CARRERA POR LA CASA BLANCA

El racismo, un tema que se impone en la campaña electoral en Estados Unidos

Miles de personas se reuniones en Washington para recordar el El 57° aniversario del histórico discurso de Martín Luther King.

Protestas en Washington contra Trump y la violencia racista en Estados Unidos. Foto: AFP
A la capital de Estados Unidos llegó gente de todas parte del país, entre ellas familiares de víctimas de la represión policial. Foto: AFP

El 57° aniversario del histórico discurso de Martín Luther King “Tengo un sueño”, dio el marco para renovar las protestas contra el racismo en Estados Unidos, en momentos en que los ánimos están caldeados por un nuevo caso de represión policial contra un hombre negro, un tema que ha pasado a formar parte de la agenda de la campaña para las elecciones del 3 de noviembre.

En este contexto, miles de personas se congregaron ayer viernes en torno al Monumento a Lincoln en Washington.

Una de las estrellas de la jornada fue la nieta de 12 años de Luther King, Yolanda Renee King, quien sorprendió por sus dotes oratorias y prometió que su generación acabará con el racismo: “Vamos a ser la generación que desmantelará el racismo sistémico, de una vez por todas”, aseguró la adolescente, que apenas llegaba a la altura del atril.

“La igualdad genuina es por lo que estamos aquí hoy”, señaló Yolanda Renee, quien subrayó que su abuelo decía que no había que olvidar el movimiento de protesta.

“¡Papá King, no lo haremos”, exclamó la nieta, hija del también activista de los derechos humanos Martin Luther King III, quien habló tras la alocución de hija y se definió como “un padre orgulloso”.

Gente de todas las edades y de distintas partes del país, pertrechados en muchos casos con camisetas y mascarillas -estas últimas para protegerse del coronavirus- con los mensajes “las vidas negras importan” y “no puedo respirar”, inundaron la explanada frente al Monumento a Lincoln, donde Luther King pronunció su discurso el 28 de agosto de 1963.

Protestas en Washington contra Trump y la violencia racista en Estados Unidos. Foto: AFP
Protestas en Washington contra Trump y la violencia racista en Estados Unidos. Foto: AFP

Por allí fueron pasando familiares del propio Luther King. y parientes de víctimas afroamericanas de la violencia policial. Quizás el más contundente fue Jacob Blake, el padre del hombre de raza negra (con el mismo nombre), que quedó parapléjico después de recibir siete disparos en la espalda el domingo pasado por parte de un policía blanco en Kenosha (Wisconsin). “Hay dos sistemas de justicia en Estados Unidos: Hay un sistema blanco y hay un sistema negro. El sistema negro no lo está haciendo muy bien, pero vamos a levantarnos. Cada persona negra en Estados Unidos va a levantarse. Estamos cansados”, apuntó Blake.

“¡Y no vamos a tolerarlo más ¡Pido a todo el mundo que se levante! ¡Sin justicia no hay paz!”, exhortó el padre, cuyas palabras fueron coreadas por los asistentes.

Blake hijo, de 29 años, sobrevivió y está hospitalizado, pero puede que nunca vuelva a caminar, según su abogado.

Las autoridades identificaron al oficial que abrió fuego contra él como Rusten Sheskey. El agente fue suspendido, pero no fue arrestado ni enfrenta cargos.

El viernes el Departamento de Justicia de Wisconsin comunicó que hay otros dos policías implicados y dijo que dos agentes habían intentado someter a Blake con una pistola taser antes de que el individuo entrara en su coche. Allí se encontró un cuchillo.

En las violentas protestas que siguieron, dos personas fueron asesinadas por disparos con un rifle de asalto.

Las autoridades arrestaron a un joven blanco de 17 años por las muertes y presentaron cargos de homicidio intencional contra él el jueves.

A menos de 10 semanas de las elecciones, el gobierno de Donald Trump criticó las protestas. El vicepresidente Mike Pence rechazó las acusaciones de racismo policial sistémico y condenó “la violencia y el caos que envuelve a las ciudades de todo el país”.

Otro sueño.

Por la tribuna del acto de ayer fueron desfilando también Philonise y Bridgett, hermanos de George Floyd, que falleció en mayo a manos de un policía blanco, que lo asfixió al presionar la rodilla 8 minutos y 46 segundos sobre su cuello en Mineápolis (Minesota); y Tamika Palmer, la madre de Breonna Taylor, muerta por ocho tiros en marzo cuando la policía de Louisville (Kentucky) llevó a cabo un allanamiento en su apartamento durante una investigación antinarcóticos, en la que no encontraron drogas.

La manifestación se convocó bajo el lema “Quítanos la rodilla de encima”, en referencia a las últimas palabras de Floyd.

“¿Quiero que ustedes, chicos, se pregunten ahora ¿Cómo quieren que los libros de historia les recuerden? ¿Cuál sería su legado? ¿Las generaciones futuras les recordarán por su complacencia, su inacción? ¿O les recordarán por su empatía, su liderazgo, su pasión por acabar con las injusticias y la maldad en nuestro mundo?”, preguntó Bridgett Floyd.

Martin Luther King III pidió evitar “el sueño se convierta en una pesadilla permanente”, dada la situación en el país.

Protestas en Washington contra Trump y la violencia racista en Estados Unidos. Foto: AFP
Protestas en Washington contra Trump y la violencia racista en Estados Unidos. Foto: AFP

“En el último año de su vida, él (su padre) escribió su último libro ‘¿A dónde vamos a partir de aquí al caos o a la comunidad?’ Bien, hermanas, hermanos y queridos amigos, en este momento decisivo de la historia de nuestro país debemos responder a la pregunta del Dr. King, ¿Iremos al caos o a la comunidad? Creo que algunos han elegido el caos, incluido el actual ocupante de la Casa Blanca”, opinó Luther King III en referencia a Donald Trump.

“Pero creemos que podemos elegir la comunidad, porque si la elegimos podemos evitar ver el sueño convertido en una pesadilla permanente”, dijo el activista, no ocultando su simpatía por el demócrata Biden.

Luther King III animó a los presentes a acudir a las urnas el próximo 3 de noviembre, cuando se celebran elecciones presidenciales: “Debemos marchar a las urnas, a los buzones (en referencia al voto por correo) para defender las libertades que generaciones anteriores lucharon tanto para lograr de muchas maneras”.

En su histórico y muchas veces repetido discurso de 1963, King habló de un tiempo en el que sus hijos “vivirían un día en una nación en la que no serán juzgados por el color de su piel, sino por el contenido de su carácter”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados