Publicidad

Pedro Capó sobre "La Neta": la búsqueda de la honestidad y la música como forma de sanar

Compartir esta noticia
Pedro Capó. Foto: Difusión.

ENTREVISTA

El autor de éxitos como "Calma" y "Tutu" dialogó con El País sobre "La Neta", el álbum más honesto de su carrera. "Mi intención era generar un disco conversacional", asegura.

Una noche, en medio de la etapa más desestimulante de la pandemia, Pedro Capó vio un documental sobre W?adys?aw Szpilman. En un momento, el músico polaco — que inspiró la película El pianista y la canción “El pianista del gueto de Varsovia”, de Jorge Drexler— habló de la necesidad de crear a partir de los miedos, y ese postulado resonó en la mente de Capó durante días.

Se le apareció en numerosas ocasiones y lo interpeló hasta que se decidió a hacer algo. En ese momento, el puertorriqueño, autor de éxitos como “Calma” y “Tutu”, había lanzado Munay (2020), un disco inspirado en la expresión quechua para referirse a todo lo que refiere al amor. Las canciones hablaban de la empatía, el perdón, el amor obsesivo, el sexo y hasta las frustraciones. Era el álbum más maduro de su carrera, pero estaba convencido de que era el momento de ser aún más trasparente.

Dos días después de haber visto el documental de Szpilman, se sentó en el patio de su casa. Apenas una guitarra y un ron era lo que necesitaba para sumergirse en un viaje interior. “Lo primero que pensé fue: ¿cuál es el miedo más universal?”, le cuenta ahora a El País. “Y pensé en la muerte. Lo incierto de esa inevitabilidad nos inquieta a todos y nos hace ser introspectivos. Me parecía interesante poner esa conversación sobre la mesa y hablar de esa cosa incómoda que, en realidad, es tan natural como nacer”.

Así surgió “La fiesta”, que como “Muriendo de Plena” de Ruben Rada, invita a mirar a la muerte desde un lugar luminoso. “Cuando me vaya, que no me lloren, / Compren vino, no quiero flores, / Con lo que he caminado, a mí no me han contado, Me merezco la siesta (...) Me voy a morir solamente una vez, / Yo me merezco la fiesta”, dice la letra que registró por primera vez en una nota de voz de WhatsApp.

“En ese momento sentí la chispa creativa y percibí que venía un ciclo lindo. La segunda canción fue ‘Ojos bonitos’, que me dio el camino de por dónde iba a ir el disco sónica y conceptualmente hablando”, relata. Ese fue el nacimiento de La Neta, el disco que grabó en su estudio casero en plena pandemia mientras el futuro de sus giras era incierto. “Las vivencias de estos dos años han sido muy intensos para todos; fue como una montaña rusa y quería que el álbum reflejara este proceso de catarsis de este tiempo encerrados”.

El proceso creativo, además de ser solitario, tenía que reflejar la visceralidad que definió a “La fiesta”. Por eso, se propuso una limitación: “No podía escribir 50 canciones, como en otros trabajos, para luego hacer una selección. Todo lo que escribía tenía que ir al disco, y si sentía que estaba forzando algo con una canción, paraba y empezaba de nuevo. No quería que nada detuviese el proceso visceral de esta expresión”.

La Neta, que se inspira en la expresión popular mexicana para hablar de la verdad, habla de Capó, sí, pero también propone un diálogo con el oyente. “Este un disco muy personal pero tiene la intención de encontrar los denominadores emocionales que nos conectan a todos”, asegura. “Al final del día, todos experimentamos soledad, somos introspectivos con nuestra muerte y nuestras vidas, y hasta nos sentimos cabrones algún día”.

El repertorio atraviesa un amplio arco de sensaciones. Inicia con “Hoy me siento cabrón” (“Invito a la gente a hablar de la humildad, pero qué bonito es sentirse chévere”, dice, entre risas), aborda las ilusiones frente al inicio de una relación (“Ojos claros”), el dolor de una separación (“Una vez más”) y presenta un agradecimiento al camino recorrido (“Gracias”).

Pedro Capó. Foto: Difusión.
Pedro Capó. Foto: Difusión.

En “Volver a casa”, una de las últimas del álbum, es donde Capó se muestra más vulnerable. Habla de la soledad, del paso del tiempo y de la mirada ajena a su trabajo. “Cuando se acaban los conciertos, / Y me critican los expertos, / Te juro por la madre mía, / Solo pienso en volver, / Volver de nuevo a casa”, admite. 

Al respecto, dice: “La canción, en esencia, habla de la tristeza y de cómo, en algunos momentos, la vida nos ha hecho sentir abrumados. La frase más importante es “pero después se me pasa”, que la escribí como un recordatorio de que todo es efímero en la vida;hay que disfrutar de lo bueno porque se acaba, pero lo malo también pasará. Hay que aprender a vivir con eso”.

Mientras la componía, la frase de Szpilman sobre el miedo como combustible creativo fue su guía. “Elegí hablar de mi realidad y de las cosas que me afectan, como la visión de los críticos. Es que si voy a hablar de algo, me tiro al fuego primero”, explica. “Es algo terapéutico para mí; la música no solo es mi trabajo, es un espacio de sanación y expresión”.

Cuando se refiere a la letra de “Volver a casa”, Capó destaca un detalle de su construcción. “Hablo de la tristeza, pero quiero recordar que este no es un sentimiento exclusivo de nadie, por eso en un momento pregunto: ‘No sé si te pasa’. Mi intención con La Neta era generar un disco conversacional, y es importante traer temas como la depresión a la mesa: es algo que no se puede barrer debajo de la alfombra y tenemos que naturalizarlo”.

Ahora que el álbum se publicó, comenta : “Siento que lo dejé todo de una manera muy honesta, y cuando vuelva a escucharlo dentro de 20 años voy a ver que me atreví a a exponerme como nunca y que me animé a jugar con otros sonidos. Para mí, el disfrute es el verdadero éxito y por eso estoy orgulloso del resultado”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad