Publicidad

Un nuevo caso de racismo sacude al fútbol español: arquero fue insultado, saltó a la tribuna y lo echaron

Ahora pidió perdón y aseguró: "El peor momento fue cuando me insultaron. Fui ahí para hablar con él, para preguntarle por qué me insultaba".

Compartir esta noticia
Cheikh Sarr pide disculpas por como ha actuado aunque dice que le "jode" al ser víctima
Cheikh Sarr pide disculpas por como ha actuado aunque dice que le "jode" al ser víctima
Foto: EFE

La Nación/GDA
El racismo se volvió un tema recurrente en el fútbol español. Este fin de semana el tema volvió a ser noticia cuando el senegalés Cheikh Sarr, arquero de Rayo Majadahonda de la tercera categoría del fútbol español, se metió en la tribuna que estaba detrás de su arco para pelearse con un aficionado rival que lo estaba insultando. El hecho, ocurrido durante el encuentro ante el Sestao River, derivó en la expulsión del guardameta, y en la decisión de su equipo de no continuar jugando el encuentro.

Este martes, Sarr pidió perdón por su reacción y explicó los hechos en una conferencia de prensa. “Quiero pedir disculpas por mi actuación porque estaba caliente. No volvería a reaccionar así. Me jode muchísimo tener que pedir perdón, lo pido por respeto. No lo hago por él, lo hago por la imagen del fútbol”, dijo el futbolista, que se expone a una dura sanción, durante una rueda de prensa realizada después del entrenamiento de su equipo.

En relación con los hechos y a la posible sanción que podría recibir, opinó: “Me siento jodido, pero estoy un poco mejor. Estoy arrepentido de mi reacción, si vuelve a pasar sabré cómo comportarme, pero estaba nervioso. No era la primera vez que me pasaba. Otras veces fue como más gracioso o de broma, pero lo del sábado no lo pude aguantar. El árbitro no podía escuchar porque estaba en el medio del campo. Me llamaron puto negro y negro de mierda. Creo que una sanción sería injusta, soy víctima”.

Sobre su primera decisión, que fue acercarse a la zona donde estaba el hombre que lo agredía, explicó: “El peor momento fue cuando me insultaron. Fui ahí para hablar con él, para preguntarle por qué me insultaba. No era nada agresivo, quería preguntarle por qué lo hacía, si tenía familia o hijos, porque era una persona mayor”.

Y acerca de su intercambio con el árbitro del partido, Sarr dijo: “Mi actitud sobre el árbitro no fue agresiva. Pasaron cosas que me molestaron y me mostró la roja sin preguntar nada, por eso quería preguntarle por qué con todo el respeto del mundo. Es lo único que fui a preguntarle. Una hora después también hablé con él y me preguntó qué había pasado y me dio su apoyo, así que estoy agradecido por eso. También con varios jugadores del Sestao que vinieron a hablar conmigo y me dieron su apoyo”.

Vinicius Junior, uno de los futbolistas que más lidian contra el racismo, se expresó en sus redes sobre el caso de Sarr. “Este fin de semana, ni siquiera jugaré. Pero tuvimos tres casos despreciables de racismo en España solo este sábado. Todo mi apoyo a Acuña y al entrenador Quique Flores, del Sevilla. A Sarr y al Rayo Majadahonda, que su valentía inspire a los demás. Los racistas deben ser expuestos y los partidos no pueden continuar con ellos en la grada. Solo tendremos victoria cuando los racistas salgan de los estadios directo a la cárcel, lugar que se merecen”, escribió el delantero de Real Madrid en su cuenta de X. “No me ha contactado con él directamente, pero vi que me había dado ánimo en redes y le di las gracias”, expresó Sarr al respecto.

Lo que pasó con Sarr

El Sestao River emitió un comunicado sobre el comportamiento de su afición: “Ante los hechos acontecidos en el partido de hoy, sábado, 30 de marzo de 2024, entre el Sestao River Club y el Rayo Majadahonda, queremos puntualizar: 1. El Sestao River Club reitera su más absoluta condena contra el racismo y la violencia, cumpliendo siempre con todos los protocolos de la Ley del Deporte en todas sus formas: no toleramos ningún tipo de ataque racista. El racismo no tiene cabida dentro nuestra institución, como hemos demostrado en nuestros más de cien años de existencia. 2. Queremos hacer un llamamiento a la responsabilidad y rigor ante un tema muy delicado y que como tal hay que tratarlo. 3. Si se demuestran los presuntos insultos racistas, el Sestao River Club pondrá todos sus medios a disposición para colaborar con la justicia deportiva y depurar las responsabilidades de quien corresponda”.

Antes de la conferencia que ofreció este martes, Sarr había realizado fuertes declaraciones a la Cadena COPE. Allí, sentenció que “si todos los jugadores negros actuasen como Vinícius, denunciando estas situaciones, el racismo se acabaría. Voy a muerte con él porque también él lo ha vivido un montón de veces. No tiene sentido que haya racismo. Estoy muy orgulloso de él por manifestarlo. Le doy las gracias por apoyarme y por luchar contra el racismo, porque él solo no puede. Le he dado las gracias por su publicación en Instagram. Si todos los jugadores de nuestro color hiciesen lo mismo, el racismo se acabaría”, expresó el arquero de Rayo Majadahonda.

Además, en esa charla reconoció que estos días los pasó “muy mal” y que está “muy jodido”. “Son cosas que no he vivido en mi vida. Mi mujer estaba jodidísima, me ha defendido mucho y lo pasa súper mal. Así es la vida, aprender y crecer. Me ha costado porque es la primera vez que me pasa en el fútbol. Lo de este sábado fue horrible. En Granada me pasó una vez, pero me dio risa, aguanté”, señaló.

Sobre los hechos, explicó que el calentamiento fue “tranquilo” y que todo se desató en la segunda mitad. “A los 10 o 15 minutos del segundo tiempo empiezan a decir cosas raras y gritos de mono. Los escuché, pero no les hice caso. Eran varios. A mis compañeros también los insultaban. Me decían cosas raras, pero aguanté. Ni miro para atrás ni le hago caso. Cuando nos meten el segundo gol era el momento que rompía mi ayuno (es musulmán y hace el Ramadán), fui al palo a agarrar mi botella de agua y un hombre con capucha y gafas, con la bufanda en la cara, me dijo ‘puto negro’, ‘corré, negro de mierda’, y ya no pude aguantar”, manifestó.

“Me lo decía muy cerca, a un metro, vino a donde yo estaba. Yo lo quería agarrar para decirle por qué me insultaba; si él no tenía hijos. El capitán vino para sacarme de ahí y todos mis compañeros vinieron a defenderme”, continuó. “El árbitro no vio nada porque estaba en el centro del campo. Ni me preguntó, me sacó la tarjeta roja y yo no lo podía entender. Si te hacen algo racista, tendría que defender al jugador”, añadió.

Fue entonces cuando el capitán del Rayo Majadahonda, Jorge Casado, decidió retirar al equipo del campo. “No lo habló conmigo, fue decisión del capitán y se lo agradezco mucho. En ese momento yo no podía ni hablar, no lo entendía. Yo no hubiera querido seguir jugando si no me hubieran expulsado. No hice un gesto agresivo, fui a hablar con él”, explicó.

Tras ello, el arquero senegalés presentó una denuncia ante la Guardia Civil. “El presidente me dice que vayamos a la comisaría y cuento esta versión. El que nos atendió se portó muy bien con nosotros. Le dejamos un video de las redes, pero no está el sonido”, indicó, aunque sorprendentemente, el individuo que lo había insultado fue a denunciarle antes a él por agresión. “Fue antes que yo. Cuando fui a declarar ya me dijeron que había ido un chico a denunciarme”, dijo.

“La justicia está para defender y va a hacer las cosas bien. Vuelvo a pedir disculpas con todo el respeto del mundo. No lo hice para hacer daño a nadie, solo para manifestarme, para sacarme lo que estaba en mi corazón y es lo que sentí, sin agresividad. Solo quería preguntar al árbitro de dónde venía la roja. Cuando acabó el partido, él me preguntó lo que había pasado y ahí me dio muchos ánimos”, expuso.

Sin embargo, tiene claro que si el aficionado le pide perdón lo perdonaría. “Todas las cosas en la vida se pueden perdonar, hay que tener cojones para pedir perdón. La verdad: lo perdonaría. Desde el fondo de mi corazón, lo perdonaría”, manifestó.

Por último, respecto a la sanción, Sarr insistió en que una persona que ha sufrido racismo, no debe ser sancionada. “Me sorprenderá si me sancionan, no es justo, pero lo tendré que aceptar. Debo pedir disculpas por lo que hice, por tomarlo de la bufanda; pero no lo hice por nada violento, quería preguntarle. Es una cosa para aprender. Es la primera vez que me pasa. Estaba muy enfadado, quería defender mi dignidad. Pido disculpas a toda la gente del fútbol, solo lo hice para protegerme y denunciarlo, era la única manera”, concluyó.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad