Cambios

El largo y sinuoso camino para que  Superman y otros superhéroes salieran del closet

La decisión de DC Comics de que Jonathan Kent, el hijo de Clark Kent y Luisa Lane, fuera homosexual es otra muestra de los cambios que están pasando en el mundo de los cómics

Superman
Superman y Jay, su interés romántico

El nuevo Superman, Jonathan Kent, que es hijo de Clark Kent y Lois Lane, pronto comenzará una relación romántica con un amigo, anunció DC Comics a comienzos de semana.

Esa relación entre personas del mismo sexo es solo una de las formas en que Jonathan Kent, que se hace llamar Jon, está demostrando ser un Superman diferente a su famoso padre. Desde que comenzó su nueva serie de cómics, Superman: Son of Kal-El, en julio, Jon combatió los incendios forestales causados por el cambio climático, frustró un tiroteo en un liceo y protestó por la deportación de refugiados en Metrópolis.

“La idea de reemplazar a Clark Kent con otro salvador blanco heterosexual se sintió como que iba a ser una oportunidad perdida”, dijo Tom Taylor, quien escribe la serie. “Un nuevo Superman tenía que tener nuevas peleas, problemas del mundo real a los que pudiera enfrentar como una de las personas más poderosas del mundo”.

La salida del closet de Superman, quizás el superhéroe estadounidense más arquetípico, es un momento notable incluso en una época en la que muchos cómics han abrazado la diversidad y están explorando problemas sociales urgentes. El compañero de Batman, Robin, recientemente se declaró bisexual (no Dick Grayson o Ricardo Tapia que fue socio de Batman durante más de cuatro décadas, sino Tim Drake, un reemplazo posterior; hay varios Robins al igual que varios Superman). Y un nuevo cómic de Aquaman está protagonizado por un hombre negro gay que tiene todo para convertirse en el héroe del título.

Ha sido una evolución constante para una industria que había hecho todo para censurarse a sí misma de varias maneras después de Seduction of the Innocent, un libro de 1954 del psiquiatra Fredric Wertham, que planteaba preocupaciones sobre el sexo, el gore y la violencia y sugirió un vínculo entre la lectura de historietas y la delincuencia juvenil. En un capítulo, Wertham describió a Batman y Robin como “el sueño de dos homosexuales viviendo juntos”.

El libro generó audiencias en el Congreso y condujo a la creación en 1956 de la Comics Code Authority, en la que la industria de los cómics estableció estándares sobre lo que las historietas podían representar. El personaje de Batwoman se presentó ese año como un interés amoroso para Batman. Eventualmente cayó en la oscuridad, pero fue reiniciada en 2006 (como parte de su nueva historia de vida, dejó el Ejército porque no quiso mentir sobre ser lesbiana).

Uno de los primeros cómics convencionales que presentaba a gays o lesbianas apareció en 1980. No fue una representación positiva. Dos homosexuales intentan violarlo Bruce Banner, el alter ego de Hulk.

Las cosas comenzaron a evolucionar en 1992, cuando salió Northstar, otro héroe de Marvel, un evento que fue elogiado en un editorial de The New York Times. “La cultura dominante algún día hará las paces con los estadounidenses homosexuales”, decía el editorial. “Cuando llegue ese momento, la revelación de Northstar se verá como lo que es: un indicador bienvenido de un cambio social”.

Aunque Superman no es el primer héroe LGBTQ y no será el último: los expertos en cómics dijeron que había algo particularmente trascendental en la salida del closet de Superman.

“No es Northstar, de quien tu tía nunca ha oído hablar”, dijo Glen Weldon, autor de Superman: The Unauthorized Biography y coanfitrión de la Pop Culture Happy Hour en la radio pública estadonunidense. “No es Hulkling. No es Wiccan. No es Fuego y Hielo. No es el demonio de Tasmania. Es Superman. Eso cuenta para algo, solo en términos de visibilidad, solo en términos del hecho de que va a llamar la atención”.

Ha habido cierto retroceso a la evolución reciente trazada por los cómics. En agosto, cuando comenzaron a circular rumores sobre el desarrollo de Superman, un comentarista en un sitio web se quejó de que “Marvel y DC han arruinado a sus personajes para complacer a la mafia despierta, que ni siquiera compra cómics”. Pero otros han aplaudido la noticia: “Es bueno ver que los superhéroes queer son más populares ahora, estoy muy feliz de ver a personas como yo siendo los personajes principales”, escribió un comentarista en otro sitio.

Weldon dijo que los cambios en los cómics pueden conducir a una narración más vibrante. “Cualquier paso que se pueda dar para hacer que el mundo en la página de cómics de superhéroes se parezca más al mundo exterior es bueno”, dijo. “Eso le da acceso a historias más variadas, historias más interesantes, historias más convincentes, formas diferentes de contar historias”.

Jonathan Kent tomó la capa de Superman junto a su padre este año. La versión Clark Kent de Superman se presentó en 1938. Se casó con Luisa Lane en 1996. Jonathan fue presentado en 2015 y pasó un tiempo como Superboy antes de que su padre lo animara a convertirse en el nuevo Superman.

Jonathan y Jay Nakamura se conocieron en una historia de agosto durante el infortunado intento del nuevo Superman de establecer una identidad secreta y asistir al liceo. El mes pasado, Jay, un periodista en ciernes, conoció a los padres de Jonathan y quedó impresionado por Luisa Lane.

Jonathan y Jay compartirán un beso en una historia que se publicará en noviembre. Este mes, los lectores descubrirán que Jay tiene habilidades especiales. “Jay sería la única persona en la vida de Jon a la que no tiene que proteger ”, dijo Taylor. “Quería tener una relación realmente igualitaria y de apoyo para ellos dos”.

Los editores de DC ya estaban considerando líneas similares de desarrollo para el personaje y lo apoyaron, dijo.

“Siempre he dicho que todos necesitan héroes y merecen verse a sí mismos en sus héroes”, dijo Taylor. “Para mucha gente, que el superhéroe más fuerte salga del closet es increíblemente poderoso”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados