INGLATERRA

El Liverpool se impuso ante Chelsea en penales y conquistó su octava FA Cup

En Wembley, los Reds se impusieron por 6-5 en la definición luego del empate sin goles en los 120 minutos.

Liverpool campeón de la FA Cup. Foto: AFP.
Liverpool campeón de la FA Cup. Foto: AFP.

Otra vez los penales y otra vez el Liverpool campeón. Como en la final de la Copa de la Liga, los once metros decidieron a favor de los Reds, que firmaron un 0-0 fantástico ante Chelsea en Wembley para levantar su octava FA Cup en los penales, gracias a un fallo de César Azpilicueta y una atajada de Alisson Becker a Mason Mount.

La primera situación de peligro se generó llegando a los 4 minutos, en favor de Liverpool y tras una mala salida de Chelsea. El arquero Mendy, que recibió un pase atrás, falló en el despeje con el pie, que lo tomó por derecha Salah, la pelota llegó enseguida a Luis Díaz por izquierda y su centro atravesó toda el área sin que Thiago Alcántara pudiera empujarla hacia el arco.

Mendy salvó con las piernas a los 8, luego de que Díaz quedó mano a mano ganando en velocidad la espalda de su marcador, otra vez por la izquierda. El susto no pasó, porque la pelota siguió su camino hacia el arco lentamente hasta que apareció Chalobah para despejar a centímetros de la línea. Por ese sector y con el colombiano generan ocasiones claras los Reds.

Pasado el primer cuarto de hora tuvo Chelsea su primera oportunidad, con un tiro libre. El remate de Alonso fue a las manos de Alisson, que controló sin problemas. Pero a los 22, una llegada por la derecha encontró a Pulisic desmarcado adentro del área y ahí sí respiraron hondo en Liverpool: la definición, suave y esquinada, salió junto a un palo, con el arquero sin posibilidades de llegar.

Y de pronto, Alisson se probó el traje de figura. Pulisic dejó a Alonso solo frente al arquero, pero el control de la pelota se le fue largo al español y eso no lo perdonó el brasileño, que apuró el paso y le tapó el remate al borde del área chica. En el impulso, el 1 de Liverpool quedó golpeado en una rodilla.

Se recuperó tras la atención médica, pero enseguida llegó el primer golpe de efecto para el juego con una baja entre sus compañeros. Salah se dejó caer en el campo y su cara no daba un buen diagnóstico: una molestia en una pierna obligó a reemplazarlo. El portugués Diogo Jota ingresó en su lugar.

Liverpool campeón de la FA Cup. Foto: AFP.
Liverpool campeón de la FA Cup. Foto: AFP.

El final del primer tiempo entre Chelsea y Liverpool ofreció un ritmo con menos vértigo y algo más de cautela en ambos conjuntos. Un toque por encima del travesaño de Diogo Jota, al ingresar por sorpresa para conectar un centro desde la izquierda, y otro remate de Lukaku, presionado, que se fue por arriba fueron las acciones que sostuvieron las alertas prendidas en el cierre.

El inicio de la segunda etapa ofreció enseguida tres llegadas de Chelsea en menos de cuatro minutos. La primera la neutralizó la defensa con un cierre a tiempo, la segunda la tapó Alisson, cara a cara con Pulisic, y la otra, el tiro libre de Alonso desde la derecha, se estrelló en el travesaño. Invierten los roles los equipos respecto del comienzo del juego.

Liverpool le respondió enseguida con una media vuelta de Díaz en la medialuna del área que salió cerca de un palo. Diogo Jota resolvió cruzado y desviado a los 10, en otra jugada con presión en la salida, quite y pronto cambio de perfil. Y Mendy controló sin susto un disparo de Keita. Los intentos desde media distancia se repetían, de un lado y del otro.

Liverpool vs. Chelsea por la final de la FA Cup. Foto: AFP.
Liverpool vs. Chelsea por la final de la FA Cup. Foto: AFP.

A ocho del final, Díaz probó de derecha desde adentro del área y su tiro superó a Mendy, pero encontró al palo, del lado externo. Y enseguida, por la izquierda, el otro palo salvó a Chelsea, con una definición de Robertson de aire en la que no pudo empalmarla bien al llegar por sorpresa. Tenía todo el arco a su disposición.

En el descuento, Díaz se fabricó otra chance en un ataque veloz, probó desde la puerta del área y la pelota salió junto a un palo, otra vez. No lo podían creer ni el colombiano ni Klopp ni los fanáticos de Liverpool. El partido va al alargue.

Para el comienzo de la prórroga, Liverpool perdió otra pieza clave: Van Dijk. El defensor adujo una molestia tras la última jugada del segundo tiempo y fue reemplazado, en el interrogante que encierra para los Reds sobre cómo llegarán, además, a la definición de la Premier League y de la Champions League. En el adicional y en un contexto de mucho cuidado y un ritmo que se redujo notoriamente, Chelsea llegó algo más, pero no encontró espacios para definir cómodo. Se movieron los bancos buscando el recambio de oxígeno y piernas frescas. Pero todo quedó igualado, como los tres encuentros anteriores que los tuvieron frente a frente en la temporada, y, como en la Copa de la Liga, el campeón se definió en los penales. Y nuevamente por esa vía levantó el trofeo Liverpool.

En los tiros desde los 12 pasos, para el ganador anotaron Milner, Thiago Alcántara, Firmino, Alexander-Arnold, Diogo Jota y Tsimikas. Para Chelsea marcaron Alonso, James, Barkley, Jorginho y Ziyech. En tanto, Azpilicueta estrelló su remate en el palo; Alisson se lo tapó a Mount y Mendy se lo contuvo a Mané cuando el delantero tenía la posibilidad de definir el duelo en el quinto penal. Quedaba todavía un poco más de suspenso antes de que Liverpool levantara esta copa por octava vez.

Después de haber logrado en 2020 su primer campeonato en 30 años, Liverpool logró este sábado su primera Copa de Inglaterra 16 años después. Y como entonces, ante West Ham, lo concretó en los penales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados