Publicidad

Esteban Meneses y el objetivo de Los Teros en el Mundial de rugby: "Vamos con la mentalidad de hacer historia"

El head coach de la selección uruguaya habló de la difícil situación que atravesó para definir la lista, de cómo fue la preparación y de las metas que se trazó el plantel en la Copa del Mundo.

Compartir esta noticia
Esteban Meneses, head coach de Los Teros.
Esteban Meneses, head coach de Los Teros.
Foto: Francisco Flores.

Esteban Meneses se apronta para dirigir a Los Teros por segunda vez en una Copa del Mundo y lo hace feliz de estar en el lugar que eligió para trabajar y disfrutar de su profesión.

El entrenador de la selección uruguaya de rugby habló en entrevista con Ovación de cómo fue la preparación, de las dificultades para armar la lista definitiva de 33 jugadores que defenderán a la Celeste, de lo que significa dirigir a un seleccionado y del objetivo de Uruguay en la el Mundial de Rugby 2023.

—¿Cómo fue la difícil decisión conformar la lista definitiva para el Mundial?
—Sinceramente fue muy bravo y tengo que felicitar a todos los jugadores que fueron parte de esta preparación porque nos pusieron a nosotros como entrenadores en la difícil tarea de seleccionar a 33, pero creo que ellos son parte muy importante de este proceso. La verdad que fue muy fina la elección entre cada uno de los jugadores que quedaron producto de lo bien que están y de lo bien que compitieron entre ellos para que Uruguay llegue con este plantel al Mundial.

Esteban Meneses dirigirá su segundo Mundial de rugby al frente de Los Teros.
Esteban Meneses dirigirá su segundo Mundial de rugby al frente de Los Teros.
Foto: Francisco Flores.

— Cuando asumiste en 2015 la idea era ampliar la base de jugadores. ¿Se cumplió ese objetivo?
—Sí. Para el Mundial 2019 empezamos la preparación con 34 jugadores y este año la arrancamos con 46, algo que nos permitió competir con tres equipos en cada entrenamiento. Usábamos esa metodología para trabajar y eso se pudo hacer gracias a la evolución que ha tenido la Unión de Rugby del Uruguay para preparar a esos jugadores con el objetivo de prepararlos para ir al Mundial. Se arrancó con 46 y realmente había un nivel muy parejo entre todos. Definitivamente la base se amplió, nos dio una profundidad entre los puestos y en las distintas variantes de los puestos, que son a veces decisiones técnicas muy finas que te hacen elegir a un jugador u otro.

— ¿Qué camino se transitó para ampliar la base de jugadores en Uruguay?
—El gran cambio que hubo comparando el proceso anterior con este fue que tuvimos la llegada de la Superliga Americana, hoy Super Rugby Americas, con la inclusión de Peñarol Rugby, lo que para nosotros significó tener una base de jugadores profesionales acá. La franquicia nos permitió que 30 chicos se preparen profesionalmente. Todo eso tuvo continuidad porque esa competencia y esa preparación profesional nos dio la posibilidad de poder contar con esa base de jugadores acá, preparándolos todos los días acá, dándole una competencia que era acorde a esa preparación que teníamos. También se fueron más jugadores al exterior que tuvieron un buen Mundial en 2019. Logramos que otros jugadores se vayan al exterior para jugar en Europa y al juntar esos jugadores de Europa con los de Peñarol acá, logramos clasificar en forma directa al Mundial. Eso nos permitió, a partir de haberle ganado Estados Unidos, poder apostar al Seven, que se desarrolló.

— ¿Cómo fue ese plan?
—Jugadores que estaban siendo parte de Peñarol pasaron al Seven y Uruguay clasificó al Circuito Mundial, que es lo mejor de lo mejor. El plantel respondió al nivel al que se enfrentaron, estuvo a la altura y no se cumplió de mantenernos por muy poco, pero estuvieron totalmente a la altura. Entonces, los jugadores en Europa con una buena competencia, los del Seven, los de Peñarol, los de la selección M20 que también empujaron desde su lugar y que tuvieron su espacio en Peñarol provocó que tengamos un plantel totalmente preparado y con eso me refiero a lo que es la profundidad del plantel, porque realmente no es llamar por llamar a 46 jugadores y que vengan a entrenar, sino son 46 jugadores que estaban muy bien preparados en un contexto profesional.

Esteban Meneses, entrenador de la selección uruguaya de rugby.
Esteban Meneses, entrenador de la selección uruguaya de rugby.
Foto: Francisco Flores.

—¿Cuánto camino acortó en la preparación para el Mundial tener esa base de jugadores profesionales?
—Ese contexto de tener jugadores profesionales te posibilita partir de otra base, desde otro piso. Pero nos ayudó muchísimo también la competencia que tuvimos a partir de haber clasificado en el 2021 en forma directa. Nos permitió a nosotros también empezar a tener otros partidos, nos preparamos, jugamos con Georgia, con Rumania, con Tonga, con Japón, con Italia, que son rivales que antes no los teníamos y yo estoy convencido de que uno logra y se gana la chance de tener esos partidos rindiendo cuando hay que rendir, y ahora estamos parados ante una situación en la que si Uruguay quiere seguir evolucionando, si quiere seguir creciendo, tiene que responder en base a resultados y no hablo de resultados como ganar o perder, sino en base a objetivos de performance que tiene que cumplir Uruguay para poder decir, bueno, esto es lo mínimo que tenemos que hacer, de acá para arriba todo, pero este es el piso porque la buena preparación es producto de la competencia que uno va teniendo ahora y esa competencia hay que ganársela. Y donde te la ganás es ahora, en el Mundial.

— ¿Cómo fue esta última etapa de la preparación?
—Muy buena. Y eso fue producto de cómo llegaron los jugadores y lo bien preparados que estaban, algo que nos permitió partir de otra base porque logramos algo diferente respecto al proceso anterior porque se diferenció en que ahora pudimos llevar la parte física a la parte técnica para trabajarla en forma conjunta. Realmente queríamos hacer que el jugador haga la diferencia en lo que es el juego y que lleve su preparación física al juego, algo que dicho así parece fácil, pero no lo es. Eso lo logramos teniendo 46 jugadores de muy buen nivel para llevar todo el proceso de preparación física al rugby.

— ¿Qué fue lo que más te gustó de los amistosos y qué aspectos te alertaron?
—Para empezar me gustó que pudimos tener estos partidos y que Uruguay juegue previo a la Copa del Mundo este tipo de amistosos nos da la posibilidad de que el jugador descargue, por decirlo de alguna manera, esta preparación que viene haciendo. Y eso te lo da el jugar y el tener partidos. Lógicamente que uno siempre quiere tener una preparación con un nivel de competencia parecido a lo que vamos a tener en el Mundial, pero no fue mala y en este caso nos tocaron Chile, Namibia y Argentina XV, rivales que nos dieron lo que nosotros estábamos buscando: que el jugador se saque la pretemporada de encima y que juegue. Hubo cosas desde el lado técnico muy buenas y otras cosas que tenemos que seguir ajustando, pero no me preocupan en lo más mínimo porque sé que en esta etapa de partidos suelen pasar esas cosas y creo que fueron más los aspectos positivos que sacamos y eso superó a las “alertas”, por así llamarlo.

Esteban Meneses, el entrenador de la selección uruguaya de rugby.
Esteban Meneses, el entrenador de la selección uruguaya de rugby.
Foto: Francisco Flores.

—¿Qué significa para vos dirigir tu segundo Mundial con Uruguay?
—Soy un agradecido por estar acá porque cuando estás en esta situación, si te separás un poquito y ves desde arriba las cosas decís: “¿Dónde estoy? ¿En qué lugar estoy? Y la verdad que soy un agradecido a Uruguay por darme la posibilidad de volver a repetir esta experiencia de estar en un Mundial, con la gente que quiero estar, con los jugadores con los que quiero estar y rodeado de mi familia para volver a estar en esta situación. Laburé muchísimo para estar acá, hubo muchos esfuerzos personales y familiares, porque cuando uno hace un sacrificio, por otro lado también está dejando de lado muchas cosas, pero la recompensa de estar donde uno quiere estar y disfrutarlo, estar con la gente que uno quiere, con el staff que uno quiere y con los jugadores, es lo que hace que valga la pena el esfuerzo que se hizo para estar hoy está.

—¿Qué encontraste en el rugby uruguayo para sentirte tan cómodo y a gusto?
—Lo que encontré acá es la pasión de todos los que somos parte de esto. Me considero una persona con mucha pasión, que transmite eso y acá me encontré del otro lado, en el staff y en los jugadores, esa pasión combinada con la ambición de querer ser mejor y de no ponerse un piso. Cada vez nos vamos poniendo un piso más alto, va subiendo eso y eso es producto de esa ambición de este grupo humano integrado por dirigentes, staff, jugadores y los clubes que ayudan, porque obviamente sin los clubes nosotros no somos nada, porque los jugadores vienen de los clubes y cada vez mejor formados. Esa pasión y esa ambición de querer mejorar cada día es lo que a mí me hace estar acá, feliz y disfrutando mi octavo año.

—¿Cuál es el objetivo de Uruguay en el Mundial?
—Uruguay va con la mentalidad de hacer historia. Y hacer historia significa mejorar la performance respecto al Mundial pasado. Nos vamos a enfrentar con rivales mucho más duros y también distintos como Nueva Zelanda, Francia, Italia y Namibia. Son rivales que no habíamos enfrentado en una Copa del Mundo y el objetivo nuestro es hacer historia. Nos preparamos para eso, no solamente en lo que es el trabajo de estos dos meses, sino desde que terminó el Mundial de Japón 2019. Ahí empezamos a preparar esto con una competencia acorde a todo eso que nos fue ayudando para seguir levantando la vara y preparándonos para el momento de es rendir. Y el momento es ahora. Así que la ambición es clara: ganar dos partidos. Queremos vencer a Italia y a Namibia. Nos preparamos para eso.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad