ENTREVISTA

Cinco anécdotas de Ledys "Panchito" Araujo: desde "Masterchef" a su insólita entrada a Zíngaros

Antes del regreso de "Almada y sus gracias", el espectáculo que comparte con Sebastián Almada en el Movie, Ledys "Panchito" Araujo recuerda cinco anécdotas de su carrera

Ledys "Panchito" Araújo. Foto: Leonardo Mainé.
Ledys "Panchito" Araujo. Foto: Leonardo Mainé.

Ledys “Panchito” Araujo lleva 27 años dedicado al carnaval. Pasó por conjuntos como Zíngaros, Nazarenos, Los Carlitos y La Reina de La Teja; ganó varios concursos y hasta recibió menciones especiales del jurado. Sin embargo, recién en octubre, cuando estrenó Almada y sus gracias, el espectáculo que Sebastián Almada estrenó en el Movie, pudo subir a un escenario sin el clásico maquillaje carnavalero. “Después de esa función vino gente a felicitarme porque nunca me habían visto; para los que no les gusta el carnaval soy alguien nuevo”, le comenta a El País.

La nueva faceta de Araujo, que este jueves volverá al Movie junto a Almada, nació gracias a un encuentro fortuito. Todo se debe a Masterchef Celebrity Uruguay, el certamen culinario de Canal 10 del que participó el año pasado. “Yo conocía a Sebastián de la televisión y él me conocía del carnaval, pero nunca habíamos hablado”, asegura. “Pero cuando nos conocimos en Masterchef pegamos una onda tremenda, y aunque yo solo estuve dos programas, habíamos generado tanta amistad que me invitó a trabajar con él”.

Así surgió Almada y sus gracias, un show de humor y canciones que marcó el debut teatral de Araujo. “Es un monstruo”, dice sobre su compañero. “En este tiempo me ha enseñado un montón de cosas y, con solo mirarnos, nos entendemos enseguida; es como si hubiésemos trabajado juntos toda la vida”.

Y, antes de su regreso al Teatro Movie (entradas de 670 a 820 pesos), el artista recuerda, en primera persona, cinco anécdotas de su carrera.

Su fugaz paso por "Masterchef Celebrity Uruguay"

 “El que me dio la chance de entrar fue Aldo Martínez, que en 2020 ganó la primera edición de Masterchef Celebrity. Cuando empezaron a armar la segunda temporada lo llamaron para que recomendara a un artista de carnaval y me propuso a mí. Fue una sorpresa, pero lo tomé como un desafío y una vidriera para mostrar mi trabajo porque, la verdad, cocinando dejo mucho que desear. ¡Duré dos programas! (se ríe) Pasé la clasificación pero cuando arrancó la competencia marché enseguida. Fue por las humitas que me tocó cocinar; me mataron. Y eso que yo había practicado cocina francesa y hasta japonesa. ¡No seas malo! Cuando me tocó prepararlas, le dije a la producción que lo único que podía hacer con la chala del choclo era armar un tabaco... pasé unos nervios tremendos. Al final, cuando me tocó ir al frente el francés, (Laurent Lainé) me dijo que me había pasado con el morrón. ¡Tas loco! Marché enseguida, pero por lo menos me quedé con el delantal. Lo tengo colgadito en casa”.

El primer año de Zíngaros sin Pinocho Sosa

"Este carnaval fue extraño. Lo que más nos hizo falta fue la forma en que siempre le daba para adelante al conjunto. También se extrañó verlo el primer día de carnaval y que nos entregara el traje como si nos estuviese dando la vida. Pero si bien faltó toda esa energía, también cambió la dinámica del ensayo. Gastón, su hijo, rearmó el sistema porque Pinocho hacía mucho show para la gente y se perdían horas de ensayo. Lo que pasa es que él era todo corazón y varios años ha ganado el concurso por más de que una parodia llegaba con tres días de ensayo al Teatro de Verano. A veces teníamos gente que no se sabía del todo una letra o una coreografía, pero apenas venía el Pinocho y te gritaba: (imita su voz) ‘Mirá que estos son los Zíngaros, hay que meter huevo’, te transmitía una adrenalina que hacía que te comieras la cancha. Me acuerdo que en mi primer año en Zíngaros la pasé fea y hasta llegué a pensar que estaba mal de la cabeza —te gritaba como si estuviera dirigiendo al Barcelona—, pero después entendí lo que quería y me adapté. Se lo extraña”.

Ledys "Panchito" Araujo. Foto: Leonardo Mainé.
Ledys "Panchito" Araujo. Foto: Leonardo Mainé.

Su personaje más famoso

“Aunque mucha gente todavía se acuerda de cuando hice de Ansina, el personaje que más me ha caracterizado fue el de Nazarenos en 2020. Ese año me tocó hacer del mono Abu en la parodia de Aladdín y la frase “no noenloquezamo’ mató. Pasaron dos años, pero me la siguen gritando en la calle... ¡Hasta hay autos y camiones con pegotines de la frase y mi cara! La verdad es que yo la tomé de Eber Ludueña, que me encanta. Hace muchos años estaba mirando Mar de fondo y mientras (Julio César) Falcioni les daba una nota, le hizo una joda a Ludueña con que le iba a pegar. Enseguida, el tipo respondió:‘Pará, no te enloquezá”; me reí tanto que la frase me quedó. Años después, me la acordé porque calzaba muy bien con la parodia y la tiré en el ensayo. Mis compañeros se mataron de risa, pero después la dejé. Al final, ‘Charly’ Sismondi me dijo que la retomara porque iba a funcionar y tuvo razón. Terminó siendo muletilla de otros conjuntos”.

Su insólita entrada a Zíngaros

Pinocho me estuvo llamando en 2009 para que entrara a Zíngaros e hiciera de Lazarillo de Tormes, pero como yo había cambiado el número y no me pudo encontrar, terminó llevando a Cucuzú. Al año siguiente yo había perdido la prueba de admisión con un grupo de humoristas y había decidido no salir en carnaval, pero un amigo me dijo que hablara con Pinocho. Me insistió tanto que al final fui a un ensayo de Zíngaros en Larre Borges y, apenas me vio, me dijo: “Te estuve buscando todo el año y no te encontré. Este año estoy lleno”. Fue una lástima, pero le dejé mi número y me volví a casa. Eso fue un 1° de diciembre y a los 20 días me llamó un amigo para preguntarme si quería salir en carnaval. Cuando le dije que sí, me respondió: “Bueno, vestite que en media hora estoy en tu casa”. Sin decirme nada más, me llevó hasta el Club Miramar, donde ensayaban Los Zíngaros, y Pinocho me invitó a salir. Resulta que Jorge Velázquez, que iba a hacer de Pepe Grillo en la parodia de Pinocho, no dio con el papel y me llamaron. Acepté de una aunque estuvo complicado ensayar tan rápido, pero al final salió mortal. Ganamos”.

Gastón Sosa junto a "Panchito" Araújo durante al previa en el Club Colonia. Foto: E. Rodríguez.
Gastón Sosa junto a "Panchito" Araújo durante al previa en el Club Colonia. Foto: E. Rodríguez.

La noche más emotiva de su carrera

“La primera rueda de este año en el Teatro de Verano fue muy especial para mí. Era la primera actuación de Zíngaros sin Pinocho y la gente estaba pendiente del momento en que lo nombráramos. Lo hicimos recién sobre el final, cuando Aldo (Martínez) habla con él y se escucha su voz a través de un audio; quisimos hacer un homenaje sencillo, pero fue espectacular. Todavía me acuerdo de la cara de Gastón (Sosa, su hijo), que veía todo, emocionado, desde abajo. El aplauso de la gente fue tremendo; esa noche me la guardo para siempre”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados