UN TRIUNFO PARA EL PRESIDENTE

Trump festejó conclusiones de la trama rusa: “Exoneración total”

Informe del fiscal especial Mueller descarta una conspiración contra Hillary Clinton.

Las conclusiones del fiscal Mueller sobre la llamada “trama rusa” le dan la razón a Trump: no hubo conspiración para ganar la elección. Foto: Reuters.
Las conclusiones del fiscal Mueller sobre la llamada “trama rusa” le dan la razón a Trump: no hubo conspiración para ganar la elección. Foto: Reuters.

Donald Trump está exultante. Y no es para menos. El informe del fiscal especial Robert Mueller, que por dos años investigó los supuestos vínculos de los servicios rusos con el comando de campaña de Trump para derrotar a la demócrata Hillay Clinton en las elecciones de 2016, concluyó que no hay pruebas de conspiración alguna que incrimine al presidente.

“La investigación del fiscal especial no encontró que la campaña de Trump ni ninguna de las personas relacionadas con ella conspiraron o coordinaron con Rusia sus esfuerzos por influir en las elecciones de 2016”, informó ayer domingo el fiscal general William Barr, en una carta a los comités judiciales de la Cámara de Representantes y del Senado.

La reacción de Trump reflejó su estado de excitación. “No colusión, ni obstrucción, EXONERACIÓN total”, tuiteó el presidente, que desde el primer momento denunció que la investigación de Mueller era una “caza de brujas” orquestada por los demócratas.

“Es una vergüenza que nuestro país haya tenido que pasar por esto. Para ser honesto, es una vergüenza que su presidente haya tenido que pasar por todo esto”, reaccionó ante periodistas en Florida, antes de abordar su avión para volver a la Casa Blanca. “Fue un intento ilegal de derrocamiento que falló”, agregó Trump.

La publicación del informe de Mueller pone fin a las especulaciones surgidas después de que el fiscal especial entregara sus conclusiones al Departamento de Justicia el pasado viernes.

De todos modos, los demócratas, pero también algunos republicanos, han pedido la difusión íntegra del informe.

El fiscal general Barr, nombrado por Trump en diciembre pasado tras despedir a Jeff Sessions luego de haberlo criticado repetidamente por su manejo de esta investigación, no se había comprometido en ningún momento a divulgar el informe una vez hubiera llegado a sus manos.

A raíz de esta investigación, se ha imputado a 34 personas, incluidos seis exasesores de Trump -Paul Manafort, Rick Gates, George Papadopoulos, Michael Cohen, Michael Flynn y Roger Stone- y 26 rusos que probablemente no serán juzgados porque Estados Unidos no tiene tratado de extradición con Rusia.

El informe de Mueller no incluye nuevos cargos ni imputaciones bajo secreto de sumario, lo que descarta la posibilidad de que Trump pueda quedar sujeto a una acusación que se haga pública una vez que abandone la Presidencia.

En otro de los temas centrales de la investigación, sobre si hubo obstrucción a la justicia de parte de Trump, Mueller no llegó a una conclusión definitiva. “Este informe no concluye que el presidente haya cometido un crimen, pero tampoco lo exonera”, explicó Barr sobre este aspecto, citando el documento de Mueller.

De este modo, el documento deja “sin resolver si las acciones y la intención del presidente podrían verse como una obstrucción” a la justicia, según Barr. De todos modos, el fiscal general argumentó que él y su adjunto, Rod Rosenstein, concluyeron que la evidencia que Mueller había reunido “no es suficiente para establecer que el presidente cometió una ofensa de obstrucción de la justicia”.

“Porque es Trump”

El discreto y metódico Mueller entregó el viernes sus conclusiones tras una investigación de 675 días que ha tenido en suspenso a Estados Unidos, un caso que algunos no han dudado en comparar con el de Watergate, que llevó a Richard Nixon a la renuncia en agosto de 1974.

Mueller asistió en la mañana de ayer domingo a la iglesia episcopal Saint Johns, justo frente a la Casa Blanca. Sonrió brevemente a los fotógrafos y se retiró sin pronunciar palabra.

La investigación hizo caer al exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, y a su exabogado personal Michael Cohen, condenados a penas de cárcel por malversaciones y mentir a la justicia.

“Hasta ahora, el informe de Mueller era la referencia absoluta. Iba a ser la salvación de los demócratas y la destrucción del presidente Trump”, ironizó el senador republicano por Texas Ted Cruz, que se convirtió en un férreo defensor del mandatario. “Hoy ya se ve a los demócratas cambiar de discurso y decir que ‘hay que hacer nuevas investigaciones’”, dijo en CNN.

“Las pruebas no les interesan. Lo que dicen es que van a destituir al presidente porque es Donald Trump...”.

La trama rusa y las conclusiones de Robert Mueller

El fiscal especial para la llamada trama rusa, Robert Mueller, no halló que el presidente Donald Trump conspirara con Rusia para perjudicar a su rival demócrata, Hillary Clinton, en las elecciones de 2016, según el resumen enviado al Congreso.

1) La filtración de los mail: En julio de 2016 el FBI comienza una investigación sobre la interferencia rusa en la campaña electoral, después de que WikiLeaks publicó 20.000 correos de la Comisión Nacional demócrata. Durante la campaña, Trump pidió a Rusia que encuentre los 30.000 correos "perdidos" de su opositora Hillary Clinton.

2) La denuncia a Putin: El 6 de enero de 2017 funcionarios de inteligencia acusaron a Vladimir Putin de haber dirigido un plan para socavar la campaña de Clinton por medio de pirateo informático y manipulación mediática. Trump negó haber sido ayudado por Rusia, denunciando la colusión como "fake news" y que había una "caza de brujas".

3) Mueller a escena: Robert Mueller es nombrado fiscal especial el 17 de mayo de 2017 con la misión de investigar la trama rusa, llevando a Trump a quejarse de una "caza de brujas". El 7 de julio, en la reunión del G20 en Hamburgo, Trump tuvo una reunión secreta con Putin, aumentando las sospechas en su contra. El diario The New York Times revela una reunión en junio de 2016 en la Torre Trump entre asesores de Trump y rusos.

4) Mentiras al Congreso: En noviembre de 2018, el exabogado de Trump, Michael Cohen admitió haberle mentido al Congreso sobre la construcción de una Torre Trump en Moscú. En diciembre fue sentenciado a tres años de cárcel. En enero de 2019 el operador Roger Stone fue arrestado por mentir sobre sus intercambios con WikiLeaks en 2016.

5) Fin del proceso: No hay lugar para recomendar nuevas inculpaciones, más allá de las 34 personas ya acusadas, entre ellas seis allegados al presidente Trump que fueron condenados. “El informe no recomienda ningún otro procesamiento ni el fiscal especial ha obtenido nuevas imputaciones ‘selladas’ que aún queden por hacerse públicas”, asegura el fiscal general Barr respecto a la posibilidad de que Trump sea objeto de acusaciones una vez que abandone la Presidencia.

6) Conclusión principal: “La investigación no estableció que los miembros de la campaña de Trump conspiraron o coordinaron con el gobierno ruso en sus actividades de interferencia electoral", informó el fiscal general William Barr. Tampoco se probó que el presidente cometió un delito de obstrucción de la justicia, aunque , “tampoco lo exonera".

7) Injerencia rusa: Los rusos llevaron a cabo acciones con el fin de influenciar el resultado de las presidenciales de 2016. Lo hicieron gracias a una campaña en las redes sociales que apuntó a desinformar y dividir a los electores, y luego pirateando computadoras del Partido Demócrata y del equipo de campaña de Hillary Clinton.

8) El equipo del fiscal: Mueller trabajó con un equipo de 19 juristas y alrededor de 40 agentes federales y diversos expertos del FBI. En 22 meses, emitió más de 2.800 asignaciones judiciales, cerca de 500 órdenes de allanamiento, más de 230 mandatos de incautación de documentos. Su equipo interrogó a unos 500 testigos.

perfil de robert mueller

El fiscal que enojó a Trump

Durante dos años, el nombre de Robert Mueller retumbó fuerte en Washington. Su misión fue investigar para el gobierno los presuntos nexos entre la campaña de Donald Trump y Rusia, un encargo que acaba de cumplir con un informe que seguro desatará otra tormenta política. Mueller entregó el resultado de su investigación el viernes, 22 meses después de que le contratase el Departamento de Justicia para sustituir al hasta entonces encargado de la llamada "trama rusa", el exdirector del FBI James Comey.

Nacido hace 74 años y con una trayectoria impecable, Mueller llegó al Departamento de Justicia como una figura de consenso entre republicanos y demócratas para ponerse al frente de esta delicada investigación, con la que algunos ya fantaseaban con un impeachment (juicio político) a Trump.

Su extenso currículum incluye 12 años dirigiendo el FBI, cargo para el que le nombró George W. Bush una semana antes de los atentado del 11 de septiembre de 2001. Mueller recibe el crédito de haber salvado al FBI cuando muchos abogaban entonces por crear un nuevo organismo.

Su indiscutible reputación, no obstante, no fue suficiente para que Trump le aceptase de buena gana.

La contratación de Mueller generó la primera crisis de gobierno de alto nivel tras la llegada de Trump al poder. El presidente responsabilizó a su entonces fiscal general, Jeff Sessions, de permitir una investigación que consideró siempre "ilegal" y una "caza de brujas".

Mueller, sin embargo, ha adoptado un discreto perfil, eludiendo las cámaras que le perseguían a medida que iba interrogando a sospechosos e imputando cargos contra algunos de los mayores colaboradores del presidente, que se sentía cercado.

Trump llegó a decir que Mueller y sus fiscales se habían "vuelto locos".

Mueller, sin embargo, concluyó el trabajo más importante dándole a Trump un auténtico alivio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)