ESTRATEGIA COMERCIAL

Trump amenaza dejar la OMC: “Nos han engañado por años”

Esta no es la primera vez que Trump amenaza con abandonar la organización internacional que consideró, durante su campaña electoral, “obsoleta”.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters
Para el presidente Trump, la OMC es una organización “obsoleta”. Foto: Reuters

El presidente Donald Trump amenazó una vez más ayer martes con retirar a Estados Unidos de la Organización Mundial de Comercio (OMC) si las condiciones generales de intercambio no mejoran. “Nos iremos si es necesario”, dijo Trump a un grupo de seguidores en una planta de Shell en Pensilvania. “Sabemos que nos han estado engañando por años y no volverá a pasar”, aseguró.

Esta no es la primera vez que Trump amenaza con abandonar la organización internacional que consideró, durante su campaña electoral, “obsoleta”.

A finales de julio pasado, también exigió reformas de la OMC para no dar más trato preferencial a los países en desarrollo. Trump ha acusado durante mucho tiempo a la OMC y a algunos de sus miembros, como China, de abusar de este estatus de país en desarrollo, lo que permite, entre otras cosas, retrasar la aplicación de ciertos acuerdos o proteger ciertos sectores sin exponerse a la ira de los miembros de la organización.

Aranceles.

Pero así como se pone duro y amenaza con dejar la OMC, Trump también a veces sorprende con posiciones más flexibles. Ayer martes los minoristas de Estados Unidos recibieron un regalo de Navidad anticipado, cuando Trump anunció la postergación de gravámenes a productos electrónicos importados de China.

Esto, sumado a una conversación telefónica entre altos funcionarios de Estados Unidos y China, sugiere una posible tregua en la guerra comercial entre ambas potencias, intensificada en las últimas semanas.

Trump dijo que la llamada fue “muy productiva” y destacó que acordó retrasar la imposición de aranceles a algunos productos para proteger a los consumidores antes de la temporada navideña.

El anuncio de la postergación de los aranceles impulsó al alza los mercados bursátiles mundiales, especialmente a los fabricantes de productos electrónicos como Apple, que repuntaron después de dos días de caídas, aliviados de que pueda haber un acuerdo que evitaría un temido golpe a la economía mundial, que ya ha estado mostrando signos de tensión.

La última ronda de aranceles a 300.000 millones de dólares de productos chinos, que entrará en vigencia el 1º de septiembre, supone que todas las importaciones chinas a Estados Unidos estarán sujetas a aranceles adicionales.

Cuando Trump anunció esta decisión el 1º de agosto, los minoristas estadounidenses pusieron el grito en el cielo.

Pero la oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR) dijo ayer martes que retrasará hasta el 15 de diciembre la imposición de nuevos aranceles del 10% a los teléfonos celulares, computadoras portátiles, monitores de computadora, consolas de videojuegos y algunos juguetes, calzado y ropa fabricados en China. “Estamos haciendo esto para la temporada navideña en caso de que algunos de los aranceles tengan un impacto en los consumidores estadounidenses, pero hasta ahora realmente no han tenido ninguno”, dijo Trump a periodistas en Nueva Jersey.

Una rara variedad de productos se beneficiará del aplazamiento, incluidos muebles para bebés, pañales y trajes de hombre, así como pescado congelado, portacigarros, remolachas, pesticidas, ropa de cama y útiles escolares.

La línea roja en medio de la guerra comercial

El representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, habló con el viceprimer ministro chino, Liu He, ayer martes y tiene prevista otra llamada en dos semanas, dijo una fuente de la Representante de Comercio de los Estados Unidos. El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, también participó. Los negociadores estadounidenses y chinos se reunieron en Shanghái a fines de julio por primera vez desde que las conversaciones colapsaron en mayo, y las partes debían celebrar otra ronda de reuniones en Washington en septiembre. Sin embargo, el deterioro de las relaciones en las últimas dos semanas arrojó dudas sobre si las negociaciones se llevarán a cabo, y el viernes Trump indicó que la próxima ronda de reuniones podría no ocurrir.

Acuerdo de libre comercio luego del Brexit
Marcha por el Brexit en el Reino Unido. Foto: AFP

Reino Unido y Estados Unidos están discutiendo un acuerdo comercial parcial que podría entrar en vigor el 1º de noviembre, el día después de que los británicos dejen la Unión Europea. Durante una visita a Londres, el asesor de seguridad nacional de Estados Unido, John Bolton, discutió con la secretaria de Comercio británica, Liz Truss, la posibilidad de que los líderes de ambos países firmen una hoja de ruta hacia un acuerdo comercial. Eso podría ocurrir durante la cumbre del G-7 este mes en Francia.

Bolton y el secretario de Finanzas británico, Sajid Javid, discutieron la posibilidad de un acuerdo comercial temporal que cubra todos los sectores. Tal acuerdo podría extenderse por unos seis meses.

Reino Unido debe salir de la UE el 31 de octubre y el primer ministro Boris Johnson ha dicho que está preparado para sacar al país del bloque sin un acuerdo, pese a que espera hacerlo de forma ordenada y pactado.

El actual impasse con la UE deja a Reino Unido enfrentando una salida sin un período de transición formal o un acuerdo legal que cubra temas como comercio, transferencias de datos y política fronteriza. Durante una visita de dos días, Bolton dijo al primer ministro británico, Boris Johnson, que el presidente Donald Trump quiere ver una salida exitosa de Reino Unido desde la UE el 31 de octubre y que Estados Unidos estaría listo para trabajar rápidamente en un acuerdo de libre comercio. La visita de Bolton, que ya concluyó, buscó mejorar los lazos entre Estados Unidos y Gran Bretaña. (Reuters)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)