Publicidad

Noticias de Rodrigo Caballero

Es muy fácil decir “perdón me equivoqué”. Lo que es difícil es tragarse esos cuentos desde el llano.
Un hombre del interior, como Orsi, imitando a uno de la capital que habla como si fuera del interior.
La moral parece ser un chicle que se estira para acomodarse a las necesidades del momento.
No creo que los murguistas de Asaltantes con Patente sean unos berretas, misóginos y cobardes.

Publicidad