Publicidad

El Chino Peralta ganó "Masterchef Celebrity Uruguay 2023": así fue la emotiva final frente a Tav Lust

El concurso de Canal 10 definió este martes a un nuevo ganador, en un duelo de estilos entre Peralta y Tav Lust que tuvo como invitado al chef Christophe Krywonis. ¿Cómo fue la final?

Compartir esta noticia
chino-masterchef.jpeg
Horacio "Chino" Peralta abraza a su familia tras ganar "Masterchef Celebrity 2023".
Foto: Juan Manuel Ramos

Redacción El País
Masterchef Celebrity Uruguay tiene nuevo campeón: este martes, Horacio "Chino" Peralta se convirtió en el ganador del concurso de cocina de Canal 10, en una final llena de emociones en la que se midió al cantante pop Tav Lust.

El exfutbolista se consagró y levantó el trofeo que, en la versión famosos, ya habían conseguido el artista y comunicador Aldo Martínez, la actriz Paula Silva y el comunicador Eduardo "Colo" Gianarelli. Luego de que Sergio Puglia lo anunciara como el gran triunfador, Peralta rompió en llanto y se quedó sin palabras hasta la final de la emisión.

Había sido el competidor más destacado de la temporada, fue el primero en convertirse en semifinalista y también fue el primero en clasificar a la final. Ese recorrido y la última prueba le hicieron ganar 250 mil pesos en efectivo, un curso de cocina profesional en el Instituto Crandon, un viaje de tres días al Celler de Can Roca y un auto Okm, además del trofeo de maestro cocinero.

La gran final comenzó minutos después de las 21.30, con los finalistas en el camarín, colocándose las chaquetas, hablando de su nivel de competitividad y de lo muy asustados que estaban por salir a las cocinas por última vez. "El universo nos puso a vos y a mí acá por algo", le dijo Tav Lust al Chino Peralta.

Una vez en el espacio definitivo del concurso, los recibió el aplauso de sus compañeros de temporada desde el balcón, y el jurado que dijo tener mucho orgullo por su evolución en el certamen. Además de Sergio Puglia, Ximena Torres y Laurent Lainé, la definición recibió de invitado al francés Christophe Krywonis. También, como es costumbre, se hicieron presente los seres queridos del cantante y el exfutbolista, que para ese momento ya estaban con la emoción a flor de piel.

El duelo final, que esta vez dispuso las cocinas con los competidores frente a frente, consistió en un menú completo —entrada, plato principal y postre— a elaborarse en 120 minutos. Los nervios fueron indisimulables: Tav y el Chino transpiraron más que nunca, y corrieron contra el reloj. Para cuando había pasado una hora de la prueba, Peralta todavía no había terminado el postre, y a pesar de todo el tiempo que le dedicó a la preparación, tuvo que apelar a un cambio de último minuto que dejó en crisis a su pareja e hija que lo miraban desde el balcón.

Al momento de la degustación, Tav Lust presentó un menú atravesado por la introspección. Su entrada fue una sopa de langostinos servida en un coco muy difícil de cortar, y muy elogiado por el jurado invitado; a Ximena Torres, sin embargo, le faltó un poquito de magia. Su plato principal, un salmón a la sal con eneldo y lima sobre mousseline de coliflor y vegetales asados, fue calificado de ambiguo por Puglia, que le dijo que el acompañamiento era "excepcional", mientras que la proteína presentaba fallos en la aplicación de la técnica. El cierre fue con una vistosa cúpula de chocolate y macarrons de ganache de chocolate con jalea y coulis de arándanos, todo muy sofisticado y sorpresivo.

Pero la sorpresa fue doble: aunque el jurado era el que tenía que romper la cúpula para descubrir qué había debajo, el impresionado fue Tav Lust, ya que Christophe le pidió que cantara en vivo. Él cumplió e improvisó a capella unos versos de su tema "Amigue", antes de escuchar la devolución final, que lo dejó angustiado y conmovido por lo negativo y lo positivo que le señalaron. Torres, la pastelera del grupo, le dijo que los macarrons estaban perfectos. Hubo altibajos.

La entrada del Chino fue un carpaccio de atún rojo con alcaparras, tomates cherrys, mizuna y vinagreta con una celebrada estética, el aspecto en el que más se notó su crecimiento a lo largo del concurso y que más le han valorado los jurados. El principal fue rack de cordero con reducción de vino tinto, papas a la crema y mousse de palta y, a diferencia de la presentación de Tav Lust, le celebraron la cocción del cordero pero criticaron la guarnición elegida.

El postre, al final, fue un bizcochuelo de cacao con ganache de chocolate y naranja y crema de praliné, servido en un pequeño vaso. Peralta estaba angustiado porque su plato no fue el que él quería hacer, terminó entre lágrimas y Christophe se levantó de su silla para reconfortarlo y alabar su aspecto humano y su capacidad para seguir adelante. "Errar a veces duele, y es por eso mi amargura", confesó el Chino, muy afectado.

La devolución, sin embargo, fue muy positiva. "La ganache está sublime", le dijo Torres, que le elogió los sabores, la combinación y le dijo que "rinde en boca". Así, el partido quedó parejo.

El jurado votó de manera individual y por escrito, y la evaluación también incluyó al chef invitado. Como es habitual, sus decisiones fueron a un sobre cerrado que se guardó en secreto desde la grabación de la prueba hasta hoy, cuando el contenido se reveló en vivo en transmisión desde los estudios de Masterchef.

"Fue un duelo de estilos", definió Torres cuando se retomó el programa, ya en directo, con el cabello de Tav Lust cubierto por una bandana —en la prueba lo tenía verde flúor— y con la ausencia de algunos de los concursantes de 2023.

Al cierre, un video repasó el recorrido de ambos participantes, y refrescó la primera aparición del Chino Peralta en Masterchef, cuando anunció que en su casa no cocinaba salvo alguna pasta comprada, y la de su compañero Tav, que tras una experiencia fallida en el reality culinario volvió por la revancha.

masterchef-final-chinoperalta.jpeg
Horacio "Chino" Peralta, ganador de "Masterchef Celebrity Uruguay 2023".
Foto: Juan Manuel Ramos

El desenlace, con la consagración de Peralta y la lluvia de papelitos dorados, fue a puro llanto. El Chino se quebró y ya no retuvo las lágrimas ni la sorpresa. Mientras todos lo abrazaban, no paraba de repetir una misma frase: "No lo puedo creer".

El cierre del programa, este martes, fue con el anuncio de que Masterchef Uruguay regresará para una décima temporada.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad