Publicidad

Equipo de baby fútbol de Melo ingresó con el plantel de Nacional al Ubilla: “Es un sueño”

Tras enterarse de la visita del equipo de Álvaro Gutiérrez iniciaron gestiones con la dirigencia tricolor y recibieron un rápido “sí” para cumplir su anhelo. En diálogo con Ovación contaron qué significó para ellos.

Compartir esta noticia
Parte del plantel de Nacional baby fútbol de Melo.
Parte del plantel de Nacional baby fútbol de Melo.

Enviado - Melo
"Me gustan todos", dijo Alejo en referencia a los jugadores de Nacional con los que ingresó al campo de juego en la antesala del cruce ante Cerro Largo por el Torneo Clausura. El niño representa al equipo tricolor de baby fútbol de Melo, que cuando se enteró de la visita del equipo de Álvaro Gutiérrez al Estadio Ubilla no tardó en iniciar gestiones para que los más pequeños pudieran compartir un momento con sus ídolos.

Consultados acerca de lo que significa tener de cerca a jugadores que suelen ver por televisión, muchos expresaron tímidamente: "Es un sueño".

Stefani Riverón, responsable del equipo, en conjunto con otros compañeros de la comisión directiva del cuadro infantil se pusieron en contacto con dirigentes de Nacional y recibieron un rápido "sí" para que los más pequeños pudieran entrar a la cancha como "mascotas".

Alejo, Austin, Alexis, Lucas, Máximo y María charlaron con Ovación como representación de un plantel de 18 niños que dijeron presente en el césped del Ubilla.

Riverón contó que entre las siete categorías del club se hizo un selectivo para que hubiera participantes de todas ellas en un evento de esta envergadura. Y añadió: "Es el segundo año que nuestro club lleva compitiendo, se hizo la gestión y nos pareció una linda oportunidad para los chicos".

Por su parte, los pequeños futbolistas solo tenían otro deseo más allá de entrar a la cancha: que triunfe Nacional. En primera instancia, expresaron al unísono que no importaba cuál fuera el marcador con tal de que se llevaran los tres puntos ante el arachán, pero Alexis vaticinó un resultado: "¡2-0! Con goles de Fagúndez y Polenta de cabeza", manifestó.

Con la ilusión de llevarse algún regalo material de parte de los jugadores en la entrada a la cancha, el equipo de baby fútbol se despidió amablemente y fue a hacer la fila con la ansiedad propia de alguien que estaba a punto de cumplir un anhelo personal.
Después de que lo concretaron y se sacaron una fotografía junto con la oncena elegida por Gutiérrez portando unas camisetas especialmente diseñadas para ellos, salieron saltando de alegría del campo de juego y se mantuvieron parados durante todo el partido en la tribuna alentando por su equipo, que se llevó un empate 2-2 del Ubilla.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad