Publicidad

Sube la tensión en Cisjordania entre israelíes y palestinos pese al reciente acuerdo para reducir la violencia

Colonos queman casa y autos de palestinos en represalia por las muertes de dos israelíes

Compartir esta noticia
Palestinos queman neumáticos en protesta en la Franja de Gaza
Palestinos queman neumáticos en protesta en la Franja de Gaza.
Foto: AFP

Pese al compromiso entre palestinos e israelíes alcanzado el fin de semana en Jordania, la violencia no cesa en Cisjordania. Ayer lunes en el pueblo palestino de Huwara varias viviendas y coches fueron quemados por colonos en represalia por la muerte de dos israelíes en un atentado palestino. Además, ayer al caer la tarde en Israel, un israelí-estadounidense de 27 años murió en otro ataque palestino en Jericó.

Esto sucede en plena escalada de tensión, pese a que responsables de ambas partes se comprometieron el domingo a “evitar nuevos actos de violencia”, durante una reunión en Jordania.

El domingo por la noche, decenas de colonos israelíes entraron en Huwara, una localidad del norte de Cisjordania. Los atacantes lanzaron piedras e incendiaron casas y decenas de vehículos.

Según el ayuntamiento palestino, más de 100 coches y 30 viviendas fueron quemados o resultaron dañados.

Ocho israelíes fueron detenidos, y la mayoría de ellos, liberados después.

El ataque tuvo lugar horas después de que dos jóvenes colonos israelíes murieran a tiros el domingo, cuando circulaban en coche cerca de Huwara. El gobierno israelí calificó el incidente de “acto terrorista palestino”.

“Queremos seguridad, pero la responsabilidad de garantizarla depende únicamente del ejército”, declaró a la prensa ayer lunes Esty Yaniv, la madre de los dos colonos muertos.

Centenares de personas asistieron a sus funerales en Jerusalén. Sus féretros, cargados por familiares y soldados, estaban recubiertos con banderas israelíes.

“Les pido que no hagan justicia por su cuenta, y que dejen a las fuerzas de seguridad cumplir con su misión”, declaró el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en un video difundido por su oficina.

En la misma línea, su ministro de Defensa, Yoav Gallant, afirmó durante una visita a Huwara que “no se puede tolerar esta situación, en la que los ciudadanos hacen justicia por su cuenta”.

El movimiento islamista palestino Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, pidió combatir “el terrorismo de los colonos”.

Y el presidente palestino, Mahmud Abas, acusó a Israel de “amparar los actos terroristas perpetrados por colonos” en esta zona de Cisjordania.

Desde Washington, el portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, pidió ayer lunes que tanto israelíes como palestinos rindan cuentas por la violencia, tras los últimos episodios sangrientos en la Cisjordania.

“Queremos ver que los responsables de estos ataques rinden cuentas y son procesados, y que se les ofrece compensación por las propiedades perdidas”, explicó Price.

El portavoz condenó la muerte de los tres colonos israelíes en ataques palestinos, y la respuesta violenta de decenas de colonos.

“Los israelíes y los palestinos tienen el mismo derecho a vivir seguros”, remarcó Price.

El Ejército de Israel deci- dió, a raíz de las agresiones, aumentar en dos batallones su despliegue en el norte de Cisjordania, después de que sus tropas no lograran detener los ataques de los colonos.

Preocupación en ONU

El enviado especial de la ONU para el proceso de paz en Oriente Medio, Tor Wennesland, expresó su “profunda preocupación” por el deterioro de la situación en Cisjordania.

“Mis condolencias a la familia de los dos hermanos israelíes asesinados ayer (por el domingo) en un tiroteo perpetrado por un palestino y a la familia del palestino asesinado durante los disturbios provocados por grupos de colonos parapoliciales en ataques de represalia, que resultó también en muchos palestinos heridos y viviendas ardiendo en Huwara”, lamentó Wennesland.

El enviado de la ONU indicó que las fuerzas de seguridad tienen la responsabilidad de mantener la estabilidad y evitar que “personas se tomen la justicia por su mano”.

“No puede haber justificación para el terrorismo, ni para los incendios provocados y los actos de venganza contra civiles. Todos los perpetradores de violencia deben rendir cuentas. La violencia, las provocaciones y la incitación deben cesar de inmediato y ser condenadas inequívocamente por todos”, afirmó el enviado de la ONU.

Acuerdo en Jordania

La actual tensión se vive pese a que palestinos e israelíes se comprometieron este domingo a “evitar nuevos actos de violencia” y a buscar maneras de calmar la situación tras varios días sangrientos, según un comunicado conjunto publicado tras una reunión en Jordania.

Tras “discusiones profundas y francas”, los participantes a la reunión en la ciudad de Aqaba, “reafirmaron la necesidad de comprometerse a una distensión sobre el terreno y evitar nuevos actos de violencia”, indica el documento final de ocho puntos.

La reunión en Jordania es la primera de este tipo que se celebra desde hace varios años. A la cita acudieron altos cargos jordanos, egipcios, israelíes, palestinos y estadounidenses, precisó el comunicado.

Al finalizar las discusiones, el gobierno israelí y la Autoridad Nacional Palestina “confirmaron su voluntad y su compromiso conjunto” para detener la puesta en marcha de medidas unilaterales durante un período de 3 a 6 meses.

El acuerdo incluye un compromiso por parte de Israel de dejar de debatir sobre el establecimiento de nuevos asentamientos durante 4 meses y de no legalizar asentamientos durante 6 meses, según el texto.

En el comunicado, los participantes acordaron también ayudar a ambas partes para “establecer una confianza mutua” para que se pueda producir un “diálogo directo”.

Las partes palestinas e israelíes “trabajarán con buena fe para asumir sus responsabilidades”, añade el documento.

En base a AFP y EFE

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

IsraelPalestina

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad