Publicidad

Viviana Aguerre cuenta los detalles de la nueva mañana de Canal 4 y habla del desafío de reemplazar a "Buen Día".

La periodista debuta al frente del magazine periodístico 8AM junto a Federico Paz, Jimena Sabaris y Daniel Nogueira.

Compartir esta noticia
Viviana Aguerre.
Viviana Aguerre.
Foto: Leo Mainé

Es una de las periodistas de mayor recorrido en Telenoche. Lleva 29 años en filas del noticiero, donde primero fue notera y desde hace 15 años conduce alguna de las ediciones informativas. En la actualidad está al frente junto a Federico Paz de Teledía primera hora y suma el desafío de la conducción de 8AM, la nueva propuesta matinal de Canal 4, que este lunes llega a la pantalla luego del final del último ciclo de Buen día. Irá de 8:00 a 9:30 con un formato de mesa de noticias. “Es un privilegio formar parte de esta nueva propuesta”, asegura la comunicadora. “Me gusta lo que hago, entonces no me pesa en realidad. Lo único que cuesta es levantarse antes de las 5 de la mañana para estar al aire a las 7:00. Mucho más ahora en el invierno. Fuera de eso, todo felicidad”, añade.

-Desde el lunes y junto a Federico Paz, Daniel Nogueira y Jimena Sabaris estarán al frente de 8AM, una nueva propuesta matinal de Canal 4. ¿Qué representa para vos esta experiencia en tu carrera?

-Un lindo desafío. Después de 15 años que soy conductora de noticieros, representa un privilegio que me hayan convocado para este nuevo proyecto que implica otro formato, el de mesa de noticias, el de hablar de la actualidad desde una postura más descontracturada y cercana a la gente. Haremos notas mano a mano, salidas con móviles de los periodistas de Telenoche, columnas, con mucho énfasis en el clima, el tránsito ese tipo de información que es muy apreciada en la mañana. 8AM será periodístico diferente que va pegadito al noticiero, que hacemos con Federico Paz, pero buscando otro perfil, el detrás de las noticias.

-¿Te va bien como formato?

-Sí. Incluso desde el noticiero siempre trato de dar una impronta humanizada de las cosas. No me va esa postura rígida ante la cámara. Con Fede y antes con Nicolás Núñez teníamos un ida y vuelta siempre muy distendido, sin olvidar que estábamos en un noticiero y lo importante son las noticias.

-¿Qué te genera a nivel de responsabilidad venir luego del ciclo de Buen día, que tuvo muchos cambios (Claudia García, primero, Jaime Clara y más recientemente Marcelo Irachet)? ¿No sienten una responsabilidad extra como que es un horario donde no se han podido asentar otras propuestas?

-Es una responsabilidad, sí. Pero en mi caso lo vivo también como un orgullo estar en el lugar y el horario donde estuvieron otros compañeros en estos años. Marcelo Irachet es un gran compañero y un amigo, además de un enorme profesional. Para mí deja la vara altísima. Otros integrantes del equipo, como Daniel y Jimena, siguen, así que el programa es heredero de esa tradición de la mañana.

-También sigues en la conducción de Teledía primera hora (7:00 AM). El primer informativo de la mañana es un clásico en Canal 4. ¿Qué distingue a esta edición 2023?

-Desde que estoy yo, hace cinco años, tratamos de sacarlo de la estructura netamente noticiosa. A esa hora, la mayoría de las noticias son del día anterior y más allá de mencionarlas y hacer un avance, buscamos con Fede una dinámica más descontracturada desde contar cosas nuestras de la diaria hasta opiniones de fútbol. Con el resto de los compañeros, como Néstor Remeseiro en los móviles, nos contamos chistes y tenemos muy aceitada la dinámica. Tenemos mucha repercusión en la audiencia, en especial en el Interior, donde son más madrugadores. Esperemos que ahora que continuamos los mismos comunicadores en 8AM, se acentúe esa relación de ida y vuelta.

-Recientemente hubo muchos cambios en Telenoche y también en Teledía..

-Sí, hasta el año pasado hicimos el noticiero con Nico Núñez y en enero volvió Federico, con quien ya habíamos trabajado. Yo he compartido con muchos compañeros. En su momento fue una revolución cuando primero con Elsa Levrero y luego con Yisela Moreira estuvimos conduciendo Teledía al mediodía. Fue la primera vez que un noticiero era conducido por dos mujeres.

-¿Cómo te llevás con ese dinamismo propio del noticiero en cuanto a los cambios de compañeros?

-Yo me adapto, aunque todos los cambios son difíciles. Mi propio cambio del mediodía a la mañana fue difícil porque con Roberto (Hernández) estamos ensamblados, nos mirábamos y sabíamos cada uno que iba a decir, quién quería hablar. Los años de experiencia generan cierto entendimiento con tu compañero que permite que el noticiero fluya. En la mañana estuve primero con Fede Paz y luego vino Nico Núñez, dos fenómenos, aunque distintos. Nico era más el serio, el correcto mientras yo me iba de libreto. Su salida también implicó cambios en el noticiero porque él hacía una entrevista dentro del programa. Por suerte tengo y he tenido excelentes compañeros. Espero que ellos digan lo mismo de mí.

Viviana Aguerre.
Viviana Aguerre.
Foto: Leo Mainé

-Con 29 años en Telenoche sos de una de las periodistas de mayor recorrido en el noticiero, ¿cómo describirías ese camino?

-Creo que después de Eduardo Rivas, soy de la mayor permanencia en Telenoche ahora que se fue Marcelo Irachet. Empecé haciendo espectáculos y luego me incorporé a los periodistas de calle. Hace 15 años salté a la conducción y por un tiempo hice las dos cosas hasta que nació mi hijo. Desde entonces, solamente hago la conducción y coberturas especiales en elecciones, por ejemplo.

-Tu hijo tiene 12 años, ¿cuánto te cambió la maternidad?

-Yo he querido siempre ser una madre presente. Eso hizo que redujera mi horario en su momento y que dejara de hacer algunos programas o coberturas especial. Yo estuve en Congo en una cobertura increíble que terminó en una entrega especial. También viajé a Finlandia para un informe sobre las papeleras. Hoy ese tipo de cosas no las repetiría por la dinámica familiar. Soy el Uber de la familia: llevo a mi hijo a sus actividades curriculares o deportivas y me da gusto hacerlo.

-¿Cuánto ha cambiado la forma de comunicar en los noticieros desde tus comienzos hace 29 años a la actualidad?

-Cuando yo arranqué los noticieros centrales eran de una hora y los otros (mañana, mediodía y última hora) no pasaban de la media hora. Hoy nos encontramos con informativos de dos horas o dos horas media. Es un desafío para un país de 3 millones de habitantes que piden noticias que no generan. La pandemia significó el último empujón en ese sentido: nos quedamos con informativos de tres horas pero ahí creo que lo ameritaba porque había mucha información y mucho interés, lógico, en lo que pasaba con la realidad sanitaria. El otro cambio es que el público antes miraba el noticiero para informarse porque hoy, la mayoría de la gente, ya conoce las noticias del día por redes sociales o por otros medios. Entonces, el noticiero tiene que dar un plus en la información.

-En tu caso también fuiste protagonista del crecimiento del rol de las mujeres en los informativos…

-Es verdad. Cuando yo empecé, cuando el hombre se tomaba licencia, venía otro hombre a sustituirlo. No dejaban a la mujer como única conductora o presentadora principal. Eso ha cambiado y hoy estamos en un escenario de igualdad. Yo no siento diferencias con mis compañeros hombres. Cuando hicimos el noticiero del mediodía (Teledía) con Elsa Levrero y luego con Yisela Moreira fue una innovación en su momento. La mayoría de la gente lo valoró pero también hubo resistencia. A algunos espectadores les chocaba ver a dos mujeres al frente del noticiero. Creo que hoy eso no pasaría y me da orgullo haber sido protagonista de ese proceso.

-¿No hay presión extra sobre las mujeres, en la imagen por ejemplo?

-Sí, eso persiste. Si mañana sale un hombre al aire algo desarreglado, no pasa nada. Ahora, a la mujer no se lo perdonarían. Hay un foco excesivo en la imagen: si te pusiste tal o cual color, si el blazer te queda bien, si el peinado, los pantalones… Yo hago un poco oídos sordos. No soy, por ejemplo, de estar en redes sociales participando más allá de que si entro y chequeo todo el tiempo por un tema de formación profesional. En Instagram es donde me siento más cómoda. En Twitter la gente solo tiene ganas de pelear y la verdad no me interesa ingresar en ese terreno.

-¿Nunca tuviste la oportunidad de sumarte a Telenoche central?

-No me lo han ofrecido. También es un lugar delicado, que puede significar un arma de doble filo. Por un lado, puede resultar un desafío y una linda responsabilidad, pero la exigencia del público y del propio canal se redobla. Desde que yo estoy, han pasado muchas compañeras por el informativo central y por distintos motivos, ya no están más. Entonces, yo disfruto mucho de mi lugar. Me gusta lo que hago, entonces no me pesa en realidad. Lo único que cuesta es levantarse antes de las 5 de la mañana para estar al aire a las 7:00. Mucho más ahora en el invierno. Fuera de eso, todo felicidad.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Telenoche

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad