ENTREVISTA

Noelia Franco, la asesora de Sartori: "El programa Santo y Seña nos benefició"

Noelia Franco y su equipo están detrás de la comunicación y la prensa de Juan Sartori, el precandidato blanco que ha sido la sensación de la campaña. El trabajo no ha estado exento de polémica, entre ellas con periodistas como Gabriel Pereyra e Ignacio Álvarez. Franco le responde a todos.

Noelia Franco. Foto: Darwin Borrelli
Noelia Franco. Foto: Darwin Borrelli

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

-Está al frente de la comunicación y prensa de la campaña de Juan Sartori, ¿Qué ha sido lo más desafiante del proceso?

-El desafío fue instalar un candidato desde cero y adaptarse a las nuevas maneras de comunicación. La última campaña grande que hice fue hace 10 años (NdR: para Luis Alberto Lacalle), cuando no existía el WhatsApp ni las redes sociales. El circuito de las noticias era otro: comenzaba con las tapas de los diarios para que luego las levantaran las radios y los canales. Hoy, la noticia es instantánea y puede surgir en cualquier momento y plataforma.

-¿Cómo definiría el trabajo con él directamente?

-Veníamos hablando desde antes, pero personalmente lo conocí cuando se bajó del avión en noviembre pasado. Lo estaban esperando los medios. Llegó y me dijo: "¿Vos sos mi encargada de mi prensa?,y yo le pregunté “¿Vos sos Juan Sartori?” Así fue el comienzo. Si bien había prometido a mi familia que nunca más agarraba una campaña grande, no me arrepiento. Siento que estoy aplicando todo lo que aprendí en estos años, trabajando con gente de distintos pelos políticos. A nivel macro, el trabajo está todo muy organizado por áreas. Junto con el candidato, el jefe de campaña Pablo Viana, y el jefe político Oscar Costa y Alem García, el equipo de estratégia define las grandes líneas y luego hay varias reparticiones: logística, call center, trabajo en territorio, multimedia y comunicación digital y nosotros con el equipo de prensa y comunicación.

-¿Qué impronta caracteriza las acciones en materia de comunicación?

-Nosotros tenemos mucha libertad para trabajar. Tenemos un candidato que hace picos de rating y le da miles de clicks a cualquier información que lleva su nombre en el título. Más allá de la difusión de los temas con los que sale el candidato, en el día a día van surgiendo cosas que no nos cambien el ritmo de llegada a la meta. Por ejemplo, hace dos semanas estábamos en gira por el Interior y más allá de lo planificado, fue más noticia que se encontró con un grupo de maestras rurales en la ruta y todo lo que conversó con ellas. Sartori lo hace fácil. Tiene mucha comunicación con la gente y siempre genera noticias.

-¿Hay un trabajo específico en redes?

-Sí. La innovación en redes nunca se vio en este país. En el equipo de multimedia y digital tenemos a los mejores, un grupo de jóvenes creativos, inteligentes, que proponen ideas y las llevan a cabo. No contratamos agencia de publicidad porque tenemos a la mejor “in house”. La idea del candidato es dar oportunidades a las nuevas generaciones.

-¿Cómo evalúan los avances en la tarea de instalación de la precandidatura?

-Tenemos nuestro propio call center con más de 30 personas. Empezamos a hacer sondeos a fines de enero con 1.500 casos y lo vamos actualizando con tracking diarios. Es nuestra propia encuesta, pero no la difundimos mucho. También tenemos el pulso de la calle. Es muy distinto lo que sucede en el presente con lo que fue la primera recorrida de Juan en diciembre o la segunda en febrero. En la campaña hubo una primera etapa muy clara que era hacer conocido al candidato y luego vienen las siguientes metas, que estamos cumpliendo antes del tiempo previsto. Cuando Juan tenía que estar en un 10%, ya estábamos arriba del 13%. Y a nivel de comunicación y desde todas las áreas, hemos logrado que todo el mundo hable de Juan. Por ejemplo. nadie habla de otra propuesta que no sea la de los 100.000 puestos de trabajo.

-¿Cómo cree que Sartori ha sido tratado por los medios?

-En general, bien. Él genera mucha empatía. Cuando llega a una nota, es muy bien recibido por todos desde los camarógrafos, periodistas, productores, los choferes y el personal de los medios. Él viene con 20 años de asados y mano a mano atrasados. En las notas, los periodistas hacen su trabajo y está bien que sea así.

-Se dice que le hacen notas porque invierte en publicidad...

-No es cierto. Estuvimos una gran cantidad de tiempo sin poner publicidad e igual salía en los medios. La verdad es que Sartori se roba el show. Es la novedad, todo el mundo lo quiere conocer y por eso los medios lo cubren. Es cierto que hay una gran inversión en publicidad pero pensar que le hacen notas porque invierte en publicidad implica hablar mal de los medios y de los periodistas.

Juan Sartori. Foto: Leonardo Mainé
Juan Sartori. Foto: Leonardo Mainé

-¿Qué sensación les quedó luego de la nota que le hizo Gabriel Pereyra a Sartori, cuando le consultó por el desempleo y otros indicadores?

-Yo me quería matar. Y Juan aprendió que los periodistas no son amigos. Yo tengo amigos periodistas, pero a la hora de trabajar no tienen amistades. De todos modos, el caso no nos hizo nada de daño en las mediciones. Al contario. Nos benefició.

-Pero decía que se quería matar...

-Sí, en el momento. Además, le habíamos dicho a Juan que no fuera. Le mostramos la nota que le había hecho Pereyra a Lacalle Pou en 2014. Pero él tenía una relación con Gabriel. Fue de los primeros periodistas que conoció cuando llegó a Uruguay y aceptó la invitación, a pesar de lo que nosotros se lo desaconsejamos.

-¿No se preparó para la entrevista?

-Hay mucha gente que no sabe muchas cosas y la gente que vota a Juan no le interesa eso. Quiere trabajo y lo vota a Juan. Cuando hablamos de una nueva forma de hacer política, es así, en todos los sentidos. Sartori entendió lo que realmente le importa a la gente y comunica para ellos, no para el llamado “círculo rojo”, el cual a nuestro entender se quedó con el librito viejo y errado de las buenas prácticas o requisitos que debe tener un candidato. Él tampoco se molestó con Gabriel, está muy tranquilo con lo que dijo e hizo durante la nota. Juan va a contestar de lo que sepa. No va a inventar. Es un candidato distinto. Él es así y nos pidió que no le cambiemos nada de su personalidad.

-Santo y seña dedicó su primer capítulo a Sartori y fue muy crítico. ¿Por qué no aceptó una nota?

-Hace más un mes y medio que sabíamos que estaban preparando ese programa. Por decisión nuestra decidimos no ir. Porque no vamos a ningún lugar donde el comunicador ya tenga una predisposición hacia el candidato. Nacho ya ha dicho que no lo quiere y que no le cree nada. Está perfecto que lo piense porque no podemos pretender que todo el mundo lo quiera. Pero no tenemos las garantías de equilibrio.

-En el programa se habló de censura...

-Discrepo. Yo hablé con Nacho y con “el Bicho” Alejando Amaral y les di los motivos por los que no íbamos al programa. Les dije que a nuestro juicio no estaban dadas las garantías de ecuanimidad. El candidato tiene derecho a elegir a quién concede una nota. No es censura. Propusimos que Alem García vaya en vivo y no lo aceptaron. ¿Eso es censura? No, está bien. Ellos están en su derecho de aceptarlo o no.

-¿Cómo evalúan las repercusiones?

-Varios días antes de la emisión del programa, algunos políticos ya sabían de su contenido en los corrillos del Palacio Legislativo, con gran esperanza de que su salida los beneficie en algo. Lejos de eso, el programa nos terminó beneficiando a nosotros, las redes explotaron a favor de Juan y de casi 5.000 comentarios, el 80% fueron a favor, según nuestro monitoreo. Nos generó más apoyo, la sede se llenó de gente que se quiere sumar y recibimos apoyos desde todos los partidos políticos.

-¿Se negaron a otras notas?

-Tampoco le damos notas a Revista Galería.

-Adela Dubra, su directora, tomó en Twitter una columna de Antonio Ladra en la que se afirma que las notas a Sartori son digitadas por el departamento comercial en algunos medios. ¿Es por eso?

-Es por eso y también por lo que no dijo. Yo soy seguidora de Adela, tengo una buena relación con ella, pero creo que no fue sincera con sus seguidores al no contarles de una situación personal que puede influenciarla. Su hermano fue gerente financiero UAG (empresa que perteneció a Sartori) y fue despedido. Ella tiene todo el derecho de opinar lo que quiera, pero como seguidora quizás merezco saber de esta situación. La gente le creará o no, pero esta parte de la historia también se debe saber. Además, en uno de sus editoriales mintió. Porque aseguraba que nosotros estábamos ofreciendo notas de Katia, la esposa de Juan, cuando fue al revés. La nota me la pidió una de sus periodistas a mí y yo le dije que cuando empezara a salir Katia le daba la primera nota a ella. Así ha sido constante la hostilidad desde la línea editorial de Galería, por lo cual no vamos a darles la nota que piden.

-¿Pero qué responde a la afirmación de Antonio Ladra?

-Primero, cuando se hace una afirmación así, Ladra debió haber dicho en qué medio fue. Hay que terminar con los “se dice”, “me dijo”. No. Hay que decir: “En tal medio pasa esto y punto”. Con nombre y apellido. Solo a qué a él le haya pasado en algún medio, o le pase ahora en Radio Universal, cosa que no creo. Y a Adela, que lo levantó, le preguntaría si a ella el departamento comercial de Búsqueda le pidió algo alguna vez.

-Ha trabajado en varias campañas, ¿cree que es la primera vez que se ataca tanto a la faceta comunicacional de un candidato?

El equipo de comunicación y prensa de Juan Sartori está integrado por 8 personas. Foto: Darwin Borrelli
El equipo de comunicación y prensa de Juan Sartori está integrado por 8 personas. Foto: Darwin Borrelli

-Siempre se atacaron de un lado al otro. El tema de Sartori es que es políticamente incorrecto y no se tiene que cuidar de nadie. Es libre y no se la perdonan. El establishment está nervioso porque saben que no lo pueden controlar. No le debe nada a nadie dentro ni fuera del partido. Sartori gasta de su plata. No le pide dinero al Estado ni a terceros. Saben que Juan crece por la comunicación, las redes y su carisma, entonces también atacan ese lado. Pero quien hace eso también es egoísta. Hay muchos medios que se están fundiendo y ese que sale a criticar a los medios, no pone ni medio minuto de pauta, ni contrata un centímetro en diarios, solo los usa. Estamos en muchos medios porque Juan necesita hacerse conocer. ¿Qué tiene de malo eso? Todo lo paga de su bolsillo.

-Sartori dijo que se vienen varias "emboscadas". ¿Qué significa eso?

-Tenemos claro que nos tienen armadas varias emboscadas. Juan no había llegado y fueron a buscar a uno o dos accionistas que estaban enojados para hablar mal de él. Sabemos que hay personas que llaman a los medios para "guiarlos" en las "investigaciones" que difunden. Los periodistas tienen todo el derecho a investigar. Nosotros creemos que es tiempo de contarle a la gente quienes llaman a los medios a “filtrar información”. Nosotros somos el único comando que no tira barro contra los otros candidatos. Están pasando cosas rarísimas. Katia se fue a comprar un auto y había un periodista llamando a la automotora para saber cuánto lo había pagado. Le mandan gente a seguirla en sus horas libres. El otro día había un dron monitoreando la casa de Juan. Otra mentira que dicen refiere a la supuesta “compra” de dirigentes. Si nosotros no tenemos grandes dirigentes. Tenemos las listas vacías. Juan crece desde el lado de la gente.

-También se denuncio el pago a militantes....

-Es otra de las cosas que han querido instalar en la gente y no es así. Una cosa es trabajar en estructura y otra comprar gente. Hay candidatos que tienen personas en comisión o en puestos de gobierno o legislativos que operan para el candidato con salarios que paga el Estado o partidas de secretaría. ¿Eso cómo se llama?. Algunos deberían estar un poco menos nerviosos y dedicarse a sus campañas para ganar las internas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)