IMPACTO MUNDIAL

Variante Delta pone en riesgo retorno de la normalidad y causa golpes económicos

La principal amenaza es la rápida propagación de la variante Delta, que provoca un retorno a las restricciones en numerosos lugares.

Una mujer recibe una dosis contra el COVID-19 en un vacunatorio en Perú. Foto: EFE
Una mujer recibe una dosis contra el COVID-19 en un vacunatorio en Perú. Foto: EFE

La Unión Europea (UE) alcanzó ayer sábado su objetivo de distribuir suficientes dosis para vacunar a un 70% de la población adulta contra el COVID-19, cuya variante Delta pone en riesgo el retorno a la normalidad y genera preocupación sobre las perspectivas de la economía mundial.

La variante Delta, identificada inicialmente en la India, es un 60% más contagiosa que la Alfa, la versión del virus que arrasó en Gran Bretaña y en gran parte de la UE a comienzos de este año, y quizás el doble de contagiosa que el coronavirus original. Estados Unidos registra un sostenido crecimiento de casos desde hace tres semanas y de acuerdo con lo que indicó el asesor del gobierno y experto en epdiomiología, Anthony Fauci, desplaza a las otras variantes del virus con rapidez.

Hasta “este fin de semana, hemos entregado suficientes vacunas a los Estados miembros para vacunar completamente a al menos un 70% de la población adulta”, celebró la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

A través del mecanismo comunitario de compra de vacunas, gestionado por la Comisión Europea, la UE distribuyó 500 millones de dosis de vacunas anticovid, suficientes para vacunar completamente a un 70% de los 336 millones de personas que componen la población adulta del bloque comunitario. Ahora, es responsabilidad de los 27 gobiernos de los Estados miembros administrar estas vacunas a su población, dijo la jefa del ejecutivo comunitario, que advirtió que “el COVID-19 no ha sido derrotado”.

Restricciones.

La principal amenaza es la rápida propagación de la variante Delta, que provoca un retorno a las restricciones en numerosos lugares.

Ante el aumento “exponencial” de casos de COVID-19 durante varios días, sobre todo entre los jóvenes, la región de Cataluña, en el noreste de España, reimpone restricciones.

Como consecuencia, las discotecas y otros lugares de ocio nocturno permanecerán cerrados y habrá que presentar una prueba de antígeno o PCR negativas, o estar vacunados, para participar en actos al aire libre de más de 500 personas.

Holanda también restableció desde ayer sábado las restricciones después de que los contagios diarios se multiplicaran por siete en una semana, para alcanzar los 7.000 nuevos casos el viernes.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ordenó que las discotecas y restaurantes cierren a medianoche.

Test coronavirus. Foto: Pixabay.
Científica trabaja con muestras de COVID-19. Foto: Pixabay.

Por el contrario, los franceses volvieron el viernes a las pistas de baile por un tiempo indefinido, por primera vez desde marzo de 2020, aunque antes de entrar debían presentar un pasaporte sanitario.

“Se está bien. Bailamos, somos libres, por fin libres”, decía Gérard en la discoteca Mistral, un local emblemático de Aix-en-Provence (sureste).

Queda por ver si esta reapertura resistirá los embates de la variante Delta, camino de ser mayoritaria en Francia y en el resto del mundo.

Esta nueva cepa también provoca brotes epidémicos en Asia y África, el continente donde la vacunación se registra los porcentajes más bajos.

Según la Organización Mundial de la Salud, “el mundo se encuentra en un punto peligroso en esta pandemia”.

Rusia marcó por quinta vez desde comienzos de mes un máximo histórico de decesos diarios, alcanzando este sábado los 752 en las últimas 24 horas.

Corea del Sur, puesta como ejemplo de gestión sanitaria, batió por tercer día consecutivo su récord de contagios diarios (1.378 casos) y prepara duras restricciones para su capital Seúl.

En América Latina, Argentina prolongó el viernes las restricciones sanitarias hasta el 6 de agosto. Mantiene el cierre de las fronteras pero aumenta el número de argentinos y residentes autorizados a entrar en el país.

En el arranque de la nueva fase de medidas y tras superar los 98.000 muertos desde que se detectó el primer caso el 3 de marzo de 2020, el gobierno que preside Alberto Fernández informó 11.561 nuevos contagios de COVID-19, lo que elevó el recuento nacional a 4.639.098. De ese número, ya superaron la enfermedad 4.264.937 personas y son casos activos 275.660.

En los últimos siete días se registraron 112.625 casos, lo que da un promedio diario de 16.089. El promedio de la semana anterior había sido de 19.047. Se registró una baja cercana al 15,6%. De esta forma, por séptima semana consecutiva, cae el promedio de casos.

Los centros de salud de las 23 provincias y la ciudad de Buenos Aires ingresaron al Sistema Nacional de Vigilancia en Salud (SNVS) 354 muertos, para llevar la cifra de fallecidos a 98.501. En los últimos siete días se reportaron 2.908 muertos, lo que da un promedio diario de 415, una baja cercana al 9,8% con respecto a la semana anterior, cuando fue de 460.

Irán destaca la vacuna cubana

El director del Instituto Pasteur de Irán, Alireza Biglarí, informó ayer sábado de que la vacuna cubana Soberana 02, en la que Irán ha cooperado en los ensayos clínicos, tiene una eficacia del 100% contra los peores casos de COVID-19.

“La eficacia de 2 dosis de la vacuna Soberana 02 y la dosis de refuerzo, Soberana Plus, en la tercera fase del ensayo clínico cubano fue del 91,2%, con una operatividad del 100% en casos graves y muertes”, dijo Biglarí a agencia de noticias IRNA.

Irán está en la quinta oleada del COVID-19 y gran parte del país está afectada por la variante Delta. El viceministro de Salud para Asuntos de Higiene, Alí Reza Raisí, criticó la disminución del cumplimiento de los protocolos por parte de la población y advirtió de que “si el cumplimiento que es del 66% no llega al 85%, las medidas para combatir el virus no serán eficaces”.

Brasil registra menos infectados y fallecimientos
Vacunación contra el coronavirus en Brasil. Foto: Reuters

Brasil, el tercer país más castigado por la pandemia en el mundo, solo superado por Estados Unidos y la India, registró en las últimas 24 horas 1.205 nuevas muertes por COVID-19, con lo que el total de víctimas subió a 532.893, aunque la media en fallecimientos cayó ayer sábado a su menor nivel en poco más de cuatro meses.

Según los datos divulgados por el Ministerio de Salud, el promedio de muertes en los últimos siete días cayó hasta 1.329 diarias el sábado, su menor nivel desde el 2 de marzo, cuando la media era de 1.262 fallecimientos por día. El promedio de muertes viene cayendo gradualmente desde el 12 de abril, cuando, en el pico de la segunda ola de la pandemia, Brasil contabilizaba una media de 3.124 fallecimientos por día por covid.

De acuerdo con el boletín del Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas también se registraron 48.504 nuevos contagios en el país, con lo que el total de casos subió a 19.069.003 desde el comienzo de la pandemia. El promedio de contagios en los últimos siete días se ubicó este sábado en 46.711 diarios, su menor nivel en casi cinco meses, desde el 19 de abril.

La caída tanto del número de muertes como de contagios es atribuida al avance de la campaña de vacunación en Brasil, que se ha acelerado en las últimas semanas pese a haber comenzado tardía y lentamente.

Según los datos del Ministerio de Salud, Brasil ha aplicado hasta ahora 112,8 millones de vacunas contra el COVID-19. De los inmunizados, 82,9 millones de brasileños ya recibieron al menos la primera dosis de la vacuna y otros 29,9 millones las dos dosis estipuladas o la vacuna de dosis única.

Ello significa que al menos el 39,1 % de los brasileños ya recibió la primera dosis y el 14,1 % el ciclo completo de inmunización.

Entre los 160 millones de mayores de 18 años, el 51,8% ya recibió al menos una dosis y el 18,7% las dos dosis o la vacuna de dosis única. (Con información de EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados