Publicidad

Sebastián Avellino, preparador físico uruguayo detenido por racismo en Brasil: "Fue súper doloroso y triste"

El integrante del cuerpo técnico de Jorge Fossati se refirió a la causa que aún continúa su curso en Brasil y contó la experiencia de estar preso en San Pablo.

Compartir esta noticia
Sebastián Avellino en un entrenamiento con Universitario.
Sebastián Avellino en un entrenamiento con Universitario.
Foto: Universitario.

Redacción El País
Sebastián Avellino, preparador físico de Universitario de Perú y miembro del cuerpo técnico del uruguayo Jorge Fossati, se encuentra en Uruguay descansando unos días luego de un 2023 que tuvo alegrías y preocupaciones.

Mientras el "profe" se mostró feliz por el balance deportivo en el equipo limeño, donde logró el campeonato para la institución, que no conseguía desde hace 10 años, le tocó vivir situaciones lamentables.

En junio, el preparador físico uruguayo permaneció 12 días en prisión en Brasil después de ser detenido por hacer gestos racistas en el partido de ida por la Copa Sudamericana ante Corinthians. Este martes, en la vuelta, la llave terminó con la clasificación de los brasileños (global 3-1) y un Jorge Fossati muy molesto.

Según la versión de las autoridades brasileñas, Avellino "se posicionó delante de la hinchada brasileña y simuló ser un mono", lo que fue confirmado posteriormente a través de la declaración de "testigos".

En diálogo con 100% Deporte (Sport 890), Avellino habló sobre la situación que enfrentó: "Es un tema que jamás pensé vivir en mi vida. Pasé de no tener una multa de tránsito, jamás, a tener que pasar por una situación inexplicable. Con mucho dolor y tristeza, una injusticia muy dolorosa, para mí y toda la gente que me quiere, que está a mi alrededor y que no encontraba explicaciones para lo que estaba sucediendo. Un hecho que ocurrió en un campo de fútbol tomó la trascendencia que tomó y lastimó tanto a la vez", reflexionó.

El "profe" contó que no "podía entender lo que estaba sucediendo" y que fue una experiencia "súper dolorosa y triste".

Avellino destacó que cuando fue detenido, pensó que era cosa del momento: "Pensé que iba a pasar inmediatamente, que iba a ser una aclaración, íbamos a hablar y se iba a terminar. Lamentablemente no fue así, comenzaron a pasar las horas, los días y cada vez la situación era peor", relató.

Sobre su experiencia detenido en un centro de prisión provisional en San Pablo, explicó: "No tuve ningún tipo de privilegio, de ninguna manera. Fui tratado de la misma manera que cualquier preso. Es algo de lo que no puedo hablar. No me pasó nada, no viví ninguna situación importante o incómoda, pero está abierta la causa".

Y añadió: "Es una sensación de que pasaron tres años en 12 días. Lo único que querés es ver a tus seres queridos y ver que están bien. Cuando estás ahí, empieza a volarte la cabeza, no sabés en qué situación están ellos y más allá de saber que a ellos les preocupa lo mismo que a mí. La situación de ese abrazo, ese cariño y juntarte con los que te quieren es única y de aprendizaje total. Aprendés a valorar un montón de cosas que pasan desapercibidas en el día a día, las comodidades, el confort y que a veces nos quejamos, entonces te das cuenta de que hay gente que está pasándola mal de verdad y con este tipo de situaciones aprendés a valorar".

El preparador físico destacó el apoyo que tuvo de las distintas gremiales del fútbol en Uruguay y Perú, así como de sus compañeros, jugadores y el club peruano. Respecto al vínculo con Jorge Fossati y el grupo, contó: "Hace 14 años trabajamos juntos y ese lazo de familia que nos ha tocado vivir es real. Es con ellos y sus familias; sé que de la misma manera que lo viví muy mal yo, lo vivieron ellos, con la misma incertidumbre por lo que podía pasar y la situación de injusticia que estábamos viviendo".

Además, destacó que volver implicó trabajar con el apoyo de una psicóloga uruguaya y un coach y psicólogo que trabaja en Universitario Perú.

El apagón.

Pero eso no fue todo lo que le tocó vivir a Avellino con Universitario. En la final de la Universitario de Deportes, se coronó campeón al vencer a Alianza Lima 2-0 como visitante. Sin embargo, al término del encuentro, las luces del estadio se apagaron e impidieron que jugadores y cuerpo técnico pudieran festejar. Incluso, se canceló la ceremonia de premiación programada.

Sobre ese episodio, contó que "nunca había vivido algo así" y que lo que más sintió fue inseguridad por lo que pudiese suceder. "Estábamos en un estadio donde había 45 mil hinchas enojados", detalló.

En ese momento, cuerpo técnico y jugadores se reunieron en el medio de la cancha a la espera de lo que sucedería. "Hubo algunos problemas con funcionarios del club; la idea era que no se pudiera dar la vuelta. Al final terminó siendo más anecdótico que el título", contó.

Aunque el cuerpo técnico suena para hacerse cargo de la selección de Perú, Avellino explicó que tienen contrato por todo 2024 con el equipo limeño y que en eso se enfocará después de las vacaciones en Uruguay.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad