27 de agosto

Coronavirus, lo último

¡Hola! ¿Cómo estás? Aquí nos reencontramos de nuevo para compartir las principales novedades sobre la marcha de la pandemia.

Los datos de hoy: 84 contagios nuevos, un fallecido, 1.175 enfermos activos y diez internados en CTI

Los datos publicados por el Sinae muestran que hoy se validaron 6.584 test y se detectaron 84 contagios nuevos frente a los 5.400 y 79 de ayer respectivamente. El porcentaje de resultados positivos sobre el total bajó hoy a 1,28% desde el 1,46% de la víspera.

En esta jornada falleció una persona y ayer fueron tres. Desde que se desató la pandemia se produjeron 6.026 decesos por COVID-19.

Al día de hoy 1.175 personas cursan la enfermedad y ayer eran 1.242. De ellas diez están internadas en CTI frente a las 11 del día anterior.

El Índice de la Universidad de Harvard, que calcula la incidencia de la enfermedad cada 100.000 habitantes en base al promedio de casos de los últimos siete días, se redujo hoy 0,29 ubicándose en 2,88. Los departamentos de Flores, Durazno, Tacuarembó, Río Negro y Florida permanecen bajo el color verde de dicho indicador, el resto está en amarillo.

Especialistas advierten que la variante Delta termina con el sueño de la inmunidad colectiva vía vacuna anticovid

Vacunas de Pfizer. Foto: AFP.
Vacunas de Pfizer. Foto: AFP.

Con la variante Delta, y su elevada contagiosidad, parece ilusorio llegar a la inmunidad colectiva únicamente gracias a las vacunas, aunque éstas sigan siendo cruciales para contener la pandemia del COVID-19, según estiman los especialistas.

Desde hace meses, la inmunidad colectiva --es decir, el umbral de personas inmunizadas a partir del cual la epidemia cesa-- es considerada como el santo grial de una salida de la crisis sanitaria. Pero, igual que el grial ¿no se trata de una quimera?

Todo depende de la definición que se adopte, responden los expertos. "Si la pregunta es “¿solamente las vacunas permitirán hacer retroceder y controlar la epidemia?”, la respuesta es no" dice a la agencia de noticias AFP el epidemiólogo Mircea Sofonea.

En efecto, "intervienen dos parámetros: la contagiosidad intrínseca del virus y la eficacia de la vacuna ante la infección. Y no son suficientes", agrega.
¿Por qué? La variante Delta, ahora dominante, es considerada 60% más transmisible que la precedente (Alfa) y dos veces más que el virus original. Y cuanto más contagioso es un virus, más alto es el umbral necesario para lograr la inmunidad colectiva, obtenida vía las vacunas o la infección natural.

"En el plano teórico es una fórmula muy fácil de calcular" explica a la AFP el epidemiólogo Antoine Flahault. El cálculo se hace a partir del índice de reproducción de base del virus (o R0), es decir el número de personas que un infectado contamina en ausencia de medidas de control. Para el virus original o histórico (con un R0 de 3), el umbral de inmunidad colectiva era estimado "en 66%" de personas inmunizadas, recuerda el profesor Flahault.

Pero "si el R0 es de 8, como con la variante Delta, llegamos al 90%", explica.
Este umbral podría ser alcanzado si las vacunas fueran eficaces a 100% contra la infección. No es el caso.

Según datos publicados el martes por las autoridades de Estados Unidos, la eficacia de las vacunas Pfizer y Moderna contra la infección ha bajado de 91% a 66% desde que la variante delta es dominante en Estados Unidos.

Además de las características de la variante, esa pérdida de eficacia puede deberse también a que ésta disminuye con el tiempo: cae de 88% a 74% al cabo de cinco a seis meses para Pfizer, y de 77% a 67% tras cuatro o cinco meses para AstraZeneca, según un estudio británico publicado el miércoles.

Esto es lo que impulsa a cada vez más países a contemplar nuevas inyecciones de refuerzo, en general una tercera dosis, como es el caso de Uruguay.

Agencias de inteligencia de EE.UU. descartan que el COVID-19 haya sido creado como un arma biológica 

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos han descartado que el virus SARS-CoV-2, causante de la pandemia de COVID-19, fuera diseñado como un arma biológica, según un resumen de un informe que se hizo público este viernes, del que da cuenta la agencia de noticias Efe.

"Juzgamos que el virus no fue desarrollado como un arma biológica", afirman las agencias, que también descartan que el virus fuera el fruto de manipulación genética, como han afirmado sin pruebas sectores conservadores de EE.UU.

El informe, sin embargo, no llega a una conclusión definitiva sobre qué originó el virus y muestra que la inteligencia estadounidense sigue dividida entre dos hipótesis: que el virus pasara de un animal a un humano o que fuera producto de un accidente en un laboratorio.

Específicamente, cuatro agencias de inteligencia de EE.UU. creen que el virus tiene origen animal, aunque tienen una "confianza baja" en esa idea.

Mientras, otra agencia concluye con "confianza moderada" que el primer contagio fue producto de un accidente en el Instituto de Virología de la ciudad china de Wuhan, donde se detectó la enfermedad por primera vez.

El informe asegura que, para llegar a mejores conclusiones sobre el origen del virus, sería necesaria la colaboración del gobierno chino, al que acusa de "resistirse" a dar información y de "entorpecer" las investigaciones.

Esto fue todo por hoy. Te invito a reencontrarnos el lunes. Que tengas un buen fin de semana. Tratá de cuidarte lo más que puedas.

Si querés hacerme algún comentario, mi cuenta de Twitter es @OscarVilas y mí casilla de correo [email protected].

Coronavirus es una de las newsletters de autor gratuitas de El País. Si te interesa suscribirte a alguna de las otras hacé clic aquí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error