Publicidad

El campo uruguayo, protagonista de un drama argentino con elenco internacional que está para ver en cines

Está en cartel "El viento que arrasa", la nueva película de la directora argentina Paula Hernández, una coproducción rioplatense que se filmó en el interior del país en 2022 y está basada en una novela de Selva Almada.

Compartir esta noticia
El campo uruguayo, escenario natural del filme 'El viento que arrasa'
La película argentino-uruguaya "El viento que arrasa" donde se aprecia una escena en el campo uruguayo.
Foto: Cimarrón Cine

EFE
La naturaleza del campo uruguayo se luce como “un personaje más” en El viento que arrasa, la película que lleva al cine la “humana” y “vincular” historia que centra la novela homónima de la argentina Selva Almada.

Así lo destacó la directora, Paula Hernández, a quien le resultó “precioso” cerrar en suelo uruguayo “el ciclo” del proyecto coproducido entre Argentina y Uruguay, que “viene dando vueltas” por festivales desde el año pasado.

Es que, según la realizadora, el rodaje, hecho en 2022, duró casi siete semanas en las que se recorrió “de punta a punta” el país, cuyos verdes paisajes rurales dieron vida desde el lenguaje audiovisual a la primera novela de la autora finalista del Premio Booker Internacional 2024 por No es un río.

“Yo tenía en mi cabeza un paisaje como de la Mesopotamia argentina, y al concretarse la decisión de que se filmaba acá salimos a buscar esos decorados y aparecieron otros nuevos que le dieron un gran potencial a la historia. La naturaleza en la película es como un personaje más, así que fue muy lindo hacerlo acá”, dice Hernández al respecto.

Concebida como una “road movie” o película de carretera, Hernández explica que esta acompaña el recorrido del reverendo evangélico Pearson y su hija Leni yendo de pueblo en pueblo como misioneros, hasta que por una avería de auto dependen de la ayuda de un mecánico y su hijo que están “en las antípodas” de su fe.

Para Hernández, traducir la novela al relato cinematográfico fue un desafío, pues pasó de ser una narración que “va y viene en el tiempo” a un largometraje en que todo sucede “de manera más lineal” y en el que, además, decidió contar la historia desde la mirada de Leni, una hija cansada de una vida nómada abocada a asistir a un padre cegado por su fe.

El desafío de la actriz Almudena González

A cargo de su interpretación, la argentina Almudena González, revela que se divirtió “un montón” con la composición de un personaje para el que tuvo que “bucear” en zonas desconocidas, pues es una chica “que vive en el campo, es evangélica y tiene muchas menos herramientas para conocer el mundo” que ella.

Sobre la película, que apreció rodar junto al veterano actor chileno Alfredo Castro y al también reconocido español Sergi López, así como con su “par”, el joven argentino Joaquín Acebo, dijo que le dejó aprendizajes y le parece que su historia “toca a todos”.

“Es una película sumamente vincular y humana, que habla sobre la opresión que pueden ejercer los padres, esos vínculos de poder (...), la búsqueda de la libertad cuando uno crece y empieza a insertarse en el mundo de otra manera, a tener una subjetividad y una individualidad”, valora.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad