FINANZAS SOSTENIBLES

La apuesta del gobierno para el desarrollo, en un ámbito donde Uruguay destaca

Según afirmó la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, “hay margen para innovar en el campo de las finanzas sostenibles soberanas” y afirmó que el país está comprometido.

Azucena Arbeleche, ministra de Economía, en entrevista con El País. Foto: Francisco Flores
Azucena Arbeleche, ministra de Economía, en entrevista con El País. Foto: Francisco Flores

El gobierno uruguayo trabaja en diferentes políticas que le permitan al país retomar el crecimiento económico tras el impacto sufrido por la pandemia del COVID-19. El foco principal está puesto en la generación de empleo, en la captación de inversiones con impacto socio ambiental positivo y en alcanzar una política financiera que sea sustentable de manera que contribuya al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) propuestos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En el marco del taller virtual sobre Finanzas e Inversiones Sustentables organizado ayer por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, manifestó que los criterios de desarrollo sostenible “tienen una importancia creciente” en las decisiones de inversión de la comunidad a nivel global, por lo que el gobierno “está comprometido a integrar esos financiamientos con los objetivos ambientales de prevención del cambio climático”.

En este sentido, la jerarca del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) señaló que dado que “la ambición y el cumplimiento de las políticas ambientales” tienen cada vez más incidencia en el acceso y los costos de financiamiento de la deuda soberana, el gobierno trabaja “activamente” en diseñar un bono soberano que esté vinculado a los indicadores ambientales y que contemple los compromisos de cambio climático que el país asumió en el Acuerdo de París.

Según explicó Arbeleche, la emisión de un bono sostenible “requiere de un esfuerzo país” y de un trabajo “multidisciplinario, interministerial y de largo aliento”, a diferencia de los bonos soberanos globales en los que el MEF es el único responsable de su diseño, ejecución y monitoreo.

“Creemos que hay margen para innovar en el campo de las finanzas sostenibles soberanas y estamos comprometidos a avanzar en esta dirección”, afirmó la ministra.

En 2015 la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre desarrollo sostenible en la que estableció 17 objetivos entre los que se destacan el combate al cambio climático, la defensa del medio ambiente, la eliminación de la pobreza, entre otros. Al igual que con el Acuerdo de París, Uruguay se comprometió a cumplir con esa agenda mundial, lo que según Arbeleche implicará “grandes esfuerzos del gobierno y también del sector financiero y el sector empresarial privado en su conjunto”.

De acuerdo con la ministra, para poder cumplir con los ODS “es necesario movilizar recursos financieros públicos y privados, hacia inversiones que permitan transitar hacia una economía justa e inclusiva, baja en emisiones de gases de efecto invernadero y resiliente a los efectos del cambio climático”.

Para poder enfrentar ese desafío, según Arbeleche es clave contar con un ecosistema financiero que pueda “atraer y canalizar cursos inteligentes de capital local e internacional” que no solo apoyen la innovación, sino también la reconversión de sectores y actividades económicas que sean compatibles con el desarrollo sostenible en el mundo pospandemia.

En ese sentido, Arbeleche anunció que el MEF y el Banco Central (BCU) recibieron el apoyo del BID y el sistema de las Naciones Unidas para convocar a las diferentes entidades del sector financiero y del mercado de valores de Uruguay para conformar “de forma voluntaria” un espacio de diálogo en el que se definirán e implementarán las principales políticas de la agenda de finanzas sostenibles del país.

“Conseguir las transformaciones necesarias para alcanzar un desarrollo sostenible requerirá de la participación decidida del sistema financiero, que incorpore más activamente los criterios de sostenibilidad en las decisiones de crédito e inversión, apoyando modelos de negocios, modelos financieros viables y escalables, con impacto social y ambiental”, detalló Arbeleche.

En relación a la creación de dicha mesa de coordinación, el presidente del BCU, Diego Labat dijo que es “un hito” y que en los últimos días el regulador se ha comunicado con las principales asociaciones del sistema financiero “para que se comprometan a acompañarnos en este emprendimiento”. Labat afirmó que en las próximas semanas se firmará un compromiso entre las diferentes organizaciones para desarrollar una agenda sustentable del sistema financiero.

Diego Labat, presidente del BCU. Foto: Fernando Ponzetto
Diego Labat, presidente del BCU. Foto: Fernando Ponzetto

Sobre la mesa de coordinación, el presidente del BCU manifestó que ese será “el espacio permanente de diálogo y coordinación para que las entidades públicas y privadas del sector financiero y del mercado de capitales definan la agenda y “formulen y ejecuten la hoja de ruta que permitirá tener un sistema financiero capaz de acompañar la transición hacia una economía justa, baja en carbono y resiliente al clima”.

De acuerdo con Labat, el BCU “tiene que empezar a tomar un liderazgo dentro del sistema” financiero para promover las finanzas sustentables y pensar en el crecimiento del país a largo plazo.

El “cambio de paradigma” de las finanzas globales
El asesor ambiental del MEF, Marcelo Caffera explicó el doble rol del Ministerio en la política climática uruguaya. Foto: Estefanía Leal

Para el director de la Unidad de Gestión de Deuda (UGD), Herman Kamil, la concientización en temas de sostenibilidad ambiental y social “está derivando en un cambio en el paradigma de las finanzas a nivel global”. Según explicó en la conferencia, los inversores a nivel global enfatizan e integran cada vez más los factores de sostenibilidad e impacto en sus evaluaciones de riesgo crediticio y en las estrategias de inversión en bonos y acciones de empresas y gobiernos.

Asimismo, señaló que organismos multilaterales e instituciones financieras también “incorporan estándares de inversión responsable y sostenible a sus decisiones de crédito y programa de desembolso de préstamos”. En este sentido, Kamil mostró que los activos de fondos de inversión internacionales que siguen los Principios de Inversión Responsable “han venido en sostenido aumento”, y eso se ha traducido en un fuerte crecimiento en las emisiones de bonos temáticos de los países.

Sobre este punto, manifestó que Uruguay “destaca dentro del grupo de países emergentes con mejores resultados” en indicadores ambientales, sociales y de gobernanza (ESG, por sus siglas en inglés) y afirmó que de concretarse la emisión del bono sostenible uruguayo, habría múltiples beneficios: mejora en las condiciones de financiamiento soberano; beneficios reputacionales y atracción de otras alternativas de financiamiento, entre otros.

Senda sostenible

La ministra de Economía destacó los “grandes avances” del país en términos de energías renovables. Celebró que se logró “la descarbonización casi completa de la generación eléctrica”, aunque advirtió que aún hay “un nivel de CO2 asociado al transporte y a la movilidad” cuyo desafío es ubicarlo “en una senda sostenible a nivel ambiental”.

Integración del BCU con centrales
El BCU busca tener mejores datos sobre el sector financiero no bancarios (aseguradoras, AFAP, administradoras de crédito). Foto: Archivo El País

El presidente del BCU y la ministra de Economía manifestaron que el Central se integró a una red compuesta por otros bancos centrales del mundo con el objetivo de “enverdecer” el sistema financiero internacional. La adhesión a la Network for Greening the Financial System (NGFS) tiene como objetivo asegurar criterios de sustentabilidad en la gestión de las reservas de los bancos centrales. Según explicó Labat, la red tiene “objetivos ambiciosos” para recorrer el camino de las finanzas sostenibles. En tanto, Arbeleche señaló que la adhesión del BCU a la red “apunta a mejorar el papel del sistema financiero para gestionar los riesgos y movilizar capital para inversiones verdes bajas en carbono”.

El papel del sector privado

El director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Isaac Alfie indicó que trabajar en el financiamiento es un “aspecto crucial”. De acuerdo con Alfie, los países con altos niveles de deuda y déficits fiscales “necesitan el involucramiento del sector privado” y afirmó que esa participación precisa finanzas sostenibles. En ese sentido, el director afirmó que el gobierno “debe tratar de encauzar ese canal de inversiones en materia de sostenibilidad ambiental, energética y de alimentación”. Por otra parte, Alfie dijo que Uruguay está bien posicionado para poder “ser un centro de captación de inversiones” y se lo adjudicó a una base de políticas que “ha sucedido a diferentes gobiernos de todos los signos” en los últimos 50 años.

Uruguay: “Bastión de estabilidad”.

En relación a los factores que hacen que Uruguay sea un “destino atractivo” para la captación de inversión extranjera, Arbeleche mencionó que el país “sigue siendo un bastión de estabilidad institucional y política en la región” y destacó la fortaleza de la democracia del país.

“En Uruguay se puede proyectar a largo plazo, basado en que somos un país con una identidad de seriedad, previsibilidad, estabilidad, y con un bajo nivel de corrupción. Y estas no son solamente nuestras palabras, sino que hay un hecho objetivo: hoy Uruguay tiene la menor prima de riesgo soberano de toda Latinoamérica, menor aún que la de aquellos países con mejor calificación crediticia”, destacó la jerarca.

Trabajo interministerial

herman kamil | director unidad gestión deuda mef
Herman Kamil es el director de la Unidad de Gestión de Deuda del MEF. Foto: Archivo El País
Se abre un espacio
“Uruguay es ejemplo de responsabilidad ambiental en un mundo en el que es cada vez más importante (...) En la medida en que inversores prestan más atención a factores ESG, el tamaño deja de ser importante y eso abre un espacio para países como el nuestro”.
diego labat | presidente del banco central
Diego Labat, presidente del BCU
Hub de servicios
“Tenemos el deber de consolidar a Uruguay como hub de servicios financieros en mercados amplios y nichos. Uruguay tiene todo para hacerlo, hay que hacer los deberes para que el sistema sólido, innovador y accesible mire hacia afuera, al mundo”.
omar paganini | ministro de industria
Omar Paganini, ministro de Industrias, en conferencia de prensa. Foto: Gerardo Pérez (Archivo)
Dos temas clave
“En el mundo pospandemia existen grandes oportunidades para países como el nuestro. Sostenibilidad y digitalización son dos temas dominantes. Las líneas que el MIEM prioriza están alineadas con finanzas sostenibles, el país quiere aprovechar a captar esas inversiones”.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados