Guaidó se hace fuerte

Ahora la presión sobre Maduro es por la ayuda humanitaria

La oposición coordina con Colombia y EE.UU. el ingreso de alimentos y medicamentos.

Venezuela vive la peor crisis económica de su historia moderna, que provocó el éxodo de 3 millones de personas desde 2015, según ONU. Foto: AFP
Venezuela vive la peor crisis económica de su historia moderna, que provocó el éxodo de 3 millones de personas desde 2015, según ONU. Foto: AFP

El líder opositor Juan Guaidó, reconocido por unos 40 países como presidente interino de Venezuela, está organizando el ingreso de ayuda humanitaria, desafiando al régimen de Nicolás Maduro.

Encabezado por Guaidó, el Parlamento de mayoría opositora aprobó ayer martes la estrategia para atender la emergencia, cuya primera acción es el establecimiento de centros de acopio en las fronteras con Colombia y Brasil.

Sin embargo, la oposición se enfrenta a la inflexibilidad de Maduro, que pese a la crisis no habilita el ingreso de ayuda humanitaria.

“Aquí en Venezuela no va a entrar nadie, ni un soldado invasor”, dijo Maduro, quien cuenta entre sus aliados a Rusia, China, Turquía e Irán.

El diputado opositor Miguel Pizarro, jefe de la comisión parlamentaria encargada de coordinar la ayuda humanitaria, indicó que para lograr su ingreso se creará una red de instituciones -como la Iglesia católica- y de personal médico. “Quieren decirle al mundo entero que la ayuda humanitaria es el solapamiento para que metamos en una caja a un marine dobla- do para que después tome el poder por las armas”, ironizó Pizarro.

Imagen Cúcuta by on Scribd

La ayuda humanitaria es el nuevo reto de Guaidó tras ser reconocido el lunes como presidente encargado por una veintena de países europeos, luego de expirar un ultimátum dado a Maduro para que convocara elecciones libres. Estados Unidos, Canadá, Israel, Australia y una docena de países de América Latina también reconocen a Guaidó.

Juan Guaidó se pronunció en un acto público en el este de Caracas. Foto: EFE
Juan Guaidó. Foto: EFE

Estados Unidos ofreció una ayuda inicial de 20 millones de dólares, Canadá 40 millones y la Unión Europea aprobó ayer martes 7,5 millones. Según Maduro, se trata de “limosna”.

Estados Unidos además ya está enviando alimentos y medicinas a la frontera colombiana con Venezuela, donde se almacenarán hasta que se hagan los arreglos para el ingreso. La ayuda, que incluye suplementos alimenticios, está siendo acopiada en la fronteriza ciudad de Cúcuta.

Aún no está claro cómo ingresará la ayuda a Venezuela sin la autorización de Maduro y la cooperación de los militares leales al régimen, cuyas tropas se encuentran apostadas en el lado venezolano de la frontera.

Fuentes del gobierno estadounidense dijeron que los camiones con la ayuda humanitaria se dirigen a Cúcuta a pedido de Guaidó.

El diputado Pizarro dijo que por el momento se está en la fase de acopio de la ayuda y que más adelante se informará cuándo, cómo y dónde entrará al país y será distribuida, sin dar más detalles. Solo adelantó que lo que está siendo acopiado en Cúcuta proviene de empresas venezolanas en Colombia, del gobierno de Bogotá y de Estados Unidos y que lo que se ha reunido en ayuda alcanzaría para asistir a venezolanos por un mes. Para el futuro se espera ayuda de Canadá, Alemania, Argentina y Puerto Rico, entre otros, dijo Pizarro.

El secretario de Estado Mike Pompeo y el canciller de Colombia, Carlos Holmes Trujillo, conversaron ayer martes sobre cómo hacer llegar la ayuda humanitaria a Venezuela. Pompeo y Trujillo se reunieron durante algo más de una hora en el Departamento de Estado, en Washington.

Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. Foto: AFP.
Mike Pompeo, secretario de Estado de EE.UU. Foto: AFP.

Preguntado sobre si Colombia está contemplando el envío de soldados, Trujillo respondió: “No, no, estamos hablando de ayuda humanitaria”.

La agenda de Trujillo en Washington incluye una reunión con el asesor de Seguridad Nacional, John Bolton. Bolton generó revuelo al comparecer ante la prensa la semana pasada sosteniendo un bloc de notas en el que podía leerse, tal y como captaron los fotógrafos, la frase “5.000 tropas a Colombia” y cuyo significado no ha sido aclarado por el momento.

Línea roja.

Guaidó convocó a una movilización el 12 de febrero y a otra en fecha por definir para exigir a los militares, principal sostén de Maduro, que dejen entrar los cargamentos, que ingresarán por Colombia, Brasil y una isla caribeña.

“Hay entre 250.000 y 300.000 venezolanos en riesgo de morir. El primer aporte es para esa población más vulnerable”, aseguró Guaidó, quien admitió que la primera ayuda solo alcanzará para un mes y cinco hospitales.

Guaidó denunció que a los militares les ordenarán no dejar entrar la ayuda o robarla para distribuirla en programas del gobierno. “No crucen esa línea roja”, les advirtió Pizarro.

Una conferencia internacional sobre ayuda humanitaria a Venezuela se celebrará el 14 de febrero en la sede de la OEA, según el equipo de Guaidó.

Buscando una salida pacífica a la crisis, un grupo de contacto de la Unión Europea y América Latina se reunirá mañana jueves en Montevideo. Maduro espera que de allí salga una mesa de conversaciones, pero Guaidó descartó que la oposición vaya a participar pues no caerá “en un falso diálogo”. 

El papa condiciona posible mediación del Vaticano
Dijo que todavía no leyó la carta que le envió Maduro
El papa Francisco. Foto: EFE

Una mediación del Vaticano en la crisis de Venezuela requiere el acuerdo de ambas partes, recalcó ayer martes el papa Francisco en el avión de regreso a Roma desde Emiratos Árabes Unidos.

El papa indicó que recibió una carta del presidente Nicolás Maduro, pero que todavía no la ha leído. “Todavía no he leído esta carta (de Maduro). Y veremos qué se puede hacer”, agregó Francisco.

Dijo que hay que “acercarse a uno y al otro para poner en marcha posibilidades de diálogo. Así funciona en la diplomacia”, explicó al recordar que de esta manera en el pasado habían “evitado una guerra” entre Chile y Argentina a finales de la década de los 70.

En 1978, el papa Juan Pablo II logró imponer su mediación entre los dos países vecinos que estaban entonces al borde de la guerra como resultado de un conflicto fronterizo.

Francisco también recordó ayer que el Vaticano participó de un intento para establecer un diálogo entre el gobierno y la oposición en Venezuela bajo los auspicios del expresidente español José Luis Rodríguez Zapatero a finales de 2016, que la oposición considera fue usado por Maduro para mantenerse en el poder. Ese diálogo fue infructuoso, admitió ayer el papa. Insistió en que es necesario el acuerdo de ambas partes - “es ese el secreto”, dijo y recordó que en el Vaticano “siempre estamos disponibles”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados