OBJETIVO

El club de países al que Uruguay se quiere sumar y la estrategia del MEF para lograrlo

La directora de Política Económica del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), Marcela Bensión busca posicionar al país como “punta” a nivel mundial.

La consultora CPA Ferrere organizó una conferencia para discutir las ventajas y retos de la inversión sostenible. Foto: CPA
La consultora CPA Ferrere organizó una conferencia para discutir las ventajas y retos de la inversión sostenible. Foto: CPA

La creciente concientización a nivel mundial de la importancia de los aspectos ambientales y sociales en las finanzas, han llevado a que el gobierno uruguayo establezca una hoja de ruta para poder formar parte del club de países cuyas políticas económicas incorporan los denominados factores ESG (factores ambientales, sociales e institucionales, por sus siglas en inglés).

Desde el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) el objetivo es claro: impulsar el avance de Uruguay hasta convertirlo en uno de los países líderes ante el “cambio de paradigma radical” que atraviesa el mundo en términos de inversiones sostenibles.

Así lo afirmó ayer la directora de Política Económica del MEF, Marcela Bensión -en el marco de una conferencia organizada por CPA Ferrere- en la que expuso la estrategia del gobierno y aseguró que “Uruguay no puede quedarse atrás” ante la nueva tendencia mundial sino que “tiene que ser punta”.

De acuerdo con Bensión, los factores ESG “están cobrando cada vez más relevancia” al punto de que “se están metiendo en el diseño de las políticas económicas”.

La directora del MEF señaló que al ingresar al gobierno vio “con cierta sorpresa” este cambio de paradigma y afirmó que ahora los temas vinculados con el medio ambiente, la gobernanza y lo social forman parte de la economía actual. “Los países vamos a tener que lograr un crecimiento económico que no solamente genere empleo sino también inversiones con efectos positivos, medibles y verificables en estos aspectos”, reflexionó.

Es por ello que desde el MEF y también desde el Banco Central (BCU) trabajan en diferentes líneas para poder alinear las políticas gubernamentales en materia de ESG.

“Estamos viendo una demanda muy fuerte por parte de los inversores que están pidiendo instrumentos financieros vinculados a estos objetivos. También las empresas y el sector privado reciben crecientemente estas demandas por parte del público para que las empresas muestren qué están haciendo en materia de factores ESG”, explicó Bensión.

Para la directora del MEF, el impulso creciente por incorporar aspectos medioambientales, sociales e institucionales en las inversiones, tiene que ver con el interés de las generaciones jóvenes que “piden un mundo en el cual a ellos les pueda ir bien pero haciendo el bien”.

El asesor ambiental del MEF, Marcelo Caffera explicó el doble rol del Ministerio en la política climática uruguaya. Foto: Estefanía Leal
Ministerio de Economía. Foto: Estefanía Leal

En la misma línea, el economista de CPA Ferrere, Alfonso Capurro manifestó que lo que está cambiando “en forma muy violenta” es que los temas relacionados a los factores ESG “se están metiendo en el mercado” por impulso del cambio de preferencias de los consumidores y las nuevas generaciones.

“Esas nuevas preocupaciones de los consumidores presionan a las empresas y a los gobiernos y es lo que está haciendo que estos temas se metan en la agenda, en el mercado y en la regulación”, indicó el economista.

De acuerdo con Capurro, este “cambio sísmico” que “se dio muy rápido en el último tiempo” plantea un desafío en términos económicos dado que los factores ambientales “ya desde hace 100 años” tienen “fallas de mercado” porque se “asignan mal” los recursos y afirmó que aún existen estos “problemas de externalidad”.

En ese sentido, manifestó que la historia ha demostrado que “cuando el mercado corrige” esos problemas ya sea en temas ambientales o en cualquier otro mercado, “las cosas funcionan mejor cuando esos problemas se internalicen en los precios”. Para poder corregir esas fallas, según Capurro son clave las acciones que tome el gobierno, tanto el MEF como el BCU en términos de regulación, premios, castigos, requerimiento de capital y distintas formas de hacer que los precios de las operaciones financieras empiecen a internalizar las buenas y malas prácticas de dicho mercado.

“Esa es la parte que está transcurriendo ahora y que estamos tratando de entender, cómo medimos el riesgo, el retorno y si bien esa preocupación la tiene el MEF también seguramente el mercado financiero tiene el mismo desafío. Es un camino nuevo que vamos a empezar a recorrer rápidamente ahora”, reflexionó Capurro.

Medidas.

La directora del MEF realizó un repaso por las principales acciones que el gobierno ha impulsado hasta el momento. Entre ellas destacó la incorporación del artículo 533 en la Ley del Presupuesto que estableció a nivel global el compromiso y la participación activa de los ministros de economía con la sostenibilidad y con la integración de los aspectos medioambientales en la planificación económica y financiera de los países.

“Cuando entran los ministros de economía a estos temas el partido cambia porque todos sabemos que al final del día se necesita el pulgar para arriba o para abajo de los recursos públicos para andar estas políticas”, afirmó Bensión.

Asimismo, la directora de Política Económica destacó la importancia de la participación de la ministra Azucena Arbeleche en la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP26) en Glasgow (Escocia).

Azucena Arbeleche, ministra de Economía y Finanzas. Foto: Leonardo Mainé.
Azucena Arbeleche, ministra de Economía y Finanzas. Foto: Leonardo Mainé.

“Uruguay tuvo ahí un papel bien destacado porque comenzamos a aterrizar estos conceptos que a veces pueden sonar bastante etéreos” pero que con el ingreso de los ministros de economía y finanzas al tema se logra “ponerle número” a esas políticas. “Lo que preguntamos (desde los ministerios de economía) es cuánto va a costar y qué beneficios van a generar estas políticas en materia de crecimiento y empleo”, señaló.

En esta línea, Bensión destacó que sumado al hecho de que la delegación uruguaya en la COP26 llevó “propuestas bien aterrizadas y concretas”, el país “también tiene una buena imagen a nivel global” por el proceso de descarbonización de la economía y desarrollo de energías renovables que “ha hecho avanzar al país notoriamente”.

También fueron destacadas por Bensión otras medidas implementadas por el gobierno como el avance en el desarrollo de nuevas energías limpias (hidrógeno verde), el impuesto al carbono a los combustibles fósiles, la creación de la unidad de género dentro del MEF, la asignación de US$ 50 millones anuales en temas de primera infancia, el avance para poder emitir un bono verde (con costos asociados al cumplimiento de objetivos medioambientales), así como el “diseño potencial de préstamos” asociados a los objetivos medioambientales del país. Según Bensión, “una de las prédicas de Uruguay en la COP26” fue la propuesta de que si los objetivos ambientales establecidos en las emisiones no se cumplen, haya que pagar más intereses y a la inversa que se premie con menor tasa de interés si se logran cumplir.

“Uruguay quiere estar en el grupo de países que colaboran porque entendemos que si bien estas políticas de ESG tienen costos, al final del día los beneficios van a ser mucho mayores”, concluyó la directora del MEF.

Un “apetito” creciente

El abogado de Milbank, especialista en términos de inversiones sostenibles, Javier El-Hage manifestó ayer en la conferencia de CPA Ferrere, que la incorporación de los factores ESG en el mercado de capitales a nivel global está en creciente aumento. En este sentido, indicó que los grandes fondos que manejan activos a nivel mundial han duplicado los títulos de los valores y otros activos con componentes ESG, al pasar de US$ 20 millones de millones a casi US$ 40 millones de millones en el período comprendido entre 2016 a 2021. Asimismo, dijo que se estima que ese “apetito” de los grandes fondos por activos con componentes ESG siga creciendo y se espera que a 2025 un tercio del total de los activos y títulos manejados por esas instituciones tengan un componente de factores ESG.

La visión de los especialistas.

directora política económica mef
Marcela Bensión
Marcela Bensión
“Creemos que estamos andando un camino interesante en el que hay costos pero va a haber beneficios y esperamos que esos beneficios sean los mas tangibles posibles para nuestra sociedad. Tenemos la mira puesta en el futuro, Uruguay tiene un rumbo claro que excede al actual gobierno”.
economista de cpa ferrere
Alfonso Capurro
Alfonso Capurro
“La definición de finanzas sostenibles es bastante intuitiva, lo más difícil es cómo bajarla, implementarla y los desafíos que implica incorporar los principios ESG en las finanzas. El punto es cómo todo eso se plasma en instrumentos, en el mercado de precios y en la regulación”.
abogado de milbank
Javier El-Hage
Javier El-Hage
“El problema está a la hora de definir qué cosas son altamente rankeadas desde el punto de vista de los ESG. Todavía hay muchas imperfecciones de parte de las agencias que se han especializado en medir estos aspectos. Ese es uno de los principales retos. Medirlos con particularidad es lo dificil”.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados