APERTURA EN PUERTA

Gobierno mira el mapa para avanzar con las fronteras abiertas "punto a punto"

Las autoridades analizan con qué lugares retomar conexión aérea. Ya hay una propuesta de Paraguay y se busca volar a Madrid en julio. Mientras tanto, la prohibición de ingreso al país se flexibiliza

Vuelo de Amaszonas
Cientos de uruguayos han regresado en vuelos "solidarios" o "de conectividad", y cientos de extranjeros han aprovechado para salir del país. Foto: Prensa Amaszonas.

El mapa del mundo está dividido en colores y es sencillo traducirlo automáticamente en nivel de riesgo. Uruguay está en amarillo. Brasil, en bordeaux. Argentina fue pintado con un color anaranjado y Chile, con rojo. También en la región, Paraguay luce un naranja claro.

La escala, que representa los casos de coronavirus reportados en los últimos siete días, incluye además blanco y un amarillo tenue. Son los países que llevan más de una semana sin detectar personas enfermas; actualmente hay seis: Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Corea del Norte, Turkmenistán, Tanzania e Islandia.

Es viernes, termina una semana intensa para el sector turístico con más reuniones, reclamos y movimientos de lo habitual, y este mapa que bien podría ser apabullante hoy se lee con ojos soñadores. Quienes lo miran así son las autoridades de los ministerios de Turismo, Defensa, Transporte e Industria, sentados junto con los titulares de algunas direcciones vinculadas y del Aeropuerto de Carrasco. Hace dos meses que los números uno y dos de estas carteras se encuentran semanalmente para pensar en la “reconectividad aérea”. Se ha trabajado “mucho y en silencio”, dice Remo Monzeglio, el subsecretario de Turismo. “Son temas muy serios. No se puede improvisar”.

Germán Cardoso y Remo Monzeglio, este miércoles en conferencia de prensa. Foto: @compresidencia
Ministro Germán Cardoso y subsecretario Remo Monzeglio en conferencia de prensa. Foto: @compresidencia

Ahora están evaluando “varias posibilidades”. Pero viendo en el mapa la situación regional, no se está pensando en una apertura general sino en una “punto a punto”. Dice Monzeglio: “A través de vuelos intercontinentales, tener una vía de comunicación con países que tengan las mismas garantías que Uruguay”. Esta opción de conectar con destinos que estén en condiciones similares ya se está viendo entre Alemania y Austria, Australia y Nueva Zelanda, Inglaterra y Francia, por nombrar algunos.

Monzeglio informó a El País que hay cuatro aerolíneas que han manifestado su interés en retomar los vuelos en Uruguay: Iberia, Air Europa, Copa y Latam. En concreto, estas empresas le han planteado al gobierno su intención de ofrecer, a partir de julio, dos vuelos semanales a Madrid (Iberia y Air Europa), cuatro frecuencias semanales a Panamá (Copa), y la ruta con San Pablo y Santiago de Chile (Latam), aunque esta última no especificó cuántos viajes haría.

A esas cuatro se suma Amaszonas, la única que se mantuvo en el aire durante estos meses de pandemia, en base a un acuerdo con el gobierno que le ha permitido volar a San Pablo. Sergio León, el gerente general de la empresa, aseguró que están “trabajando fuertemente en abrir pares de ciudades”, y habló específicamente de Asunción. “Paraguay y Uruguay son los que mejor nota han sacado. Ahí se podría abrir una operación puntual”, consideró.

León dijo que la aerolínea que dirige ya le trasladó al gobierno uruguayo esta “idea” y que la semana que viene lo harán con el paraguayo. Aun consciente de que “son las autoridades de la salud las que deciden”, el empresario opina que “en julio, máximo a fines de julio” se debería poder habilitar esta opción, sobre todo para permitir el viaje empresarial.

En el gobierno uruguayo, la eventual reconexión con Paraguay se maneja por estos días al más alto nivel, aunque advierten que no será inmediata. Se analiza con sumo cuidado por las delicadas implicancias políticas. El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, ha insistido en la necesidad de abrir las fronteras tanto con Paraguay como con Uruguay. Aquí ni se considera, pero en Paraguay sí. De hecho, esta semana Bolsonaro y Mario Abdo Benitez acordaron avanzar en ese sentido. Y según supo El País, Abdo Benitez ya manifestó su intención de hacerlo también con Uruguay.

Hay otras alternativas bajo análisis, como establecer un puente aéreo con Rosario, Santa Fe, que hoy es una especie de oasis en el rojo panorama argentino. Otra opción que se evalúa es abrir un corredor de pasajeros en tránsito entre Montevideo y Santiago de Chile.

El canciller Ernesto Talvi entiende que se podrían ensayar aperturas especiales siempre y cuando “no perjudiquen” la gestión de la pandemia a nivel nacional. También advierte que se trata de “un problema bilateral”: “La realidad es que para que sean rentables los vuelos comerciales, debes tener la posibilidad de venir e irte con el avión relativamente lleno. Hay que tener las fronteras abiertas de ambos lados. Si en un momento dijéramos ‘abrimos con España’, y España abriera con Uruguay, ahí Iberia y Air Europa podrían considerar (ofrecer vuelos)”.

En realidad, la posibilidad de volar a Madrid ya se viene manejando y con fuerza, sobre todo por parte de los operadores turísticos. De hecho, Iberia tiene ahora disponibles en su sistema vuelos para la primera semana de julio y Air Europa, para mediados de ese mes, como una forma de ir midiendo la eventual demanda. Talvi dijo para este informe que si bien no se descarta, a su juicio sería algo a considerar más bien luego de concluida la temporada de verano europea.

En el Ministerio de Turismo, en tanto, ven con buenos ojos la conexión con Madrid. Dice Monzeglio: “Si analizás el estado de combate al virus, España parece ir camino a una normalización bastante avanzada. Ellos ya vuelan a distintos países que van seleccionando. Uruguay es un ejemplo en el mundo. En consecuencia, Uruguay es un destino más que probable para Iberia, por ejemplo. Somos nosotros, como país, los que tenemos ver cuándo habilitamos. Y ahí es que el Ministerio de Turismo tiene la limitante. Esto es resorte de la OPP”.

Monzeglio entiende que “la llave final para abrir cualquier frontera” la tiene el equipo de científicos honorarios que coordina Isaac Alfie, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto. Y asegura que para que la llave gire es clave el protocolo que se diseñe y se apruebe para el ingreso aéreo, marítimo y terrestre.

En eso se está trabajando. De hecho, en el Aeropuerto de Carrasco tienen previsto presentarle al grupo científico su protocolo en estos días. Según supo El País, se está diseñando una aplicación para que los pasajeros que lleguen a Uruguay carguen allí, por grupo familiar, una declaración jurada sobre su estado de salud. También se escanearía allí el pasaporte y se especificaría el lugar de origen y de residencia, lo cual podría permitir aumentar las precauciones en caso de pasajeros que llegaran de lugares con alta circulación de Covid-19.

Formal y oficialmente, en el gobierno repiten que no hay “nada concreto y nada planificado” en relación a este asunto. “Por ahora se está hablando de no (hacer) vuelos comerciales. No sabemos cómo se va a resolver eso. De hecho, nadie sabe en el mundo cómo se va a resolver. Estamos viendo qué está pasando en otros países”, dijo Alfie a El País. “Por ahora no tengo nada arriba de la mesa”.

Países con apertura: ¿qué medidas toman al ingreso?

En el gobierno observan con atención las medidas que están tomando los países con apertura de fronteras. Una alternativa que impulsa la Organización Mundial del Turismo es establecer una especie de pasaporte sanitario o carné de salud internacional en el que se registren los antecedentes de las personas. Algo del estilo hacen Inglaterra, Portugal e Islandia, que piden una declaración sanitaria a los pasajeros que llegan a sus países. Otra medida que se está ensayando es el testeo al arribo o hasta 72 horas después. Esto lo hacen actualmente Islandia, Portugal, Grecia y Chipre. Entre quienes están abiertos a ingresos, se exige cuarentena en Ecuador, Chile , Bélgica e Inglaterra. España lo hace pero desistirá el 1° de julio. Italia aplica esa medida según el origen del viajero. Las restricciones en función de la procedencia están vigentes en Inglaterra y en Chipre, que definieron una lista propia de países bienvenidos.

Salir.

Ayer, a las 12:20 del mediodía, salió el decimonoveno avión de Amaszonas con destino San Pablo en lo que va de la pandemia. El vuelo que se hace actualmente es una mutación de los humanitarios que se realizaron para traer uruguayos varados en el mundo. En Amaszonas les llaman “vuelos de conectividad” y en Cancillería, “vuelos solidarios”. Lo cierto es que luego de los nueve vuelos con combustible subsidiado que se hicieron en abril en el marco de la operación “Todos en casa”, el contrato se extendió (con la mitad del subsidio) durante mayo y se concretaron seis más. En junio ya se hicieron cuatro y hay tres más planificados.

¿Quiénes pueden viajar? Los extranjeros que están en Uruguay, lo cual podría incluir también a uruguayos con ciudadanía de otros países. La única condición es que tengan un vuelo de conexión a sus países ya adquirido, porque en el aeropuerto de San Pablo solo podrán estar seis horas.

“La frontera está abierta para salir”, afirma Talvi. “La limitante es que consigas un método para irte y un permiso para entrar al país que vas”. Como ejemplo, cita el caso de unos 130 argentinos que el viernes lograron irse en Buquebus con la certeza de que Argentina los dejaría ingresar. Es la primera vez que se da esto con el país vecino.

Sergio León, de Amaszonas, asegura que a la empresa le interesa continuar con los “vuelos de conectividad” en la medida que siga habiendo uruguayos para traer. “Y estamos evaluando volar cuatro veces en julio a Santiago de Chile. Lo estamos analizando, viendo cuántos uruguayos hay para repatriar y cuántos chilenos hay hoy en Uruguay”, anuncia.

Al principio, los vuelos Montevideo-San Pablo costaban US$ 199 para los uruguayos. Con el subsidio parcial subieron a US$ 299. El precio para los extranjeros es más alto (US$ 480) para “equilibrar la tarifa solidaria”, dice León. Los últimos han salido llenos pero han regresado con la mitad de la capacidad colmada, y en la aerolínea entienden que seguirá en descenso. Si bien no es un negocio “rentable”, aclara el gerente, “en el mundo las aerolíneas han estado paradas totalmente”, mientras que Amaszonas ha seguido volando parcialmente. Se entiende que el beneficio ha sido mutuo porque, a su vez, Uruguay ha mantenido con este único vuelo regular “una ventana al mundo”, en palabras de Talvi.

Vuelo de Amaszonas
Amaszonas voló a San Pablo 19 veces desde abril y lo hará tres veces más en junio. Ahora quiere probar la ruta con Santiago de Chile. Foto: Prensa Amaszonas

De acuerdo a cifras de Migración a las que accedió El País, entre el 24 de marzo y el 10 de junio salieron de Uruguay 8.248 extranjeros, predominantemente argentinos (1.716), brasileños (3.410), estadounidenses (448) y españoles (312). De los 8.248 que salieron, hubo 3.027 que lo hicieron por aire; el resto, por tierra (en su mayoría por Fray Bentos y Rivera).

En cuanto a los uruguayos, en ese período dejaron el país 2.506, de los cuales 1.286 partieron por el Aeropuerto de Carrasco.

Entrar.

Pero entrar sí está prohibido por decreto. La norma se ha ido actualizando, primero con un aumento paulatino de la restricción, y luego con una progresiva flexibilización.

El 13 de marzo, con la emergencia sanitaria, se dispuso cuarentena obligatoria para quienes llegaran de “zonas de alto riesgo”, y se especificó cuáles eran.

El 16, tres días después, entendiendo que era necesario limitar “en forma temporaria el ingreso de personas al territorio nacional”, se definió que no podrían desembarcar en el país “los pasajeros y tripulantes de cruceros y buques comerciales”, ni los “sintomáticos ” que provinieran de las zonas de riesgo referidas en el decreto anterior. Se prohibió el ingreso de personas desde Argentina, salvo que fueran uruguayos o residentes en Uruguay. También se suspendieron todos los vuelos desde Europa. Lo que quedó explícitamente habilitado fue el transporte internacional de bienes, mercaderías, correspondencia, insumos y ayuda humanitaria y sanitaria. En esa norma se exhortaba a la población, “bajo su responsabilidad”, a no viajar.

El tercer decreto, con fecha 24 de marzo, ya no se redactó en Presidencia sino en Cancillería, e implicó, ahora sí, el cierre de fronteras. Aunque con excepciones que se definieron, según Talvi, con el criterio del “sentido común”: extranjeros residentes, tripulaciones de aeronaves y choferes afectados al transporte internacional, diplomáticos, extranjeros beneficiarios de los corredores humanitarios, brasileños que demuestren su condición de fronterizos y casos amparados en la ley de refugiados.
Aun con estas excepciones, la Cancillería resolvió autorizar otros 1.224 ingresos que se analizaron caso a caso, con nombre y apellido, porque no se enmarcaban en ninguna de esas disposiciones.

Finalmente, el 2 de junio se volvió a actualizar el decreto y se ampliaron las posibilidades de ingreso. Se incluyeron situaciones de reunificación familiar (con padres, cónyuges, concubinos, hijos solteros menores o mayores con discapacidad). Y se habilitaron “ingresos transitorios con fines laborales, económicos, empresariales o judiciales”, lo cual debe gestionar el ministerio correspondiente en la Dirección Nacional de Migración.

“Esos artículos se fueron dando respetando el espíritu del decreto. No somos mano suelta”, aseguró Talvi. “Vamos a analizar si hay casos que se repiten mucho, y lo volveremos a modificar. Pero tiene que haber una regla general”, señaló.

Eduardo Mata, el titular de Migración, dijo para este informe que a partir de la entrada en vigencia de esta última norma se duplicaron las solicitudes de ingreso, pasando de un promedio de 15 a unas 30 diarias. Explicó que los pedidos llegan a la casilla de mail institucional de Migración y que el trámite suele resolverse en el día.

Según contó Mata, se repiten muchos casos de jugadores de fútbol que tenían un contrato firmado pero no vivían en Uruguay. También se amparan en esta nueva ampliación empresarios que tienen compañías en Uruguay pero que no son residentes. A su vez, el nuevo decreto trajo un flujo de solicitudes de parejas que se quieren reunir, algunas de las cuales no han logrado demostrar que son cónyuges legalmente. El Ministerio de Salud es el que dispone qué medida de precaución tomar; la cuarentena de 14 días es lo más habitual.

Covid free.

El lunes, en Todas las Voces de Canal 4, Rafael Radi y Henry Cohen se refirieron a una eventual apertura de fronteras generalizada (no punto a punto). Radi planteó que para hacerlo sería necesario “asegurar que todo lo que rodea Uruguay está con un nivel de control sanitario bastante bueno”, lo cual suena tan lejano que ni los ojos soñadores de las autoridades del inicio alcanzan a verlo.

Pero luego el experto deslizó un comentario más alentador. Dijo: “Seguramente haya que ir hacia estrategias de control epidemiológico al ingreso al país. Y por eso hay que pensar en los penales, que es la temporada turística”. Mencionó entonces el ejemplo de Islandia (uno de los pintados de amarillo tenue en el mapa del Covid): “Están generando estrategias de testeo con técnicas rápidas para hacer la temporada libre de riesgos. Creo que Uruguay puede tener una ventaja comparativa a nivel regional, donde un visitante que llega puede llegar a un país seguro, a un país prácticamente sin circulación viral, y eso lo puede transformar además en un destino muy atractivo”.

Juan Martínez, el presidente de la Cámara de Turismo, escuchó las palabras de Radi mientras trabajaba en los planes para reactivar el turismo interno el mes que viene, y coincidió con él en sacarle punta a esa idea que en el sector alguien bautizó, medio en broma y medio en serio, como “Covid free”.

“Esa imagen de país libre, responsable, comprometido, sano”, es la que habrá que potenciar. Para Martínez, lo que hizo Uruguay con el Greg Mortimer fue “la mejor promoción que podríamos haber tenido como país”. “Van a venir, sin dudas. Y no solo de lejos. También los que están del otro lado del charco, que los tenemos en las gateras ansiosos. Cuando se abran las fronteras el turismo receptivo va andar bien; el emisivo estará más golpeado: ¿a dónde va a querer viajar el uruguayo?”.

Esta semana, el presidente de la Asociación Uruguaya de Agencias de Viajes (Audavi), Carlos Pera, se reunió con autoridades de Presidencia para pedir una declaración de emergencia turística que habilite más medidas que las ya tomadas para paliar la crisis. Dijo que las pérdidas por la inactividad desde marzo llegan a los US$ 2,5 millones mensuales, y afirmó que hay unos US$ 150 millones colocados en pasajes aéreos y paquetes turísticos de clientes uruguayos que no pudieron viajar.

El sector turístico es, después del agropecuario, el que más divisas hace ingresar habitualmente al país. Según cifras que maneja Martínez, de la cámara, cada año entran US$ 1.800 millones, de los cuales en 2020 (hasta marzo) entraron poco más de US$ 300 millones. Martínez calcula que, suponiendo que el tránsito internacional se retomara sobre fin de año, podrían entrar a lo sumo US$ 200 millones más. Y de los US$ 900 millones que suele mover al año el turismo interno, si en el segundo semestre se captara el 20%, “tiraríamos cuetes”.

Turismo en Maldonado
La pandemia golpéo duro en el turismo, que aún está sumergido. El 90% del sector está en seguro de paro. Foto: Ricardo Figueredo

En las agencias, donde estos meses se trabajó (con cero ingreso) en la reprogramación de los miles de vuelos cancelados, están empezando muy de a poco a retomar las ventas. Claudia Ravecca, de Consolid Travel, contó que compañías aéreas como Copa y Latam están ofreciendo boletos a precios de baja temporada, con hasta tres cambios sin penalidad y sin diferencia de tarifa. También las grandes cadenas hoteleras avanzan en este camino, con sus mejores habitaciones a tarifas económicas. “Nosotros ya lo estamos comunicando en forma responsable. Puede ser una inversión”, opinó Ravecca, que aseguró que esta semana empezaron a concretarse algunas ventas en su agencia.

Javier Botta, de la mayorista Abtour, también está empezando a vender esos productos especiales, aunque solo de aquellos proveedores en los que confía. Botta augura una recuperación lenta. “Creemos que hasta diciembre no se reactivará. Y a partir de ahí, iremos escalando. Volver a los niveles de antes del 12 de marzo llevará un año y medio o dos”, estima.

En el mismo tono habla Claudio Dorner, de la mayorista Seven’s. Para él, aunque se abran las fronteras, hasta que no haya una vacuna contra el coronavirus persistirá el problema. “¿La peor parte pasó? No lo sé. Algunos jugadores quedarán por el camino. Las estructuras se van a achicar, habrá protocolos estrictos, la gente va a viajar menos. El miedo se irá perdiendo pero paulatinamente”, anticipa.

En este escenario, aparece la voz de Remo Monzeglio, que se define como “un optimista compulsivo” y cree que ya no tiene sentido compararse con lo que pasaba antes del Covid. “Nunca más el turismo será igual al que se conocía hace cinco meses. Todo está replanteado. Yo creo que hemos vivido un cataclismo que nos lleva a tener que trabajar en el renacimiento uruguayo”, dice el subsecretario.

Entonces Monzeglio cuenta que en el contacto con sus pares de otros países, ha surgido una certeza: “El mundo está buscando geografías como las mías. Nadie quiere hacinarse más en Roma, Nueva York o París. Hacer colas para ver a la Gioconda a través de un vidrio y a varios metros, ya no corre. El turismo masivo, numérico, no va a existir más. Ese turismo pierde adeptos y lo van a ganar quienes tienen bellezas naturales, espacio, aire puro. Uruguay Natural nos da garantías”.

A pesar del golpe, alienta, “estamos bien posicionados para ese renacimiento”.

protocolo, plataforma y promoción

Pasos para reactivar el turismo interno en julio

Ante la incertidumbre de lo que pasará en la temporada, y con la tranquilidad de que la epidemia está por ahora bajo control puertas adentro, el sector avanza para tener una oferta turística en julio. En estos días se ultiman detalles de una plataforma online en la que todos los operadores registrados podrán promocionar sus ofertas. Está dirigida a la hotelería y a las agencias de viaje, para que difundan sus salidas por el día y circuitos. Las termas siguen prohibidas de momento. A su vez, se definen por estos días los protocolos en cada subsector, y el Ministerio de Turismo les dará un sello a los que cumplan con los requisitos, de modo de dar tranquilidad a los clientes. “La idea es que cada establecimiento vaya reabriendo en cuanto tenga el protocolo implementado y también de acuerdo a sus condiciones económicas”, dice Juan Martínez, presidente de la Cámara de Turismo. “De acá a 30 días esperamos tener toda la oferta habilitada para el turismo interno como prueba. Los que iban al exterior, quizás si tienen algún ahorro puedan volcarlo al interior. Arrancaremos así para ver cuán bien estamos preparados a efectos de que en el mundo nos sigan viendo como ahora”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados