Publicidad

"Líder emocional", "empático" y "diferente": tres campeones Sub 20 explican el legado de Marcelo Broli en Uruguay

Luego de que el director técnico no aceptara la propuesta de renovación de contrato de la AUF, Fabricio Díaz, Luciano Rodríguez y Anderson Duarte le contaron a Ovación cuáles son las cualidades principales del entrenador con el que alcanzaron la gloria y qué les dejó en cada caso particular.

Compartir esta noticia
El abrazo entre Luciano Rodríguez y Marcelo Broli tras el gol a Italia en la final del Mundial Sub 20.
El abrazo entre Luciano Rodríguez y Marcelo Broli tras el gol a Italia en la final del Mundial Sub 20.
Foto: Darwin Borrelli.

La Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) se quedó sin su DT campeón del mundo Sub 20. Marcelo Broli le dijo que no a la propuesta que el ente rector del fútbol local puso sobre la mesa e hizo tambalear la planificación que tenían en mente para los próximos meses con los Juegos Panamericanos en la mira. De aquí en más se hablará de los perfiles de técnicos que lo podrán suplantar y de cómo se rearmará un proceso que en el último tiempo encontró un camino al éxito con un subcampeonato en el Sudamericano y la Copa del Mundo obtenida en Argentina.

“Lo que hay que solucionar de forma inmediata es los Panamericanos y después tenemos tiempo hasta enero o febrero para elegir al técnico de la Sub 20”, inició Marcelo García, presidente del Consejo Juvenil.

Y añadió: “Porque lo que íbamos a hacer con Marcelo de continuar con la Sub 18 después de los Panamericanos, que iba a ser la Sub 20, eso no va a poder ser ahora de forma inmediata, así que tenemos tiempo para elegir al técnico”.

Broli, un director técnico que según Luciano Rodríguez es como "un jugador más"

Aquellos que lo conocen le dicen Chelo. Y su motor de trabajo es la confianza, según explicó Fabricio Díaz, el capitán de la Celeste campeona del mundo en Argentina. “El Chelo es una persona que está dispuesto a hablar con los jugadores de lo que sea. Y donde le toque estar también va a hacerlo porque es su forma de trabajar”, añadió.

El volante de Liverpool recordó aquel clásico de junio de 2022 ante Brasil que terminó con derrota 7-0 en un cuadrangular amistoso. Era el debut de Broli y el resultado no podía ser peor, pero el DT mantuvo la calma. “No nos preocupamos porque tuvimos el apoyo del Chelo y su cuerpo técnico. Nos dijo que no nos alteraramos, que era todo un proceso para llegar a lo importante, que era el Sudamericano y el Mundial Sub 20”, expresó.

En este sentido, agregó: “Y así fue durante este tiempo y durante todo el Mundial. Incluso cuando perdimos con Inglaterra teníamos su confianza y eso al deportista le hace sacar su mejor versión”.

Fabricio Díaz, capitán de la selección Sub 20 de Uruguay.
Fabricio Díaz, capitán de la selección Sub 20 de Uruguay.
Foto: Darwin Borrelli.

En referencia a cómo se tomó la salida de Broli, Díaz expresó: “El Chelo alcanzó un logró máximo, si bien a los uruguayos nos encantaría que siga porque sabemos lo que puede dar, es una elección de él y donde le toque estar no tengo duda de que lo va a hacer de la mejor manera”.

El encargado de levantar la copa en Argentina contó qué tipo de líder es Broli dentro de un vestuario: “Él te transmite todo lo que siente y deja que el jugador también lo haga, que eso es bueno. De hecho, en pleno Mundial hemos hecho espacios cerrados de charla que son muy buenos para nosotros y el cuerpo técnico”.

El árbitro sueco Glenn Nyberg pitó el final del partido y Uruguay escribió una nueva página de gloria en la definición ante Italia. Pero la primera en un Mundial Sub 20. Las cámaras se quedaron con la celebración eufórica de Marcelo Broli: corriendo de brazos extendidos y con lágrimas en los ojos.

“Tengo muchas anécdotas con él, pero me voy a quedar con el festejo que hace cuando salimos campeones del mundo, que sale corriendo como un loquito, ja. Eso nos quedó a todos. Esa imagen es la que representa lo que es él”, relató Díaz.

En línea con eso, Luciano Rodríguez, el héroe inesperado de la final, contó: “La relación que tenía con los jugadores era muy buena. Era como un jugador más para nosotros porque siempre nos hacía sentir parte de todo. En el hotel compartía momentos con nosotros, sabía llevar muy bien al grupo. Es un líder emocional porque comprende a los jugadores, les da su tiempo, habla bastante con ellos y eso habla de cómo afianza al grupo para los partidos y entrenamientos”.

El DT marcó "un antes y un después" en la carrera de Rodríguez

Luciano Rodríguez celebra el gol de Uruguay en la final del Mundial Sub 20.
Luciano Rodríguez celebra el gol de Uruguay en la final del Mundial Sub 20.
Foto: Darwin Borrelli.

Para el delantero de Liverpool el caso de Broli es diferente al resto. En el buen sentido. “Hay un antes y después en mi carrera al haberlo conocido a él no solo desde el juego, sino también hablando de la vida en sí, el deporte y el ambiente futbolístico”, expresó con tono emotivo.

Y luego argumentó su afirmación: “El Chelo es un gran entrenador y no me había pasado de tener tanta relación con un técnico. Aprendí muchísimo de lo futbolístico, todo lo que me enseñó me quedó de aprendizaje”.

Luciano había tenido un Sudamericano Sub 20 soñado en el que finalizó con cinco tantos y fue uno de los goleadores de la Celeste junto con Álvaro Rodríguez y el capitán Fabricio Díaz. Sin embargo, la racha goleadora le fue esquiva durante la fase de grupos del Mundial Sub 20 disputado en Argentina, donde no pudo anotar.
Ya en octavos de final, se fue expulsado en el partido ante Gambia por un codazo que lo obligó a perderse dos partidos decisivos en los que no pudo apoyar en cancha a sus compañeros. Y en ese momento complejo también estuvo Broli para apoyarlo. “No tengo palabras para describir al Chelo. La mano que me dio cuando me tocó ser expulsado fue impresionante. Me dio palabras de apoyo, me dio a entender que fue una situación puntual que me tocó pasar”.

Pero los partidos pasaron y la Celeste logró imponerse primero ante Estados Unidos en cuartos de final y luego frente a Israel en semifinales para asegurarse un lugar en la definición por el título. Del otro lado estaba la temible Italia que llegaba con el goleador del torneo en una racha infernal.

Y la Celeste recuperaba a Lucho para su partido decisivo. El de la gloria o el del subcampeonato. Ya desde la noche previa el partido había sido un juego especial para Rodríguez: “Una anécdota que tuve con Broli fue un día antes de la final del mundo por la confianza que me dio para volver a ser titular y poder jugar de arranque. No pude hablar con él, pero cuando dio el once y vi que estaba en el equipo fue muy importante que me diera esa confianza y por suerte pudimos ser campeones”.

El autor del gol en el partido definitorio no podía ser otro. Y tras el partido se dio un apretado abrazo con el hombre que sin hablar tuvo un gesto invaluable con él. Este viernes, a dos meses de haber salido campeones del mundo, el protagonista de la final se acuerda de su mentor y le desea lo mejor en los próximos desafíos que le esperan: “Me sorprendió la no continuidad de Broli porque hace poco que está pero ha logrado muchísimo con la selección, hizo historia. Y bueno, también entiendo su decisión porque se fue por la puerta grande, se lo merece y se fue en busca de nuevas oportunidades, que también se las merece”, comenzó Rodríguez.

Por último se tomó el tiempo para agradecerle por el tiempo compartido junto con el plantel uruguayo y, más allá del éxito a nivel de conquistas, lo ponderó por su calidad humana: “Estoy muy contento por él, por todo lo que ha logrado, por lo que nos enseño y dejó a los jugadores y también por esa alegría que le dio a cada uno de los uruguayos”. Broli se fue de la Celeste, pero dejó un legado impregnado en cada campeón mundial.

La anécdota de Anderson Duarte con Broli tras la semifinal ante Israel

Anderson Duarte se besa el escudo tras marcar el gol ante Israel.
Anderson Duarte se besa el escudo tras marcar el gol ante Israel.
Foto: Darwin Borrelli.

Más allá de la presión que implicaba afrontar una competencia como el Mundial, Broli sabía en qué momentos distender con bromas y así lo hizo con Anderson Duarte, el protagonista en la semifinal ante Israel al marcar el gol que puso a Uruguay en el partido por el título. "Al siguiente día pasamos y saludamos a todos los compañeros como siempre. Cuando lo voy a saludar a él (Broli), me mira y me dice: 'No hiciste nada ayer, ja'. A lo que le respondí: "No, todavía no hice nada, ja, pero me queda una bala. Y ahí justo apareció Lucho (Rodríguez), que también habíamos hablado con él eso de que él 'tenía un plan' para la final y Marcelo se cagaba de la risa".

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad