Publicidad

Sin “efecto Milei”: Argentina seguirá “baratísima” para uruguayos prevén economistas y comercios de frontera

Unificar los tipos de cambio no arreglará la diferencia de precios con Uruguay. Analistas consultados por El País, consideran que el plan de dolarización de Javier Milei, será de difícil implementación.

Compartir esta noticia
Largas colas de autos para cruzar por el puente Fray Bentos.
Largas colas de autos para cruzar por el puente Fray Bentos.
Foto: Archivo El país

La unificación cambiaria que anunció Javier Milei como parte de su plan económico no necesariamente implicará que la brecha entre Argentina y Uruguay mejore, por lo que el país vecino seguirá ”baratísimo” para los uruguayos.

Así lo advirtió Giuliano Cantisani, economista de CPA Ferrere, quien dijo a El País que el dólar oficial está “subvaluado” mientras que los paralelos, probablemente estén sobrevaluados. “Es decir, el valor de equilibrio de un tipo de cambio libre y unificado se encontraría en algún lugar en el medio de los dos, probablemente más cercano de los cambios paralelos que operan con mayor libertad. En ese sentido, no es de esperar que la unificación cambiaria implique necesariamente una buena noticia para los comercios de frontera”, fundamentó.

Agustín Iturralde, director ejecutivo del Centro de Estudios para el Desarrollo (CED) en diálogo con El País, coincidió en que, más allá de las medidas del nuevo gobierno, Argentina seguirá barata para Uruguay. “Tal vez no tanto como ahora, pero sí más barata, por un tema estructural”, señaló.

Esto es así -explicó Cantisani- porque Uruguay se ha “enriquecido” en relación con Argentina. El Producto Interno Bruto per capita de Argentina hoy está en valores similares a los de 2009, mientras que el de Uruguay es 30% mayor al de dicho período. De esta forma, Uruguay es “relativamente más rico” que Argentina, lo cual justifica que sea estructuralmente más caro. Y para dimensionar el tema, agregó: “Algo similar ocurre con Brasil, si bien hay períodos en que las diferencias de precios se agrandan o se achican, en general es estructuralmente más barato. Deberemos acostumbrarnos a que suceda algo similar con Argentina”.

Aún así, una estabilización económica argentina y mayor equilibrio en los precios podría llegar a significar cierto desestímulo para comprar en Argentina, en comparación con la situación actual. En todo caso, si eso ocurre, tomará tiempo.

Por lo pronto, los economistas afirman que “los uruguayos seguirán cruzando la frontera” para hacer sus compras del otro lado.

En el mejor de los casos para los comercios uruguayos de frontera que están sufriendo los embates de la drástica disminución de sus ventas, la diferencia de precios será menor, pero nada hace pensar que desaparecerá.

Vera Facchin, presidenta de la Confederación Empresarial del Uruguay (organización que reúne a los principales centros comerciales del interior), dijo a El País que “pensamos que en 2024 vamos a estar enfrentando los mismos desafíos de hoy, con uruguayos que van a buscar precios más bajos del otro lado y, por lo tanto, con nuestros comercios afectados”.

Dolarización

Los entrevistados consideran que el plan de dolarización de Milei, será de difícil implementación y que, de concretarse, llevará mucho tiempo dado que previamente habría que ajustar otras variables, comenzando por la coyuntura de que allí no hay dólares.

“En la confederación escuchamos a los expertos y tratamos de ver distintos escenarios. Si se dolariza la economía argentina, a corto plazo no se verán efectos, pero a mediano plazo una moneda más estable como es el dólar, puede llevar a una Argentina más cara y cambiar así el patrón de consumo”, dijo Facchin. Sin embargo, aclaró que la dolarización también podría tener impactos negativos, aún no previstos.

“Por el momento la dolarización es un enigma”, bajó a tierra Cantisani. Destacó que, para lograrse, será necesario contar con dólares suficientes para comprar todos los pesos argentinos en circulación, lo que hoy no es posible. Y además, está el tema de a qué tipo de cambio se realizaría la operación. “Ante la ausencia de dólares, cuanto más depreciado esté el peso argentino, menos dólares se necesitarán para comprar toda la base monetaria, por lo cual, en el caso de que se decida seguir adelante con la dolarización, lo esperable es que la depreciación del peso se profundice”, afirmó. Esto también tendría impacto en la brecha de precios con Uruguay.

Otro escenario es que una unificación exitosa de los tipos de cambio en Argentina podría llevar a evitar la “necesidad de la dolarización”, pero está por verse.

Iturralde insistió en que Argentina tiene un largo camino para transitar antes de cruzar el puente de la dolarización de su economía. “El plan de Milei es de difícil aterrizaje. El posible optimismo sobre una recuperación rápida argentina y un impacto positivo en Uruguay se me esfuma”, dijo Iturralde.

En suma, los economistas coincidieron en que ordenar el desequilibrio fiscal, manejar la unificación -o al menos la simplificación- de numerosos tipos de cambio (un ancla brutal para el crecimiento) y otras distorsiones, tomará tiempo. Es probable, incluso, que la economía argentina en el corto plazo llegue a empeorar en muchos aspectos, al menos de forma transitoria.

Por lo tanto, Uruguay no debería esperar nada bueno desde Argentina en 2024 y, si todo sale bien allí, recién se verán efectos positivos en cuanto a la diferencia de precios u otros aspectos, recién en 2025. Si acaso se logra.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

premium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad