Publicidad

El argentino Ángel Cabrera tuvo su esperado regreso a las canchas y compitió en el Abierto del Litoral

El Pato salió de la cárcel luego de 32 meses, disputó el torneo en Rosario y se ilusiona con lo que puede venir en su carrera.

Compartir esta noticia
Ángel Cabrera.
Ángel Cabrera.
Foto: La Nación / GDA.

El golfista argentino Ángel Cabrera salió de la cárcel luego de 32 meses tras las rejas por violencia de género y volvió a las canchas para disputar el Abierto del Litoral en Rosario, Argentina.

El ganador del Masters de Augusta y el US Open habló por primera vez de lo que tuvo que vivir en los últimos años: “Muchos dicen que la cárcel es mala, pero a mí me hizo bien. Ya no busco culpables. Mientras estuve detenido, me di cuenta de que si todavía hubiera estado fuera y me hubiera comportado como lo había hecho, probablemente no estaría vivo ahora. Hubo noches en las que me quedé en la celda agradeciendo a Dios por mi encarcelamiento. Lo que había estado haciendo era una locura. Me hice todo esto a mí mismo. Pero ya está hecho. No puedo borrar cómo actué. Lo único que puedo hacer es seguir adelante y hacer las cosas diferente”.

Según dijo, lo peor fueron los primeros seis meses en la cárcel de Brasil: Cabrera fue detenido en Puerto Iguazú mientras intentaba evadir a la Justicia. Allí vivió “un infierno”, no tenía colchón y dormía sobre el cemento duro, según relató, para luego ser extraditado a la cárcel de Córdoba, Argentina.

También señaló que durante sus últimos seis meses en la cárcel estuvo solo en la celda, cuando se dedicó a leer viejas revistas de golf con artículos sobre él mismo. “Me daba nostalgia, pero me ayudó a pasar el tiempo”, comentó. “Recuerdo casi todos los golpes de ese domingo que gané el Masters y los repetía en mi mente: ‘El playoff, el famoso tiro que hice entre los árboles’”.

El Pato, como le dicen en el mundo del golf, calificó a Augusta National, donde compitió 20 veces consecutivas hasta el 2019, como su segundo hogar. “Mi sueño es regresar a ese prestigioso lugar y recorrer el trazado que tanta alegría y satisfacción me dio”, comentó. “Sería un privilegio regresar y asistir a la cena de campeones con tantos de los mejores jugadores del mundo del golf”. En tanto, Augusta National se negó a comentar sobre el estado de la invitación de Cabrera.

Tras 25 días de haber salido de la cárcel fue a jugar su primera ronda en el Club de Golf El Terrón. “Me atormentaban las dudas, me preguntaba qué tan bien golpearía o incluso si sería capaz de golpear la pelota. Había pasado tanto tiempo. Tenía miedo de frustrarme”, dijo. “Durante todo el viaje hasta el club, me obsesioné con cómo resultaría mi primera ronda”.

“Pero resultó ser como andar en bicicleta”. Describió que ejecutó swings maravillosamente. “Estar de nuevo en un campo de golf después de tres años, volver a recorrer 18 hoyos, fue como un renacimiento”, dijo. Cabrera expresó remordimiento por “sus graves errores” pero dijo: “He pagado mis deudas. Voy a trabajar tan duro como pueda para limpiar mi imagen. Quiero recuperar la estatura que tenía como deportista”.

En lo que respecta a su participación en el Abierto del Litoral en lo que fue su primera participación oficial desde el 2020, finalizó empatado en el décimo lugar con un total de 11 bajo par tras realizar rondas de 71, 66, 67 y 70 lo que demuestra que su talento está intacto.

En lo que tiene que ver con su vida cotidiana, actualmente está viviendo en Villa Allende junto a su pareja, Yamila Faria y su pequeño hijo Felipe. En este retorno a la normalidad debe seguir con el tratamiento psicológico y psiquiátrico que comenzó en prisión y que es parte de la rehabilitación que le ordenaron en la condena.

Por último dijo: “Recibí mensajes de Ernie Les, Retief Goosen, Rory Sabbatini, Nick Price y Gary Player que me mandó una carta. La verdad es que me pone muy contento y me da mucha fuerza para seguir adelante. Estoy bien de animo”.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad