Publicidad

Libertadores: Boca presentó denuncia por incidentes previo a la final y Conmebol evalúa sancionar a Fluminense

El ente organizador del fútbol sudamericano investiga el maltrato a los hinchas xeneizes en los alrededores del Maracaná y en las playas de Copacabana.

Compartir esta noticia
Hinchas de Boca Juniors en Río de Janeiro.
Hinchas de Boca Juniors en Río de Janeiro.
Foto: AFP.

En base a La Nación/GDA
La Conmebol inició un proceso disciplinario contra Fluminense luego de una denuncia de las autoridades de Boca Juniors por la emboscada que sufrieron los hinchas en la playa de Copacabana los días previos a la final de la Copa Libertadores en Río de Janeiro y la represión policial que también se vio el mismo día del partido en el Maracaná hace dos semanas, cuando los brasileños se adjudicaron el título al ganar por 2-1 en la prórroga.

La situación fue informada con detalles por algunos medios brasileños: el club argentino formalizó su denuncia por los desmanes que se ocasionaron antes del partido y el ente organizador abrió un expediente.

La presentación, informó Globo Esporte, tuvo en cuenta las recurrentes peleas y riñas en distintos puntos de la ciudad carioca, aunque se centraron fundamentalmente en el jueves 2 de noviembre, cuando un grupo de violentos identificados con el Flu irrumpió en la playa de Copacabana y atacó física y verbalmente a fanáticos y familias argentinas que estaban allí con los colores de Boca.

Además, se hizo hincapié en los malos tratos que la Policía les dio a los “visitantes” durante su estadía. Los informes describen que los fanáticos de Boca fueron víctimas de una “cacería de hinchas” en la semana previa a la final, siendo golpeados y robados por la barra de Fluminense. El maltrato y la represión por parte de los efectivos policiales se repitió en el ingreso al Maracaná ante los inconvenientes generados a partir de que cientos de simpatizantes con entrada quedaron afuera.

Boca recopiló videos, fotos y entrevistas de la prensa argentina en la que los hinchas relataron en primera persona todo lo acontecido en las horas previas a la definición del torneo. Como se recordará, tras la batalla entre aficionados en la playa de Copacabana, la dirigencia de Fluminense emitió un comunicado pidiendo a la barra de su club “no involucrarse en otras peleas”. Incluso, se reunieron con los líderes y les solicitaron el fin de la hostilidad hacia los argentinos.

El Flu está acusado de cometer nueve violaciones al Código Disciplinario de la Conmebol, dentro de los artículos que exponen los principios de conducta y el orden y seguridad en los partidos. El club campeón, se señala, tiene hasta las 18 (hora de Brasilia) del martes 21 de diciembre para enviar la defensa a la entidad. Más de un mes para prepararla, en medio del Mundial de clubes. La mayoría de las infracciones se refieren a conductas violentas contra los aficionados rivales. La pena prevista está en el mismo Código que contiene los artículos implicados en el club y puede llevar desde una amonestación, reprensión o multa de tránsito hasta la devolución de premios o el retiro del título. También, realizar servicios comunitarios a través del fútbol. Eso sí: no hay previsión de cuándo se tomará la decisión de la Conmebol.

Entre los 22 elementos presentados como prueba por parte de Boca se encuentran la amenaza de hinchas de Fluminense, videos de la confusión entre hinchas en la playa de Copacabana -que Boca anexó como “una emboscada”- y el trato agresivo de la policía. Uno de los videos, incluso, muestra a las fuerzas de seguridad rociando gas pimienta en la cara y la espalda de hinchas xeneizes que no representaban ningún peligro.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad