré cuando le presentaron la prueba. Su comentario hizo referencia a su experiencia en la primera edición de MasterChef: Celebrity, en la que no superó las audiciones después de hacer un choripán a su estilo.

Moré tuvo su revancha personal porque aunque experimentó con los toppings que hizo para sus tortas fritas, un riesgo que no fue del agrado de Lainé —"los platos tradicionales hay que respetarlos", dijo—, logró clasificar al certamen culinario. 

Lo mismo sucedió con Gerardo Nieto, que consiguió los dos votos positivos que necesitaba para clasificar a la competencia (solo Puglia le dio un "no"), y con Jose Damiani, que tuvo las tortas fritas más elogiadas de la prueba en cuanto a forma, crocantez y consistencia.

El que quedó por el camino fue El Gaucho Influencer, con quien Puglia fue lapidario: dijo que sus tortas fritas estaban "enchumbadas" y "guascudas".

Con ese desafío se completó el primer programa de MasterChef: Celebrity Uruguay 2, que en resumen despidió al Gaucho Influencer, Facundo Santo Remedio y Selva Pérez, y ya clasificó a 13 figuras a la competencia. El martes próximo se completarán las audiciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados