Publicidad

La doctora que estará al frente del MSP: por qué Manini y Salinas eligieron a Karina Rando

La anestesista de bajo perfil asumirá como ministra el próximo lunes 13 y es considerada una "excelente" técnica, pero no tiene casi nada de experiencia política

Compartir esta noticia
Karina Rando
Karina Rando.
Marcelo Bonjour/Archivo El Pais

Por: Clara Lussich
Algunas semanas antes del 1º de marzo de 2020 la anestesista Karina Rando recibió una llamada. Del otro lado escuchó la voz de alguien que no veía desde hace unos seis años. No lo veía cara a cara, pero sí muchas veces en televisión, redes sociales y carteles en la calle durante ese último año. El que la llamabaera el general retirado Guido Manini Ríos, líder de Cabildo Abierto. Y no se trataba de cualquier llamada, porque aquella vez Manini le ofreció ser la directora general de coordinación del Ministerio de Salud Pública (MSP) del gobierno que en ese momento se estaba gestando.

Rando aceptó y no lo tuvo que pensar demasiado.

A pesar de que no había mantenido mucho contacto con quien fue director del Hospital Militar entre 2008 y 2014 -cuando ella trabajaba allí-, Rando confió en que por fin se le estaba presentando la oportunidad de poner en práctica la formación en salud pública que había ido a aprender con mucho esfuerzo a Londres. En ese armado de equipo el excomandante en jefe del Ejército también había llamado a Daniel Salinas y, un par de meses, antes le había ofrecido el cargo de ministro. Pero la gran diferencia entre las dos conversaciones telefónicas es que Salinas ya era parte del partido e integraba una lista de Cabildo Abierto, mientras que Rando no. Lo de la política no era algo que le entusiasmara demasiado a ella. Y ahora parece seguir siendo así.

El próximo lunes 13 Rando ocupará el cargo de Salinas y dirigirá la cartera de salud después de tres años atípicos en el MSP debido a la pandemia.

Cuando decidió irse, Salinas miró el calendario de marzo de 2023 con lupa y barajó dos fechas: el 2 o el 13 de marzo. La primera es el aniversario de su designación como ministro y la segunda de la declaración de emergencia sanitaria por el covid-19. Eligió la segunda.

¿El motivo? La pandemia marcó a Salinas a fuego. Además de posicionarlo en la opinión pública como el ministro mejor valorado en todas las encuestas, también le trajo algunos dolores de cabeza. Es por eso que ahora se dedicará a “la familia y a la actividad privada”, retomando su trabajo clínico como neurólogo.

Daniel Salinas.
Daniel Salinas.
Estefania Leal/Archivo El Pais

La crisis sanitaria también potenció el crecimiento de Salinas como figura pública. Con un sentido del humor particular, respuestas en forma de adivinanza y algunos pelos blancos que antes no estaban, el actual ministro se va y su rostro será recordado como una de los figuras relevantes de la pandemia del covid-19 en Uruguay, así como también se lo asociará a uno de los puntos más altos de la gestión del gobierno de Luis Lacalle Pou.

Ahora empiezan los últimos dos años de este MSP que tendrá a Rando a la cabeza con su perfil bajísimo que no dista demasiado de lo que era Salinas al principio: un médico reconocido por sus colegas, pero sin actividad política.

“En la cancha se ven los pingos” es la frase que le gusta usar a Karina Rando para explicar por qué Manini Ríos pensó en ella para el cargo que tuvo hasta hace algunos meses en el MSP.

Es que Manini era director del Hospital Militar cuando Rando lideró el Programa Nacional de Trasplante Hepático del Uruguay y ese es uno de los mayores hitos de su carrera. “La vio trabajando y haciéndolo muy bien, pero eso se acordó de ella años después y la llamó”, dice una fuente cercana a la futura ministra.

De que es buena técnica nadie tiene dudas. Rando llegó a ser profesora agregada (grado cuatro) en la cátedra de Anestesiología de la Universidad de la República y tiene un máster en políticas de salud pública. Además, durante la pandemia se encargó de lo que pasaba en cada uno de los 19 departamentos en cuanto a cantidad de casos, fallecidos y -lo que le resultó más desafiante- la aparición de nuevas variantes en los departamentos fronterizos que fueron alterando la calidad de protección de las vacunas. Recorrió el país entero unas siete veces. Cuando le preguntan de dónde es ella, dice de Montevideo pero aclara que en los últimos tres años ha trabajado “casi exclusivamente” en el interior como un dato más de su origen. Hoy la mujer que estuvo al frente de buena parte de las iniciativas del MSP está a días de convertirse en la tercera ministra de Salud Pública en la historia de Uruguay.

Daniel Salinas y Karina Rando. Foto: Francisco Flores.

“El nombre que se me ha suministrado por Cabildo Abierto es el de ella”, dijo el presidente Luis Lacalle Pou hace algunas semanas. “Es una gran profesional, la conozco y trabajó con nosotros de forma muy activa durante la pandemia”.

Con sus lentes cuadrados y muchas carpetas en mano, Karina Rando tiene un desafío que ya han tenido otros: no es política. No solo no se dedicó a la actividad política en el pasado sino que tampoco tiene claro si quiere hacerlo en el futuro. Cuando estaba en el Hospital Militar tenía prohibido -al igual que todos los integrantes de las Fuerzas Armadas- participar en cualquier acto político. Ella era una “simple votante” de Cabildo Abierto en las elecciones de 2019 y ahora se “convertirá en una pieza importante” del partido, además de afrontar “el desafío de mantener el grado de aprobación de Salinas”, según dice a El País el senador Manini Ríos. Para el líder de Cabildo -quien mantiene una relación mucho más distante con Rando de la que lleva con el actual ministro- eso requerirá de un “gran esfuerzo” de su parte, aunque subraya: “Estoy seguro de que va a estar a la altura de las circunstancias”.

Técnica y no política.

Algo que, según supo El País, la futura ministra ha manifestado en los últimos días a quienes la conocen es que siente “una mezcla de emociones” con respecto a su nombramiento porque su madre falleció hace tres meses y no estará presente para verla asumir después del esfuerzo que hizo para que estudiara. Rando cree que se trata de un “logro personal importante” que nunca consideró como algo posible debido a que la mayoría de su vida profesional estuvo dedicada casi exclusivamente a atender pacientes.

Su pasión por la anestesiología apareció cuando estaba cursando el cuarto año de medicina. En ese momento se vio interesada en el funcionamiento del cuerpo en situaciones patológicas no normales. Fue algo totalmente vocacional.

ANESTESISTAS

Su rol en el sindicato siempre fue "poco activo"

Como anestesista, Karina Rando integró la Sociedad de Anestesiología del Uruguay (SAU) desde que terminó su especialización y “en reiteradas oportunidades se la consultó por distintos temas relativos a la profesión”, según el presidente de la sociedad científica, Germán Reta. La SAU a su vez compone el Sindicato Anestésico Quirúrgico (SAQ), un gremio que ha tenido diferencias históricas con el Sindicato Médico del Uruguay (SMU). Según Reta, Rando siempre tuvo un rol “poco activo” en los reclamos del SAQ.

A pesar de que no son médicos, sus hijos también recibieron algo del gusto por la ciencia y ambos estudiaron bioquímica en la Facultad de Ciencias y hoy son profesores grado uno. Desde que sabe que se convertirá en ministra de Salud Pública, Natalia, la hija más chica, le dio un solo consejo a su madre: hacer deporte para “liberar la cabeza”. Algo que Rando no pudo prometerle. De hecho, desde noviembre está recibiendo todo tipo de preparación para lo que se le viene. Desde capacitaciones en comunicación para hablar con la prensa hasta un estudio en detalle de todos los programas que está llevando adelante la cartera de salud actualmente.

José Luis Satdjian, quien seguirá siendo subsecretario de Salud Pública junto a la nueva ministra, define a Rando como una persona “muy técnica y académica” y cree que su “gran ventaja” es que “ya conoce cómo es el funcionamiento del MSP”. Él dice que la anestesista tendrá un “estilo distinto” al de Salinas, pero destaca que “habrá continuidad” en la gestión.

La relación entre el ministro saliente y la entrante es catalogada como “buena” por todos los integrantes de la cartera consultados así como también por el propio Manini. Pero más allá de las jerarquías, lo cierto es que hasta ahora el principal contacto que Rando tenía en sus tareas como directora general de coordinación era con los directores departamentales de salud. Es decir, cada representante del MSP en los departamentos reportan a la dirección datos sobre su situación sanitaria. Al ser consultados, más de uno asegura ser cercano a Rando más allá de lo laboral.

Está claro que, por lo menos ahora, todos quieren hablar bien de ella.

Un ejemplo de esto es el vínculo que tiene con la directora departamental de salud de Salto, Rosa Blanco, quien hoy la define como “una amiga cercana”. Para Blanco, una imagen que define a la futura ministra de Salud Pública es la que recuerda cuando en 2021 Salto tenía un pico de fallecidos por covid-19 y era uno de los pocos departamentos en color rojo. “Hablaba por teléfono con ella todo el tiempo y en un momento la escuché decir una frase que fue importantísima: ‘Mañana temprano estoy ahí’”, cuenta Blanco y se emociona. Sigue: “Me acuerdo de verla entrar al hospital con su trajecito, su pelo recogido, estando extremadamente exhausta como todos e igualmente logró transmitir tranquilidad hablando desde la realidad. Allí entendí que tiene una capacidad especial para lidiar con algunas situaciones”, cuenta hoy la jerarca del departamento norteño.

Un excompañero de trabajo de Rando del Hospital Militar asegura que “no le gusta figurar mucho” y agrega: “Ella hace todo lo que hace y generalmente nadie se entera que fue ella simplemente porque no le interesa”.

Algo de esto sucedió en abril de 2020 cuando unas 128 personas a bordo del crucero internacional Greg Mortimer estaban infectadas con el virus y los puertos de Argentina y Chile se habían negado a brindarles asistencia médica. Uruguay fue el único país de la región que decidió tratar a los pasajeros del Greg Mortimer y Karina Rando, desde las sombras, jugó un papel protagónico.

Karina Rando junto a pasajeros del Greg Mortimer.
Karina Rando junto a pasajeros del Greg Mortimer.
Foto: Twitter Karina Rando.

En cuestión de 48 horas la entonces directora de coordinación del MSP lideró el operativo sanitario para abordar el buque y asistir allí a las personas con síntomas compatibles al covid-19. Aunque ella no llegó a subir al crucero, monitoreó la situación desde una lancha que se posicionó cercana al Greg Mortimer. El “verdadero éxito” del operativo para Rando ocurrió a los días de haber abordado el buque, cuando el MSP comprobó que ningún integrante del personal sanitario que fue expuesto se había contagiado. Para ella “no hacer nada no era compatible con la vocación médica”.

Dentro de ese trabajo silencioso que realizó la anestesista durante los últimos tres años dentro del MSP también tuvo que enfrentar situaciones adversas en cuanto a cuestiones políticas.

El director departamental de salud de Paysandú, Carlos Leoni, es otro de los que desarrolló un vínculo estrecho con Rando durante la pandemia, incluso él se considera “su mano derecha”, y cuenta que en “reiteradas oportunidades” la ha “ayudado a resolver pequeños problemas políticos” que “ella a veces no veía y eso le generaba un cuadro de angustia”. “Al no manejarse dentro de la política ella se sentía decaída por algunas cosas y yo siempre le dije que todo se puede resolver”, dice Leoni y se niega a dar detalles sobre las situaciones que angustiaron a Rando en el pasado.

Lo cierto es que la exdirectora general de coordinación tiene la difícil tarea de mantener una buena imagen en el Ministerio de Salud Pública como la que logró en estos tres años Daniel Salinas y, a pesar de que es frecuente que los ministerios tengan al frente a técnicos y no políticos, su flanco podría ser esa inexperiencia que es evidente.

Sin embargo, es incuestionable que su nombre fue el primero y casi el único que se escuchó cuando la renuncia de Salinas todavía era un secreto a voces y su preparación y conocimiento del terreno están entre los motivos principales. En una semana Rando entra a la cancha política y será algo así como volver a empezar.

VIVIENDA Y SALUD

Los ministerios de Cabildo con mujeres al frente

A partir de la designación de Ana Evelyn Karina Rando como ministra de Salud Pública, que se concretará el próximo lunes 13 de marzo según fue anunciado, los dos ministerios que políticamente le corresponden a Cabildo Abierto estarán encabezados por mujeres. Además del Ministerio de Salud Pública, al partido también le fue otorgado al inicio de este período de gobierno el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, en donde se desempeña como ministra Irene Moreira, la esposa del líder de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos.

Consultado al respecto, el senador Manini asegura que las mujeres “tienen su lugar en el partido” y remarcó el hecho de que la designación de Rando es una “señal” de que los cargos no se logran “por cuota”.

Manini sostiene: “Acá no se llega porque alguien dice que tiene que ser una mujer la que haga tal cosa, sino que cada uno llega a partir de sus capacidades y de la idoneidad”.

Rando será la tercera ministra de Salud Pública en la historia, después de las frenteamplistas María Julia Muñoz y Susana Muñiz.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad