Publicidad

entrevista

Matías “Piojo” Presa: el tricampeón de Rutas de América se prepara para la Vuelta Ciclista

"Estaba desesperado por ganar una carrera", dijo en diálogo con Ovación quien además es el pedalista con más podios en la historia de la tradicional carrera de Semana de Carnaval.

Matías "Piojo "Presa luego de ganar Rutas de América por tercera vez
Matías "Piojo "Presa luego de ganar Rutas de América por tercera vez.
Foto: Leonardo Mainé.

Por Santiago Vanoli
El nombre de Alan Matías Presa suena en el entorno del ciclismo uruguayo desde hace más de diez años, desde cuando en 2012, a sus 21 años, sorprendió a propios y extraños al liderar un equipo de campeones como el Alas Rojas de Santa Lucía de esa época, y quedarse con el segundo puesto general de las Rutas de América, delante de compañeros como Richard Mascarañas, Jorge Bravo o Néstor Pías.

11 años después, el Piojo Presa es el ciclista con más podios (siete) en la historia de Rutas de América y –sino el más– uno de los más ganadores de la última época del deporte del pedal a nivel nacional. Después de ganar el pasado febrero las Rutas 2023, la tercera de su cuenta personal, se prepara para la próxima largada de la Vuelta Ciclista del Uruguay (VCU), la carrera que falta en su palmarés.

Victoria de etapa en Cerro Largo para el local Matías "Piojo" Presa
Victoria de etapa en Cerro Largo para el local Matías "Piojo" Presa.

—¿Ganaste la Vuelta Chaná?

—Sí, tengo tres —respondió a Ovación.

—¿Doble Treinta y Tres–Melo?

—También tengo tres.

—¿La Vuelta de los puentes de Florida?

—Gané una, o dos, no me acuerdo.

—¿La Vuelta del Norte, la que se corre a principio de año?

—Esa también gané una, y este año salí segundo.

—¿Qué otras carreras icónicas has ganado o cuál te falta ganar?

—Aperturas nacionales tengo como cuatro, más o menos. Nunca salí campeón nacional, una vez llegamos solos con Mascarañas, pero ganó él. Y la Vuelta, es la que me falta, me encantaría ganar una Vuelta y quedar en la historia.

Matías Presa del Club Ciclista Cerro Largo
Matías Presa del Club Ciclista Cerro Largo.
Foto: Archivo El País

Presa ha ganado carreras de todo tipo y color, tantas que ya perdió la cuenta, y de todas formas posibles, tanto que duda al definirse como ciclista.

—¿Te considerás embalador, contrarrelojista o qué tipo de especialista?

—Fueron distintos momentos de mi carrera. Al principio ganaba siempre embalando, pero con los años empecé a perder un poco esa potencia para entrenar más la contrarreloj. No soy un contrarrelojista neto, pero he mejorado. Todavía me va bien embalando, aunque no como antes. Digamos que me considero un velocista.

—¿Por qué empezaste a entrenar la contrarreloj?

—Porque veía que las carreras de etapas, las más importantes, se ganaban ahí. En base a eso fue que pude ganar las tres Rutas, después de cuatro segundos puestos.

El Piojo encaminó su tercer título de Rutas de América al ganar el prólogo inicial (prueba contrarreloj) y liderar la competencia desde el primer día. Esa, además, fue su primera victoria posterior al control antidopaje adverso que lo dejó fuera de competencia durante 2020 y 2021, en la VCU 2019.

—¿Rutas de América era el principal objetivo de tu temporada?

—Mi principal objetivo era ganar una carrera, estaba desesperado por ganar. Desde que volví de mi suspensión (hace casi dos temporadas) no había podido ganar y sentía mucha ansiedad, necesitaba recuperar la confianza y también responderle al club, demostrar que estoy bien y que puedo darles más triunfos.

—¿Cómo se define el liderazgo del equipo en este tipo de carreras?

—El líder para Rutas era (Agustín) Moreira, pero me tocó a mí ganar el primer día y se defendió mi malla. Todo se puede planificar hasta cierto punto, después depende de las circunstancias de carrera. Para la Vuelta los líderes son Jorge (Giacinti) y Agustín, y yo como tercera opción. Tenemos distintas alternativas y eso es una dificultad extra para los otros equipos porque no pueden descuidar a ninguno.

—¿Cómo se planifica una temporada en equipo en el Club Ciclista Cerro Largo?

—Tenemos un equipo bien consolidado y balanceado, y planeamos la temporada en conjunto. Algunos apuntan a la primera parte de la temporada, en nuestro caso fue Leonel Rodríguez, para alivianarnos a Jorge, a Agustín y a mí, y que podamos enfocarnos en las carreras más importantes del fin de la temporada. Así pudimos ganar muchas carreras del calendario.

Matías "Piojo" Presa del Club Ciclista Cerro Largo es el ganador de Rutas de América 2018
Matías "Piojo" Presa del Club Ciclista Cerro Largo es el ganador de Rutas de América 2018.
Foto: Emiliano Esteves

—¿En qué condición llegás a la VCU?

—Si bien me preparé para las Rutas, voy a llegar bien a la Vuelta. No terminé tan cansado y me vengo sintiendo bien en los entrenamientos.

—¿Cómo explicás esa sensación?

—El cansancio es mental, se van las ganas de entrenar. Al otro día de terminar las Rutas estaba entrenado, eso quiere decir que el cuerpo está bien, con ganas. A veces termina una carrera de etapas y no querés entrenar más; te levantás, mirás para afuera, ves el viento y decís ‘fah, hoy no salgo nada’, o hacés 30 o 40 km y te vas para tu casa; te cansa solo la idea de entrenar. Las señales son sentir o no las ganas de seguir entrenando.

—¿Por qué es más exigente la Vuelta que las Rutas?

—Por el nivel de los corredores; el clima: hace más frío, hay más viento, por lo general más días de lluvia; el peso de la temporada…

—Cerro Largo ganó las últimas seis ediciones de Rutas de América, pero nunca pudo ganar una VCU: ¿es un objetivo importante para el equipo?

—Sí, el que nos falta. Años anteriores el equipo ganaba Rutas y sentía que había cumplido, pero este año se trabajó distinto. Ojalá que se pueda dar.

El Club Ciclista Cerro Largo afrontará la VCU 2023 con Matías “el Piojo” Presa, el argentino Jorge Giacinti, Agustín Moreira, Leonel Rodríguez, Hernán Muniz y Hernán Tabárez.

Agustín Moreira y Matías "Piojo" Presa, corredores del Club Ciclista Cerro Largo
Agustín Moreira y Matías "Piojo" Presa, corredores del Club Ciclista Cerro Largo.
Foto: Fialho Fotos
melo

"Pienso seguir en el Cerro Largo hasta que me retire"

El Piojo jugó al fútbol hasta los 16 años, aunque confiesa que “no muy bien”. Antes de colgar los botines, empezó a largar carreras en el campeonato de barrio en Melo, su ciudad natal, con una bici prestada: “una bici de calle que tenía hasta porta carga”.

Influenciado por su familia y su tío –que también era ciclista y comenzó a prestarle ropa, accesorios y una bicicleta de competición–, se fue consolidando en el ciclismo y corrió una Vuelta de la Juventud por el equipo Conventos de Melo, más tarde sus primeras Rutas de América por el Club Ciclista Cerro Largo –recién conformado en aquel entonces–, hasta que rápidamente comenzaron a llegar los éxitos.

Según recuerda, su ídolo de más joven era Lance Armstrong, en la época de sus victorias en el Tour de France, pero después empezó a seguir al eslovaco campeón del mundo Peter Sagan: "Con mis amigos ciclistas, terminábamos de ver las etapas del Tour y salíamos traumados por la ruta, yo siempre decía que era Peter Sagan".

—¿Están cómodos en el club que ha sido dominador en el país en los últimos años?

—Estamos muy bien. Los directivos trabajan un montón, la intendencia apoya un montón. Cada uno recibe su sueldo en fecha y estamos todos para la bicicleta, ninguno se dedica a otra cosa. Eso ayuda a que el equipo sea protagonista y se ganen carreras, esto es nuestro trabajo. Los sponsors colaboran y la gente también nos banca mucho, y es un gran respaldo. Tenemos la cabeza 100% para el ciclismo, que no es la realidad de la mayoría de los equipos. Ahora hay un plan para ser (de categoría) Continental. Si no pasa nada, pienso seguir en el (Club Ciclista) Cerro largo hasta que me reitre.

—¿Creés que Melo es una de las ciudades con más cultura ciclista del país?

—Cerro Largo siempre fue un departamento de muchos ciclistas. En Codecam (categoría infantil) históricamente siempre compitieron muchos niños. Hoy en día hay mucho Codecam, jóvenes, mujeres de la categoría femenina, estamos nosotros, los Máster (categoría de veteranos) –que hacen carreras todos los domingos–, ciclistas de montaña... Hay mucha gente afín al ciclismo.

—¿Cómo es vivir en Melo, entonces, para el Piojo Presa? ¿La gente te reconoce en la calle?

—Hay mucha gente que me conoce más vestido de ciclista que de "civil", digamos. Me dicen: "nunca te vi así vestido". A veces voy por la calle, en el centro, y la gente me saluda y me piden alguna foto. La gente de Melo es muy apasionada por el ciclismo y por los deportes en general, por el club de fútbol Cerro Largo también. Los niños me ven y me piden caramañolas. Eso es lindo y me deja muy orgulloso por todo el sacrificio que hice durante muchos años y haber logrado todo lo que logré. Yo también le debo mucho a la gente de Cerro Largo porque siempre me apoyó.

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad