Publicidad

Por peor sequía en 100 años, el gobierno reduce estimación del PIB, aunque espera suba del dólar en 2023

En la exposición de motivos de la Rendición de Cuentas presentada hoy por el Poder Ejecutivo ante el Parlamento, el Ministerio de Economía y Finanzas divulgó sus nuevas proyecciones.

Compartir esta noticia
Proyecto de Rendición de Cuentas.
Proyecto de Rendición de Cuentas.
Foto: Juan Manuel Ramos

Redacción El País
“Es de esperar que la economía uruguaya, luego de mostrar cierta desaceleración en la primera mitad del año producto del impacto negativo de la sequía y de la desaceleración global, comience a registrar cierto dinamismo en su ritmo de crecimiento impulsado principalmente por el consumo de hogares, a instancias de la recuperación del salario real y del empleo”, señaló el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) en la exposición de motivos de la Rendición de Cuentas 2022.

“Desde la perspectiva de la oferta se proyecta un fuerte impulso del sector industrial, tras el comienzo de la operativa de la nueva planta de UPM pese a la parada técnica por mantenimiento de la refinería (de Ancap) a partir de septiembre”, añadió.

“Así, en el promedio de 2023 el nivel de actividad económica verificará un crecimiento promedio anual de 1,3% en términos reales”, estimó el MEF. La proyección anterior de febrero de este año era de una expansión del Producto Interno Bruto (PIB) de 2% promedio anual en 2023.

Para 2024 la estimación del MEF es que el PIB crezca 3,7%, un “rebote” al ya disiparse los efectos de la sequía. En tanto, para 2025 la estimación es que el PIB se expanda 2,9%.

“Para el período 2024-2027, se asume un crecimiento promedio de 3,1% anual, levemente por encima del crecimiento potencial, de la mano del avance de las obras de vialidad, la recuperación de la demanda externa, la persistente recuperación del salario real y el empleo y la continuidad en la implementación de reformas estructurales”, señaló el documento.

“En lo que refiere al mercado de trabajo, se proyecta que la trayectoria conjunta de los salarios y el empleo evolucione en línea con la actividad económica”, afirmó el MEF.

El ministerio se atajó al decir que las proyecciones están elaboradas “bajo un contexto internacional que continúa mostrando pocas señales alentadoras”.

En ese sentido, explicó que “los efectos de los shocks adversos, tanto de la pandemia como de la invasión de Rusia a Ucrania, las presiones inflacionarias que implicaron orientaciones monetarias restrictivas de los bancos centrales y los trastornos en el comercio provocados por la fragmentación geoeconómica por la guerra, aún se mantienen. En contraposición a estos efectos, la reapertura de actividades en China y su mayor dinamismo tras el retiro de las restricciones a la movilidad, podrían compensar en parte estos factores que empujan a la baja el comportamiento del nivel de actividad mundial. Por otro lado, los desequilibrios macroeconómicos de algunos países de la región presentan una fuente adicional de incertidumbre lo que se suma a la situación de déficit hídrico que presenta nuestro país, la de mayor duración y severidad del último siglo”.

El MEF insistió en que “el país se encuentra frente a un evento de déficit hídrico iniciado en el año 2020. Si bien existe una mejora de la situación en una parte del territorio nacional, del análisis de las diferentes variables monitoreadas se desprende que esta situación continuada de déficit hídrico, ha sido la de mayor duración y severidad que ha enfrentado el país en los últimos 100 años”.

Respecto al dólar, que viene en franca caída, el MEF estimó que igual subirá 6,5% este año y que aumentará 4,9% en 2024.

Sobre la inflación, el MEF no prevé que se cumpla la meta de ubicarla entre 3% y 6% este año y proyectó que será de 6,7%. Para 2024 la suba de precios al consumo sería de 5,8%, en el límite superior de la meta oficial.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad