Publicidad

Fabián Césaro: qué deporte lo sacó de la depresión, el amor por Peñarol y la increíble anécdota en Los Aromos

El exjugador de fútbol habló acerca de lo que vivió en el club aurinegro y recordó cómo fue el momento en el que conoció el Estadio Campeón del Siglo. “Parecía un niño”, dijo.

Compartir esta noticia
Fabián Césaro en su etapa como jugador de Peñarol.
Fabián Césaro en su etapa como jugador de Peñarol.
Foto: Archivo El País.

Redacción El País
Fabían Césaro se retiró del fútbol profesional en 2011 jugando en Atenas de San Carlos, pero el argentino de 50 años dejó una imborrable huella en Peñarol, club del que se enamoró y hasta el día de hoy sigue desde la vecina orilla.

Nacido en San Isidro, Buenos Aires, el exvolante central del larga trayectoria en el fútbol uruguayo y con pasajes por la liga de Argentina y también la de China, tuvo tres pasajes por el club aurinegro y los hinchas lo recuerdan por su entrega y sacrificio a la hora de jugar.

Y en las últimas horas, al argentino se lo vio en una foto junto a Hernán Novick y a Nicolás Rotundo con una camiseta en común. ¿La razón? "El Cebolla (Cristian Rodríguez) hizo un partido en Colonia a beneficio de un club. Justo estaba en Uruguay y pude ir. Me alegró la vida en 40 minutos porque fue increíble compartir una cancha con ellos. Me alegró muchísimo que me hayan invitado y haber podido ir", le contó Fabián Césaro a “#Minuto1” (Carve Depotiva).

Radicado en Rafaela, ciudad en la que supo jugar defendiendo a Atlético Rafaela en dos pasajes por la institución, Césaro se dedica al fútbol y trabaja en un club local: “Vivo acá hace 15 años y dirijo la Quinta División de un equipo de la liga de acá. La estoy peleando. Argentina está en una situación muy complicada y no voy a aburrir con eso, pero acá suben los pecios de todo, todos los días y es muy difícil”.

“Hoy me dedico también al taekwondo. Me ayudó mucho en la depresión cuando dejé de jugar al fútbol y mi hija también lo practica. Es una disciplina muy noble que te enseña valores para la vida y para el trato con los demás también”, contó el exjugador de Peñarol.

Fabián Césaro, Marcel Novick y Nicolás Rotundo.
Fabián Césaro, Marcel Novick y Nicolás Rotundo.
Foto: Twitter.

Y a propósito del club carbonero, el argentino que en Uruguay vistió las camisetas de Progreso, Cerrito, Liverpool y Atenas de San Carlos además de la del mirasol, contó cómo fue el momento en el que conoció el Estadio Campeón del Siglo: “Fue por el Gaby (Gabiel Cedrés) que me dijo ‘venite’. Fui, me hizo entrar, me llevó al vestuario y empecé a sacar fotos y a grabar videos. Parecía un niño. Es una hermosura ese estadio. Con Nico Rotundo lo hubiéramos roto todo en un partido”, dijo entre risas.

Por otra parte, Césaro también confesó un anhelo que tiene en el club donde supo ser campeón del Uruguayo en el año 2003: “Me encantaría trabajar en Peñarol. Trabajaría como utilero. Haría lo que sea. Lo miro siempre al equipo por televisión y cuando lo veo pienso qué placer debe ser jugar en el Campeón del Siglo".

Precisamente en ese año 2003, el título llegó de la mano de Diego Aguirre como entrenador. La Fiera y Césaro compartieron plantel en Liverpool y acerca de cómo es como técnico, Fabián recordó: “Diego me pidió para el campeonato del 2003 y me llevó de nuevo a Peñarol. Él le va a encontrar fácil la vuelta al equipo porque es un gran entrenador. Me puso muy contento que esté nuevamente en el club".

De la admiración por Diego Aguirre, Fabián Césaro también habló de Julio Ribas, otro de los entrenadores que siempre lo tuvo presente en varios de sus equipos: “Julio sacaba lo mejor de vos porque estaba en todos los detalles. Es un genio".

Por último, el argentino contó una particular anécdota que vivió en el Complejo Deportivo Washington Cataldi, lugar que durante muchos años fue su segunda casa: "Hace un par de años fui a Los Aromos y no me dejaron entrar. No me conocían. Antes te metías y si querías dabas hasta una charla técnica (risas). Hoy está todo cerrado. Esa vez me hicieron entrar después y pasé y me atendieron bárbaro. Cuando me iba los guardias me decían ‘si me acuerdo de vos pero disculpá’. Es normal porque mucha gente no me conoce tanto".

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

PeñarolLos Aromos

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad