EN LA CUERDA FLOJA

Dos presidentes en riesgo de destitución en América Latina

Los presidentes de Ecuador y Perú son cuestionados y podrían ser destituidos, lo que evidencia la inestabilidad de la región.

Soldados patrullan frente al Palacio de Carondelet, en Quito, el 26 de junio de 2022, en el marco de protestas lideradas por indígenas contra el gobierno. Foto: AFP
Soldados patrullan frente al Palacio de Carondelet, en Quito, el 26 de junio de 2022, en el marco de protestas lideradas por indígenas contra el gobierno. Foto: AFP

Mientras que en Ecuador el presidente Gullermo Lasso enfrentó el fin de semana un debate maratónico en el Congreso sobre su destitución, el presidente de Perú, Pedro Castillo, será interrogado hoy por acusaciones graves en su contra, lo que también podría desencadenar un pedido de destitución. Los dos gobernantes están contra las cuerdas y les podría costar el cargo, incluso en los próximos días.

A Lasso se le acusa de responsabilidad en la “conmoción interna”, que dejaron trece días de sangrientas protestas indígenas en su país.

A Castillo lo señalan por presunta corrupción, más específicamente, delitos de tráfico de influencias, organización criminal y colusión agravada por una causa que involucra a su entorno político y familiar.

En ambos casos se han gatillado los procesos para ser destituidos, aunque de continuar en sus cargos igual tendrán en común estar al frente de gobiernos altamente cuestionados, en países donde la ingobernabilidad hace mella.

Ecuador

El Congreso de Ecuador debatió ayer, por segundo día consecutivo, sobre la conveniencia de destituir al presidente Lasso, luego de casi ocho horas de deliberaciones en una sesión virtual el sábado, en las que participaron gran parte de los diputados que componen el Parlamento.

La bancada de Unión por la Esperanza, afín al expresidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017), acusó a Lasso de la “grave crisis política y conmoción interna” que sacude al país desde el 13 de junio, con manifestaciones y bloqueos.

En ausencia del jefe de Estado en la sesión, el secretario jurídico asumió la defensa del exbanquero. “Los asambleístas (...) buscan desestabilizar la democracia”, declaró el abogado Fabián Pozo como antesala del debate.

Unos 14.000 indígenas protestan en Ecuador, indignados por el elevado costo de vida y la pobreza que castiga a sus territorios agrícolas.

En Quito, marchas claman por alivios como disminuir el costo de los combustibles y una moratoria de los créditos bancarios para los campesinos.

No obstante las protestas violentas que tuvieron lugar en algunos puntos estratégicos del país, Lasso ordenó el pasado sábado el fin del estado de excepción, bajo el cual impuso un toque de queda nocturno y militarizó la ciudad.

La destitución del mandatario requiere 92 de los 137 apoyos posibles en el Congreso.

Después de los debates, los diputados tendrán un máximo de 72 horas para votar.

De ser aprobado, el poder lo asumirá el vicepresidente, Alfredo Borrero, y se llamará a elecciones presidenciales y legislativas para el resto del período (hasta 2025).

Las protestas indígenas de las últimas semanas son las más largas de la historia reciente en Ecuador. En ellas, han muerto cinco manifestantes y se cuentan cientos de heridos entre uniformados e indígeneas, liderados por la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie).

Lasso culpa del caos al presidente de esta organización, Leonidas Iza.

El conflicto ha puesto en riesgo la producción petrolera del país, con una baja de más del 50% desde que estalló el conflicto, según cifras oficiales. Antes, se producían en promedio 520 mil barriles diarios.

La prolongada rebelión indígena ha afectado la producción de la estatal Petroecuador y las demás empresas, como la china PetroOriental.

Entre el abanico de reclamos, destaca sobre todo la reducción del precio de combustibles que encareció los fletes en las regiones agrícolas. Los campesinos aseguran cosechar a pérdida.

Desde el Vaticano, el papa Francisco llamó ayer a la calma a todas las partes en ese país ante la sangrientras protestas indígenas registradas en las últimas semanas.

“Sigo con preocupación lo que está sucediendo en Ecuador (...) Solo con el diálogo se podrá encontrar, espero pronto, la paz social”, dijo.

Perú

Por su lado, el presidente de Perú, Pedro Castillo, recibirá hoy a una comisión del Congreso para ser interrogado por primera vez sobre su caso de presunta corrupción.

La comisión del Congreso, dominado por la oposición derechista, había citado a Castillo para el 21 de junio, pero el interrogatorio se postergó a pedido del gobernante.

El caso que ha puesto al presidente bajo la lupa de los legisladores es el mismo por el cual lo indaga la fiscalía, un hecho sin precedentes en la justicia peruana.

La fiscalía investiga a Castillo sobre el consorcio “Puente Tarata III”, que busca determinar si un exministro de Transportes, seis legisladores, un exsecretario general de la Presidencia y dos sobrinos de Castillo integraban una supuesta red criminal encabezada por el presidente para conceder un contrato de obras públicas.

Castillo ya respondió a un primer interrogatorio ante la fiscalía hace dos semanas.

Otros cuatro investigados del entorno de Castillo están prófugos tras una orden de prisión preventiva contra ellos.

La comisión tiene previsto presentar al pleno del Congreso el informe de su investigación en una semana. Si es aprobado, se abre la vía para que Castillo -quien cumplirá un año en el poder el 28 de julio- afronte un nuevo pedido de destitución.

El Congreso ha fracasado en dos intentos de destituirlo, el último de ellos en marzo, cuando en un juicio político relámpago cosechó solo 55 de los 87 votos necesarios.

Ayer, Benji Espinoza, abogado de Castillo, declaró que acudirá a los fueros superiores, e incluso supranacionales, para apelar la decisión judicial que dio marcha libre a la investigación fiscal contra el mandatario y conseguir que se anule esa pesquisa. 

Paro indefinido del transporte de carga en Perú a partir de hoy

Los gremios de transporte de carga de Perú, que anunciaron un paro indefinido desde hoy, mantienen esa medida de fuerza, y otros grupos se han unido a la protesta, al no llegar a un acuerdo con el Ejecutivo ayer.

Durante las reuniones del sábado en la Presidencia del Consejo de Ministros, no se llegó a un acuerdo, motivo por el cual los dirigentes de los transportistas, Javier Marchesa y Abraham Milla, informaron que la convocatoria sigue vigente, aunque se mantendrán dispuestos a una nueva negociación.

Los transportistas han presentado una serie de demandas al Ejecutivo: afrontar el alza de precios de los combustibles, el costo de los servicios de peaje, incluir al transporte de mercancías como servicio público y la presunta competencia desleal con los transportistas en las fronteras con Ecuador y Bolivia.

En ese sentido, reclaman al Gobierno de Pedro Castillo una solución a sus demandas que se vea materializada en decretos supremos, para levantar el paro indefinido. Tras la convocatoria del gremio de transporte pesado, el Consejo Nacional del Trasporte Terrestre anunció el sábado que también se une a la paralización a partir de hoy.

“Se ha decidido entrar a la huelga, de acuerdo con lo que indica la dirigencia, el Consejo que también conforman los camioneros, el transporte interprovincial de pasajeros de ámbito nacional, así como sus gremios regionales”, declaró el director del Consejo Nacional del Transporte Terrestre, Martín Ojeda.

Esta protesta representaría la paralización de unos 10.000 buses en los terminales de Lima, donde vive un tercio de la población total de Perú. El ministro del Interior, Dimitri Senmache, declaró que los gremios tienen derecho a la protesta, pero que a lo que “no tiene derecho ningún gremio es a mantener en zozobra al país, a bloquear las carreteras y mucho menos a amenazar con quemar vehículos”.

Petróleo

Ecuador podría dejar de producir petróleo en las próximas 48 horas de continuar las protestas indígenas que han incluido la toma de más de mil pozos, informó el ministerio de Energía.

“De continuar esta situación, en 48 horas se suspendería la producción petrolera del país, ya que por los actos vandálicos, toma de pozos y cierre de vías no se ha podido transportar los insumos y el diésel necesario para mantener la operación”, expresó la cartera en un comunicado.

Pérdidas de US$ 500 millones en la economía de Ecuador

La afectación de las protestas contra el Gobierno de Ecuador a la economía del país alcanzó ayer los 500 millones de dólares tras catorce días de movilizaciones por la carestía de la vida, según las estimaciones del Ejecutivo.

El ministro de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, Julio José Prado, señaló que el sector privado ha dejado de facturar en ese periodo 225 millones de dólares, producto especialmente de los cortes de carreteras y bloqueos de vías.

Esa cifra para el sector privado crece cada día de 40 a 50 millones a medida que se prolonga el conflicto.

El titular de la cartera de Producción también cifró en 90 millones de dólares el lucro cesante para el comercio ecuatoriano, con Quito y Cuenca como las ciudades más afectadas al reportar ventas en un 60 % por debajo de lo normal.

La cadena productiva que presenta una situación “extremadamente crítica” es la avícola, “con gran cantidad de pollos que tienen que ser sacrificados o están muriendo por falta de alimento” ante el desabastecimiento en determinadas zonas, especialmente en torno a Cuenca.

“En la industria láctea hay una pérdida de leche cruda de 8,5 millones de litros, lo que significa cerca de 13 millones de dólares, y las ventas se han reducido un 85 %”, apuntó Prado.

Con respecto al sector agrícola y ganadero, la afectación económica también fue cifrada en unos 90 millones de dólares, mientras que el florícola reportó pérdidas de 30 millones de dólares, sin contar afectaciones a plantaciones y camiones que tendrán que ser cuantificadas más adelante.

Otro de los sectores económicos de Ecuador más afectados es el turístico, con cancelaciones de reservas.

Manifestaciones a favor y en contra del presidente Guillermo Lasso se expresan diariamente en distintas partes del país, haciendo presión para que el conflicto se resuelta y se reactive la economía, que ya estaba afectada por la pandemia pero venía por buen camino, hasta que el conflicto social explotó. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados