Publicidad

Bancos privados dicen que pagan salarios de $ 300.000 al mes por tareas rutinarias y se calienta interna con AEBU

La situación crítica enfrenta a los bancos privados y a AEBU que ayer hizo paro; en poco más tres meses vence el plazo para presentar un proyecto de ley de reforma.

Compartir esta noticia
Caja Bancaria
Caja Bancaria
Foto: Archivo El País

Redacción El País
El tiempo se reduce y a poco más de tres meses para que venza el plazo para presentar un proyecto de ley de reforma de la Caja Bancaria, la pelea declarada entre el sindicato financiero AEBU y la Asociación de Bancos Privados (ABPU) crece.

Ambos integran una mesa de trabajo (junto a los bancos públicos, los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, y Economía y Finanzas, y la Oficina de Planeamiento y Presupuesto) para alcanzar un proyecto de ley de consenso que resuelva la crítica situación de Caja Bancaria.

La institución debió recurrir al adelanto de aportes de bancos públicos, Bandes Uruguay y Banco Nación, más algunas empresas financieras y de seguros, para hacer frente al pago de pasividades en fecha, debido a que sus reservas estaban a punto de agotarse.

Pero, mientras principalmente AEBU y ABPU no terminan de ponerse de acuerdo en varios componentes de esa reforma, ambos dan la pelea ante la opinión pública. Ahora, el terreno elegido son los salarios de los principales ejecutivos de bancos privados (del lado de AEBU) y los sueldos de trabajadores bancarios que hacen tareas rutinarias (del lado de ABPU).

El pasado jueves, el secretario general de AEBU, Fernando Gambera dijo al semanario Búsqueda que la ABPU quiere instalar “una imagen de privilegio” de los empleados bancarios, pero eso contrasta con los salarios de los 10 principales ejecutivos del sistema que en un año “se llevaron” más de US$ 10 millones entre salarios y partidas complementarias. Solo uno de ellos, ganó $ 52 millones en un año, indicó Gambera basado en los balances de los bancos y en la información pública de la Caja Bancaria.

“Desde ese lugar hablan de la rigidez de los empleados: desde la comodidad de semejante privilegio”, cuestionó el dirigente de AEBU.

Consultada por El País respecto a esta crítica, la directora ejecutiva de la Asociación de Bancos Privados, Bárbara Mainzer señaló que no conoce sobre las compensaciones de los gerentes generales.

No obstante, puntualizó que “no hay forma que esa información puede obtenerse de información pública, ni es información a la que se tenga acceso a través de la planilla de sueldos y compensaciones. Quien la manejó tendrá que hacerse cargo de la veracidad de la misma”.

Agregó que “las compensaciones de los gerentes generales son remuneraciones de mercado, a las que corresponden responsabilidades y riesgos. No son caras las remuneraciones elevadas, son caras las que están desacopladas de la productividad y el rendimiento”.

Además se preguntó “cuál es la relevancia de esta información” a los efectos de lo que se discute. “Lo que hace al desfinanciamiento de la Caja Bancaria son los sueldos desacoplados de la productividad, que atentan contra la creación de empleo. Y podría compartir muchas cifras y datos más que hacen a la cuestión de por qué está desfinanciada la Caja Bancaria, pero no quiero rebajar la discusión”, afirmó.

Salarios por rutina

Mainzer remarcó que el salario mínimo que cobra hoy un trabajador bancario por categoría es de $ 90.131 nominales por mes por el equivalente a ocho horas diarias de trabajo. Cabe acotar que los bancarios trabajan seis horas y media por lo cual el salario mensual es menor, pero Mainzer indicó que es a efectos de poder compararlo con cualquier trabajador que desempeña ocho horas diarias.

A ese salario mínimo, se suman: tickets alimentación por unos $ 10.000, una partida familiar que si es una persona sola son $ 2.000, pero sube según el núcleo y compensaciones de salud (tickets, órdenes) que varían dependiendo de cada banco, explicó Mainzer.

Si bien hay dos categorías que son “auxiliar de ingreso” y “auxiliar junior” por la que hasta por dos años cobran menos, que esos $ 90.131, Mainzer señaló que en algunos “no hay” funcionarios en esas categorías y en otros son “pocos en relación a la plantilla” que tienen.

Pero, el mayor cuestionamiento que tienen los bancos privados es a lo que denominan salarios “altos” de personal de operaciones que cumplen tareas “rutinarias”.

Mainzer indicó que en todos los bancos hay personal de operaciones, con tareas “rutinarias” como ser “escaneando, controlando datos, viendo números y digitándolos, enviando documentación de un lado a otro” que cobran salarios nominales (por la escala que tienen) más compensaciones por un total de $ 300.000 por mes.

Eso se debe, entre otros aspectos a la prima por antigüedad, que por el paso del tiempo incrementa el salario del trabajador bancario.

“Es un incentivo muy nocivo. Si yo gano más por el solo paso del tiempo, me esfuerce o no, ¿cuál es el incentivo a esforzarme y agregar valor?”, criticó Mainzer.

La directora ejecutiva de ABPU señaló que “además, esto impide compensar como se merecen a los que más se esfuerzan, lo que deriva en frustraciones y en que en ocasiones sea difícil retener talento”.

“La rigidez laboral y los costos elevados y desacoplados del rendimiento desestimulan muy fuertemente la contratación en el sector bancario, y a la vez desmotivan a quienes esperan recompensas proporcionales a su esfuerzo”, añadió.

Mainzer ejemplificó además que hay cajeros en los bancos que cobran entre salario y quebranto de caja unos $ 300.000 nominales al mes procesando entre 70 y 100 transacciones al día, mientras un cajero de supermercado cobra $ 32.000 haciendo 480 transacciones al día. Si bien son distintas responsabilidades, para Mainzer llama la atención que sea tanta la diferencia salarial teniendo en cuenta la productividad de cada uno.

Además, la ABPU estimó de acuerdo a la masa salarial (dejando afuera los salarios de gerentes generales) y la cantidad de empleados que tienen, que a los bancos privados cada emplea-do en promedio les cuesta US$ 13.300 al mes. Eso incluye horas extras y aportes, que los patronales para los bancos ascienden al 25,25% del salario.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad