Publicidad

Nicolás Occhiato: por qué su experiencia en "Violetta" fue fallida y el momento clave que vivió en Uruguay

Salió de los realities, creó su propia productora de contenidos y es conductor de "Nadie dice Nada", que regresa hoy al Antel Arena. Acá, cinco cosas que no sabías sobre el joven comunicador.

Compartir esta noticia
Foto: La Nación / GDA.
Nico Occhiato.
Foto: La Nación / GDA.

Repartió pan, fue extra en series como Violetta y salió campeón en Bailando. Hoy es empresario, influencer y sobre todo, conductor de Nadie dice nada, eléxito de streaming que llega esta noche al Antel Arena. Por eso, aquí van cinco curiosidades sobre Nicolás Occhiato.

Salió de los realities

La carrera de Occhiato empezó en 2014 en Combate, un programa donde dos equipos se enfrentaban cada semana con desafíos deportivos; ahí conoció a Flor Vigna, que sería su novia. Probó suerte con 21 años, porque no tenía muy claro cuál era su camino profesional. Estuvo desde la segunda a la sexta temporada y en 2019 pasó a Bailando por un sueño, donde se coronó campeón junto a Flor Jazmín Peña, hoy su compañera en Nadie dice nada. Después rechazó estar en La Academia y en 2021 decidió crear su propia productora de contenidos, Luzu TV, una apuesta que se convirtió en éxito e incluye varios programas, como el que lo trae de vuelta a Uruguay.

Es un futbolista frustrado

“A mí de chico me gustaba mucho entrenar fútbol, pero era muy vergonzoso y mi abuelo me llevó a la sociedad de fomento que quedaba en la esquina y estuvo tres meses pateando conmigo del lado de afuera de la cancha”, contó en una entrevista al medio Infobae. Así, hasta sus 16 años incursionó en el mundo deportivo en las inferiores de Racing, y en varias ocasiones confesó que se considera un “futbolista frustrado”. Tras terminar el liceo dijo que no quería hacer una carrera universitaria, así que sus padres le indicaron que estudiaba o comenzaba a trabajar. Así se convirtió en repartidor de pan. “Me levantaba a las 3 de la madrugada, iba a las fábricas para buscar los pedidos y después los entregaba en cada supermercado. Vivía al revés de todo el mundo. Así estuve un año entero”, contó a La Nación. Después hizo mudanzas. Tras dos años decidió que era tiempo de ir a la facultad y se anotó en abogacía, carrera que abandonó. Descubrió su vocación en los últimos años, cuando se dio cuenta de que le apasionaba el entretenimiento.

Vivió algo clave en Uruguay

En marzo, Occhiato hizo un largo posteo en su Instagram con un relato emocionado, luego de que Nadie dice Nada se presentara en el Antel Arena uruguayo con entradas agotadas. “Todavía estamos en shock y no caemos de la noche HISTÓRICA que nos hicieron vivir los uruguayos”, empezó. “No tengo palabras para agradecerles lo feliz que fui y lo feliz que estoy siendo ahora mientras escribo y miro estas imágenes. Anoche cuando salí me emocioné a un nivel que no podía empezar a hablar, nunca me había pasado y me encantó que me pase porque quiere decir que este proyecto, que arrancó en pandemia siendo sólo una idea loca, superó todo lo que alguna vez me animé a soñar”, finalizó. Hoy va por repetir.

Nadie dice nada.
Nadie dice nada.
Foto: Instagram @nadiedicenada.

Pasó por “Violetta”, pero la experiencia fue fallida

En entrevista con el ciclo PH, Podemos Hablar argentino, Occhiato repasó sus inicios y reveló la mala experiencia que tuvo como extra o figurante (es decir, que solo aparece de fondo y no pronuncia ningún diálogo), en la exitosa serie juvenil Violetta. Tras haber trabajado como repartidor y fletero, el hoy conductor decidió inscribirse en el Sindicato Único de Trabajadores del Espectáculo Público. Occhiato logró ganar dinero como extra en aquella tira, pero la experiencia fue fallida. “Estuve en Violetta y no solo que nadie me recuerda, sino que toda mi familia estuvo esperando que aparezca y cortaron la escena”, declaró. “¿La viste a Tini Stoessel?”, le preguntó Andy Kusnetzoff en relación a la protagonista de la tira y hoy estrella pop global. “No, ni siquiera, porque se grababa a la mañana y estaba su doble”, contestó. “La vida del extra no es joda”, aseguró quien también hizo ese rol en una ficción con Luciano Castro.

Tiene un lazo fuerte con sus abuelos

En una entrevista con Infobae, Occhiato contó sobre la especial relación que tiene con sus abuelos. “Mi mamá me tuvo a los 20 años y vivían en un ambiente en Ramos Mejía. Y mi abuela siempre tuvo una casa más grande. Entonces me crié ahí prácticamente. Es fortísimo lo que me pasa con ellos. En esa casa aprendí a manejarme en la vida”, destacó. “Mi abuelo me dio la admiración que tengo por el fútbol y mi abuela (hoy todo un personaje en las redes) tiene una cabeza muy adelantada”, dijo y añadió que los domingos son exclusivos para sus abuelos y que ellos son los únicos capaces de hacerlo llorar. “Soy bravo de llorar, pero si mi abuela me dice ‘me diste 10 años más de vida’, a mí me destruye”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

ViolettaBailando por un sueño

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad