Publicidad

Hipocresía y clima

Compartir esta noticia

Demasiados políticos del mundo rico y defensores del clima olvidan que gran parte del planeta sigue sumido en la pobreza y el hambre. Sin embargo, los países ricos sustituyen cada vez más su ayuda para el desarrollo por gasto climático. El Banco Mundial, cuyo principal objetivo es ayudar a la gente a salir de la pobreza, ha anunciado ahora que desviará nada menos que el 45% de su financiación hacia el cambio climático, con lo que unos 40.000 millones de dólares anuales dejarán de destinarse a la pobreza y el hambre.

Es fácil tratar el clima como la prioridad cuando tu vida es cómoda. El 16% de la población mundial, que vive en los países ricos, no suele pasar hambre ni ver morir a sus seres queridos por enfermedades fácilmente tratables como la malaria o la tuberculosis. La mayoría tiene un buen nivel educativo y sus ingresos promedio están a la altura de los que antaño se reservaban a la realeza. Sin embargo, gran parte del resto del mundo sigue luchando.

En los países más pobres, cinco millones de niños mueren cada año antes de cumplir los cinco años, y casi mil millones de personas no se alimentan lo suficiente. Más de 2.000 millones tienen que cocinar y calentarse con combustibles contaminantes como el estiércol y la leña, lo que acorta su esperanza de vida. Aunque la mayoría de los niños de corta edad van ahora a la escuela, la baja calidad de la educación significa que aquellos que viven en países de ingresos bajos y medios-bajos seguirán siendo analfabetos funcionales.

Los países pobres necesitan desesperadamente más acceso a la energía barata y abundante que antes permitía a las naciones ricas desarrollarse. La falta de acceso a la energía obstaculiza la industrialización, el crecimiento y las oportunidades.

Un ejemplo: en África, la electricidad es tan escasa que la electricidad total disponible por persona es muy inferior a la que utiliza un solo refrigerador en el mundo rico.

Desviar fondos destinados al desarrollo para el gasto climático es una mala decisión. El cambio climático es real, pero los datos no justifican el uso de los escasos recursos destinados al desarrollo para combatirlo antes que los males relacionados con la pobreza.

Los estudios muestran repetidamente que invertir en prioridades básicas de desarrollo ayuda -por cada dólar gastado- mucho más y más rápido que destinar fondos al clima.

Esto se debe a que las inversiones reales en desarrollo, ya sea la lucha contra la malaria, la mejora de la salud de las mujeres y las niñas, la promoción del aprendizaje electrónico o el aumento de la productividad agrícola, pueden mejorar drásticamente la vida de las personas ahora mismo y mejorar la situación de los países más pobres de muchas maneras, entre ellas haciéndolos más resilientes frente a las catástrofes naturales y cualquier otra catástrofe relacionada con el clima.

Por el contrario, ni siquiera una reducción drástica de las emisiones de carbono produciría resultados notablemente diferentes durante una generación o más. Aunque el gasto en adaptación para aumentar la resiliencia de los países pobres es un uso ligeramente más eficaz que la reducción de emisiones, ambos son muy inferiores a la inversión en las mejores políticas de desarrollo.

El cambio climático no es el fin del mundo. De hecho, los escenarios del panel climático de la ONU muestran que el mundo mejorará drásticamente a lo largo del siglo y que, a pesar de las campañas de pánico, el cambio climático solo ralentizará ligeramente ese progreso. El año pasado, el mundo registró la mayor producción de cereales de su historia. Si los ingresos y los rendimientos siguen aumentando, el hambre se reducirá drásticamente en las próximas décadas.

Según las previsiones, el cambio climático solo ralentizará un poco ese descenso del hambre. Del mismo modo, el panel prevé que los ingresos medios mundiales se multipliquen por 3,5 en 2100, sin cambio climático. Incluso si hacemos poco contra el clima, el profesor William Nordhaus, el único economista del clima que ha ganado el Premio Nobel, muestra que esto solo ralentizaría ligeramente el progreso: en 2100 los ingresos se habrían multiplicado por 3,34.

Deberíamos abordar el cambio climático de forma inteligente, haciendo que los gobiernos de los países ricos inviertan a largo plazo en I+D sobre energías verdes, para innovar soluciones de bajo costo que proporcionen energía confiable a precios asequibles para todos.

Gran parte del mundo más pobre quiere, ante todo, sacar a la gente de la pobreza y mejorar su calidad de vida con energía barata y fiable. Sin embargo, los países ricos se niegan a financiar cualquier cosa que tenga que ver con los combustibles fósiles.

Esto huele a hipocresía, porque los propios países ricos obtienen casi cuatro quintas partes de su energía de combustibles fósiles, en gran parte debido a la falta de fiabilidad y a los problemas de almacenamiento de la energía solar y eólica. Sin embargo, fustigan con arrogancia a los países pobres por aspirar a lograr un mayor acceso a la energía y sugieren que los pobres deberían “adelantarse” de alguna manera a la energía solar y eólica intermitente, con una falta de fiabilidad que el mundo rico no acepta para sus propias necesidades.

La mitad más pobre del mundo merece oportunidades para mejorar sus vidas. Ahora que los políticos piden más dinero, aparentemente para ayudar a quienes más lo necesitan, deberíamos exigir que esa inversión se destine a proyectos de desarrollo eficientes que realmente salven y transformen vidas, y no a programas climáticos ineficientes que nos hagan sentir bien.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad