Publicidad

Tatiana Cortazzo, una emprendora de TV que va por la octava temporada de su ciclo

Compartir esta noticia
Tatiana Cortazzo. Foto: Leo Mainé
Nota a Tatiana Cortazzo, licenciada en Ciencias de la Comunicación, productora ejecutiva y conductora del programa Empresarios de Aca, Montevideo ND 20220112 foto Leonardo Maine - Archivo El Pais
Leonardo Maine/Archivo El Pais

ENTREVISTA

La periodista acaba de lanzar la octava temporada de "Empresarios de acá" (NSTV y online), donde aborda a los protagonistas del país productivo.

—Comenzó hace unos días la octava temporada de Empresarios de acá (NSTV), ¿qué crees que caracterizará a este ciclo?

—El objetivo de este ciclo es que se siga caracterizando por ser el programa en el que conocemos sobre sectores de actividad e iniciativas por parte de los empresarios. También nos interesa que empresarios y ejecutivos puedan ir más allá de sus rubros y opinar, brindar ideas sobre temas de actualidad a nivel país, que puedan explicar cómo algunas temáticas se relacionan con otras.

—El coronavirus planteó (y sigue planteando) una gran cantidad de desafíos. A nivel empresarial en Uruguay, ¿qué cambios crees que se procesaron en este tiempo?

—Creo que la flexibilidad y buscar soluciones creativas con bajo impacto negativo son las características principales de este período. Hay un consenso no explícito de una gran mayoría de empujar todos para adelante y de tener presente la comprensión y consideración por el otro, tanto entre empresarios como trabajadores.

—¿Cuáles son los principales desafíos del sector productivo en el país?

—A nivel de sectores, cada uno tiene sus particularidades y desafíos propios. En general, muchos empresarios manifiestan la necesidad de mejorar condiciones de acceso a mercados para la colocación de nuestra producción (ya sea de commodities, productos o servicios) con el cuidado de proteger la industria local. Esto también implica atender las condiciones de competitividad aquí, las relaciones laborales y que las normativas se amolden a los tiempos que corren.

—¿Cómo se fue dando, en el marco de tu carrera como comunicadora, tu especialización hacia el rubro empresas?

—Mi bachillerato fue de Economía y Gestión de las Organizaciones. Estudié en Buenos Aires. Si bien mi carrera siempre estuvo definida para ser comunicadora, me gustaban las temáticas vinculadas a las empresas. Una vez egresada aquí de mis estudios en comunicación y ya vinculada a los medios, sabía que mi forma de desempeñarme como yo deseaba era con un emprendimiento propio. Al momento no había tenido la oportunidad que buscaba en televisión y decidí emprender y hacerme ese camino. Para eso tenía que encontrar una temática que me gustara y en la que pudiera hacer entrevistas. Ese arte de entrevistar era lo que realmente me apasionaba. A la hora de la definición por la temática, no dudé en inclinarme por las iniciativas empresariales. Así comencé el camino de producir mi programa en el que los empresarios fuesen los protagonistas de contar, en principio sobre sus experiencias, y luego el programa fue cambiando hasta enfocarnos en un mix entre experiencias y actualidad de diferentes rubros. 

—¿Cuánto hay para avanzar en ese rubro en los medios de comunicación en el país?

—Hay mucho para avanzar en los medios de comunicación en cuanto a formatos y propuestas, pero sobre todo en la creatividad. Con el avance del acceso a la información a través de internet, de las redes sociales y plataformas en donde leo o veo lo que quiero cuando quiero, hay medios que tienen un trabajo mayor que otros para encontrar la creatividad de seguir captando la atención y fidelizar audiencia. En ese marco, también tenemos un público más crítico, que te hace saber si le gusta o no y por qué, que está más informado y que cuestiona las formas en que se realizan los trabajos en los medios.

—¿Cuánto considerás que has aprendido en tu trayectoria con el programa?

—Mucho. A ensayo y error, la mayoría de las veces pero aprendí y sigo aprendiendo. Uno no se da cuenta pero se acumulan “horas de vuelo” como los pilotos, tanto en las entrevistas que se realizan, en la puesta en escena, en el desempeño de la profesión en sí, como un todo. Lo que se ve es un programa de televisión de media hora, de una conductora entrevistando a uno o dos empresarios por entrega. Lo cierto es que detrás, hay mucha preparación. La elección de vincularme a la comunicación empresarial y de negocios me dio la oportunidad de conocer a cientos de empresarios vinculados a los más diversos rubros y de establecer vínculos que han ido más allá de los programas. Conocí personas espectaculares a la que puedo recurrir para tomarme un café o llamar por teléfono cuando necesito una orientación o un consejo y esto es una de mis mayores recompensas.

—¿Te interesa la gestión empresarial para algún momento futuro de tu carrera?

—Es posible, no lo descarto y es un rol en el que me puedo visualizar. Hoy me siento más comunicadora en el término general de la profesión: soy conductora y productora ejecutiva de mi propio programa, pero puedo hacer otras tareas y me siento capacitada. En la actualidad vinculo varias aristas de mi profesión siguiendo una línea temática con eje en las empresas y negocios, con independencia en lo profesional. Entonces al emprender en el rubro, tenés que tener ciertas conocimientos que incluyen gestión empresarial. Un profesional es también su propia empresa.

—Empezaste el 7 de enero la temporada, ¿no hubo vacaciones?

—Parece que no pero ¡sí! (risas). Estuve rotando entre Punta del Este y Solymar, que es donde vivo. Y así seguiré por toda la temporada mientras las actividades laborales me lo permitan. Siempre hay un espacio para disfrutar de los días de verano. Dejé grabado en diciembre los programas de enero y parte de febrero. Aún así, nunca me desvinculo de mis tareas porque es una característica de quien emprende: no te desconectás nunca y tampoco querés hacerlo. Para algunos puede ser tedioso, para mí es un placer realmente. Además, soy muy inquieta y me aburriría mucho si no estoy con la mente pensando en mis actividades. Siempre llevo a mano una libreta para anotar ideas que pueden surgir en cualquier momento.

Tatiana Cortazzo. Foto: Leo Mainé
Tatiana Cortazzo. Foto: Leo Mainé

—¿Crees que el universo empresarial está, como otros ámbitos o las redes sociales, con alto nivel politización? O allí importa menos la política?

—Las redes son un micromundo en el que a veces parece que es un lugar en el que estás de un lado o del otro y en la vida misma, no es así. Existen los grises. Y las redes bien usadas, son un medio poderosísimo. Por supuesto que la política es de interés para el sector empresarial porque justamente las decisiones que pueden afectar o no a la actividad de un rubro terminan siendo decisiones políticas. Es lógico y necesario que los empresarios brinden sus aportes, ideas al diseño de normativas porque son los que participan activamente en el aporte económico para el país.

—Meses atrás, tu papá habló de una vivencia fuerte que tuvo en Buenos Aires cuando ocurrió el atentado a la Embajada de Israel. Él transitaba por la calle en ese momento. ¿Cómo se vivió eso a nivel de la familia?

—Yo tenia 5 años cuando ocurrió el atentado a la Embajada de Israel. Con mi familia vivíamos en Buenos Aires (de hecho, nací allá). Es un evento que marcó mi vida para siempre así como para mi papá, porque él estuvo en coma durante tres días después de tener un pico de presión de 29,16 como consecuencia del estrés postraumático generado por el ataque. El diagnóstico en ese momento no era alentador. Estuvo internado casi un mes y recuerdo que no podía verlo. Era muy pequeña pero recuerdo que estaba muy triste en ese entonces y nos acompañábamos con mi madre la una a la otra. De hecho, estuvimos todos en familia años en tratamiento psicológico. Soy muy creyente y agradezco a Dios que me permitió seguir teniendo a mi padre luego de tal vivencia que hasta hoy nos sigue afectando de cierta forma, pues mi papá nunca pudo dejar sus tratamientos psiquiátricos. Sufre depresión y como hija trato de apoyarlo en todo para que no baje los brazos. Tiene mucha fuerza de voluntad, es admirable y aprendo mucho de él.

—¿Cuáles son tus principales objetivos como comunicadora?

—Mi principal objetivo como comunicadora es seguir aprendiendo. Eso como regla general que tengo para la vida. Pero puntualmente en mi rol que me encuentra comunicando sobre la actualidad de las empresas, el objetivo es justamente afianzar la idea de que en Uruguay se pueden lograr muchas cosas extraordinarias, de alguna forma evangelizar que se pueden tener metas de emprendimientos y desarrollarlos, que tenemos enormes ejemplos de que esto es posible y que a veces con tan sólo escuchar el consejo de quien ya pasó por esa misma situación o conoce de cierto tema, clarifica las ideas. Más allá de que también propongo en el programa dar a conocer sobre el Uruguay productivo y cómo está compuesto ese ecosistema emprendedor y empresarial que en la suma de todos, genera el combustible que mantiene al motor del país funcionando.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad