Publicidad

La compra polémica: ¿qué dice el grupo Bimbo ante la adquisición de Pagnifique que analiza Defensa de la Competencia?

El País entrevistó al gerente general de Bimbo en Uruguay, Nelson Venegas.

Compartir esta noticia
Gerente general de Bimbo en Uruguay, Nelson Venegas.
Gerente general de Bimbo en Uruguay, Nelson Venegas. Crédito:
Leonardo Mainé.

La compra de la firma uruguaya Pagnifique por parte del mexicano Grupo Bimbo en Uruguay ha generado polémica y controversia. La operación está bajo el análisis de la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia (un órgano desconcentrado del Ministerio de Economía y Finanzas). Los trabajadores creen que esto los puede perjudicar y están “esperanzados” en que no se concrete. Sobre esto, lo que planea el grupo mexicano y más, es la entrevista que El País mantuvo con el gerente general de Bimbo en Uruguay, Nelson Venegas.

—¿Cómo surgió la idea de comprar la operación de Pagnifique en Uruguay?

—La compañía a nivel global definió como su pilar estratégico el desarrollo de negocios en base a grano. Todos los productos panificados más snacks son su core business, por así decirlo. Y en el caso de Uruguay, Pagnifique es una compañía que ha desarrollado un modelo de negocio muy interesante de pan congelado, donde el grupo Bimbo tiene algunas experiencias. Pero, Pagnifique de Uruguay es súper relevante y claramente ofrece la oportunidad de poder tomar un modelo que ha sido muy exitoso, donde exporta productos a muchos países en la forma de congelado y refrigerado, y donde claramente con Bimbo podemos hacer una sinergia desde el punto de vista de la distribución de los productos que son complementarios al portafolio actual de Bimbo. De ahí viene la oportunidad de poder hacer la sinergia y poner la compañía como parte del grupo.

—¿Cuánto tiempo hace que están en conversaciones hasta que se anunció recientemente la adquisición sujeta a aprobación de la Comisión de Defensa de la Competencia?

—La información pública es que hubo básicamente algunos acercamientos y una vez que se tomó la definición, se presenta ante la autoridad el proceso y básicamente en eso estamos hoy día. El proceso es de público conocimiento pasó a fase 2 (de análisis por parte de la comisión) y eso involucra algunas consultas, algunos actores y nosotros estamos bastante contentos y esperanzados de que el proceso vaya evolucionando positivamente. Entendemos ese potencial de complementaridad y tomar lo de Pagnifique y obviamente amplificarlo con la red de distribución de Bimbo de los 34 países en los que operamos hoy día y que probablemente se sigan sumando otros.

—¿Cómo evalúan ese pasaje de la adquisición de Pagnifique a lo que es fase 2 en el análisis de la Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia, que es pedir información a terceros (sindicato, panaderías, etcétera) y a las partes como son Bimbo y Pagnifique?

—La verdad es que nosotros estamos muy tranquilos y muy confiados en la lógica de la complementariedad de los portafolios, donde nosotros queremos desarrollar el negocio hacia el exterior. Pagnifique hoy día exporta a muchos países, y claramente con la distribución de Bimbo, complementando las marcas, complementando los productos, y dándole una opción al consumidor mucho más amplia: desde pan de caja, de bollería, a pan congelado, medialunas, bizcochos y otros productos que justamente es el core de Pagnifique. La autoridad, entendería que es un proceso que la verdad que es complementario y que justamente va en ese proceso de competencia positiva y no reviste un riesgo desde el punto de vista del mercado.

—Ustedes no ven esto como una concentración de mercado. ¿No creen que el mercado de panificados queden un poco más concentrado al ustedes incorporar Pagnifique, que en definitiva es panificados congelados, pero siguen siendo panificados?

—A ver, nosotros a nivel global nos definimos como una compañía que cuando uno ve la producción de pan, desde la panadería de la esquina hasta la gente en su casa tiene la posibilidad de hacer pan y la verdad que desde la producción que son pocos ingredientes y es un producto bastante —por así decirlo— sencillo de producir permite que cualquiera puede hacerlo. Desde ese punto de vista nosotros estamos en la construcción de las marcas, de productos y en ese punto también sentimos que no hay una concentración sino que justamente una complementariedad de los portafolios.

—Ustedes dicen que son productos complementarios, pero también esto se mira desde otro lado, que es el poder de negociación que tiene Bimbo cuando va a un supermercado y ahora tendría los productos de Pagnifique y eso les da cierto poder de mercado que es lo que puede asustar en este caso los supermercados o pequeños almacenes o autoservicios y también es lo que puede tener en cuenta la comisión.

—Nosotros buscamos siempre trabajar mucho con nuestros clientes en poder desarrollar las categorías y los negocios y la verdad que siempre estamos buscando explorar desde cuáles son los productos adecuados, las marcas adecuadas, de qué manera nosotros podemos, por ejemplo, hacer cosas que desde el punto de vista del consumidor sean relevantes con otras categorías, con otras marcas y que la experiencia de consumo sea algo atractivo. Claramente tenemos que ir en esa línea junto con ellos, pero siempre buscando generar un negocio que sea sustentable en el tiempo y eso involucra que a los actores que participamos, obviamente, les sea rentable desde el punto de vista de lo que queremos ir construyendo en el futuro. Nosotros podemos estar ahí, junto con ellos, junto con los consumidores, los clientes, buscando una manera de desarrollar el negocio en el que participamos, que es la alimentación.

—Pero, claramente tendrían más poder de negociación

—Como son complementarios la verdad que se manejan como categorías distintas y nosotros vamos a ir justamente por categoría trabajando con cada una de las cadenas y con los clientes con los que vamos habitualmente conversando y entendiendo un poco el desarrollo. Entonces, no hay una visión de poder hacer alguna integración de alguna forma y de palanca, sino que justamente ir en esa línea con cada una de las categorías y con los acuerdos que uno va construyendo con cada uno de los clientes. En el caso del canal tradicional, en el caso del canal distribuidor, en el caso del canal autoservicio así es acá en Uruguay y en cualquier país del mundo donde operamos.

—Los trabajadores han expresado claramente que ya sucedió en otras compras que hizo Bimbo en Uruguay que se han cerrado plantas, se han perdido puestos de trabajo, dicen: “tememos que acá pueda pasar algo parecido, que se lleven la producción hacia otro país porque capaz que les es más rentable”. ¿Qué puede responder a esas preocupaciones?

—A ver, si nos circunscribimos a lo que pasó con Ricard, que fue una desinversión, claramente el Grupo Bimbo tomó una definición a nivel global de enfocarse en el negocio de panificado y snacks. Si te fijas en México por ejemplo que fue la venta de Ricolino a Mondelez, posterior a eso vino la desinversión en el caso de Ricard. Entonces, respondió mucho más a una definición estratégica que específicamente a un tema laboral o sindical. En el caso de hoy día, la apuesta del Grupo Bimbo a nivel global es reforzar la confianza en el país por la forma de operar, por el talento que hay en el país y claramente estamos buscando hacer crecer el negocio. Entonces, justamente va en el contrario de las preocupaciones desde el punto de vista de puestos de trabajo, sino que es justamente generar crecimiento y oportunidades de negocio junto a Grupo Bimbo en el resto de los países donde operamos.

—Pero, ¿podría asegurar que, de acá a cinco años el grupo no va a decidir cerrar la planta que tendría en Uruguay de Pagnifique y trasladar la producción a otro país, —por ejemplo a Paraguay por decir algo—, porque los costos son menores?

—Hoy día, con la información que nosotros tenemos, estamos muy confiados en la competitividad de Pagnifique, las reglas sobre las cuales opera, y las sinergías que tenemos con Bimbo Uruguay para justamente potenciar eso. La verdad que nos tiene tranquilos y lo que estamos buscando justamente es potenciar eso desde Uruguay al mundo.

—La Comisión de Promoción y Defensa de la Competencia puede autorizar la compra de Pagnifique por Bimbo sin más, puede autorizarla pero con ciertas condiciones o puede rechazarla. Suponiendo que la autoriza, ¿ustedes mantendrían todos los canales de negocio que tiene el Pagnifique, que por ejemplo tiene puntos de venta directos en algunos supermercados?

—Ya tenemos alguna idea de por donde puede venir eso, y es manejar ambas compañías como compañías independientes y obviamente en la medida que vamos logrando entender (el negocio de Pagnifique) justamente ser una gran compañía. Pero, nosotros hoy día lo que estamos buscando es primero seguir en la ruta de lo que significa Pagnifique, que es muy bueno, complementar los portafolios y justamente recorrer ese camino para hacerlo de la mejor manera posible.

—Suponiendo que la comisión autorice con condiciones o rechace la operación, ¿se vería afectada la visión de Uruguay como país para invertir?

—Nosotros siempre somos muy respetuosos de las reglas de juego en cada uno de los países en los que operamos y tenemos altas expectativas y tenemos la convicción de que realmente podemos hacer crecer el negocio de manera consistente. En el caso de que la comisión nos autorice con restricciones creo que es importante que nosotros entendamos cuáles son y de qué manera poder llevarlas adelante de la mejor manera. Y en el caso de que rechace la integración, nosotros estamos en Uruguay desde hace 17 años y la verdad que queremos seguir por muchos años más y tenemos un compromiso con el país así como lo tenemos en los 34 países en que operamos. Entonces, vamos a seguir hacia adelante en poder desarrollar nuestros portafolios, nuestras marcas, nuestros productos con los consumidores y cada mercado en el que estamos.

—Decía que quieren hacer crecer el negocio, ¿ese crecimiento sería interno, hacia la exportación o ambos?

—Lo que esperamos básicamente es que haya un potencial de exportación de los productos que tiene Pagnifique a nivel de congelados, a nivel de refrigerados, en algunos de los países de la región e incluso más allá de lo que es Latinoamérica, hacia otros mercados. Ese diría que es el inmediato. Y lo otro justamente es encontrar qué productos nosotros podemos complementar desde el punto de vista de distribución, desde el punto de vista de portafolios, marca, etcétera, y ese va a ser un proceso que vamos recorriendo en el camino. Hoy día es conocer el modelo y obviamente poder maximizar el potencial de lo que ellos ya tienen y con la expertise que tenemos a nivel de Grupo Bimbo, que justamente lo que nos llama es a poder colocar productos nutritivos y saludables en la mano de todos los consumidores. Esa es nuestra visión, nuestro llamado y es lo que estamos abocados en general.

"Combinación virtuosa"

“Parte del proceso va a ser entender muy bien todas las capacidades, aquello que hace muy bien hoy Pagnifique y aquello que podemos ir desarrollando de forma conjunta. Pagnifique tiene un modelo realmente muy relevante y muy interesante y tenemos que buscar la forma de poder hacer esa combinación virtuosa entre nuestras marcas y la red de distribución más allá de Uruguay, pero desde Uruguay”, dijo Venegas.

Uruguay caro y "no damos cifras"

—¿Qué participación de mercado tienen en lo que es pan envasado?

—Nosotros en general no entregamos cifras respecto a específicamente ciertos valores de mercado. Sí lo que te puedo decir, es que contamos con marcas que lo que buscamos justamente es poder entregarle distintas opciones a los consumidores. Desde un pan artesano, que es un producto de un perfil que te permite ser una ocasión de consumo muy especial, hasta un pan como Bimbo, que tiene una versión 0%-0%, más saludable, una versión rica y esponjosa, la de pan blanco, etcétera. Entonces, vamos buscando desarrollar las ocasiones de consumo y responder las necesidades del consumidor entregándole mucha innovación. Por ejemplo, el producto que se lanzó en Uruguay, el cruapan. Este pan —de envase naranja—, nació como una réplica de un producto que se lanzó en España y el segundo país de la región en lanzarlo fue Uruguay, con una velocidad de innovación, y que justamente apuntaba a poder capturar y obviamente desarrollar esa preferencia al consumidor con cosas que realmente le llaman la atención.

—Muchas veces se dice que Uruguay es un país caro, hay atraso cambiario y los costos son altos, eso implica que muchas veces ha pasado que algunas empresas se han retirado o han achicado su producción en Uruguay. En el caso de ustedes, ¿cómo lo ven?

—Si Bimbo considerara alguna de esas restricciones, probablemente no haría lo que está haciendo, que es justamente construir su inversión en el país y enfocarse en el largo plazo. La verdad que desde ese punto de vista, así como hay ciertas cosas que son específicas de Uruguay, otras de Chile, otras de la región, para nosotros es un ambiente de negocio que nos permite invertir, que nos permite desarrollar las categorías, los productos, lo que son muy buenos, y esperamos seguir haciéndolo en el futuro porque creemos en Uruguay como país y la cultura de negocios que habilita.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

Bimbopremium

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad