CRISIS POLÍTICA

El presidente Iván Duque llama al diálogo tras la masiva protesta en Colombia

“A partir de la próxima (esta) semana daré inicio a una conversación nacional que fortalezca la agenda vigente de política social", dijo el mandatario.

Manifestantes enfrentan a las fuerzas de seguridad en una calle de Bogotá. Foto: AFP
Manifestantes enfrentan a las fuerzas de seguridad en una calle de Bogotá. Foto: AFP

El presidente Iván Duque llamó a una “conversación nacional” en Colombia tras una multitudinaria protesta en su contra que el jueves dejó tres muertos y cientos de heridos, y que se alargó hasta el viernes con fuertes disturbios en la capital.

“A partir de la próxima (esta) semana daré inicio a una conversación nacional que fortalezca la agenda vigente de política social, trabajando así de manera unida en una visión de mediano y largo plazo que nos permitirá cerrar las brechas sociales”, dijo en una alocución televisada.

El mandatario, que luce debilitado tras cumplir poco más de quince meses en el poder, dio un primer paso hacia las fuerzas sociales que convocaron a la mayor marcha de los últimos tiempos contra el gobierno central, luego de haberse mostrado inicialmente reacio al diálogo directo.

“Esta conversación se dará en las regiones con todos los sectores sociales y políticos, utilizaré medios electrónicos y mecanismos participativos (...) para que todos podamos edificar un camino significativo de reforma”, agregó.

La alocución se dio después de que el alcalde de Bogotá declarara un toque de queda en toda la capital para hacer frente a los disturbios que a lo largo del viernes se presentaron en el sur de la ciudad, donde también se registraron choques entre manifestantes y uniformados.

Multitudinaria marcha en Colombia. Foto: AFP
Multitudinaria marcha en Colombia. Foto: AFP

En respuesta “he decidido fortalecer la presencia de la fuerza pública” y ordenar “el despliegue de patrullas mixtas de la policía y el Ejército Nacional en los lugares mas críticos”, señaló Duque.

A la par de los desmanes, cientos de personas salieron el viernes a manifestar en varias ciudades del país, recogiendo la estela del llamado paro nacional de la víspera, e iniciaron cacerolazos, una protesta inusual en Colombia.

Las protestas dejan un saldo oficial de tres muertos, 122 civiles con heridas leves, 151 miembros de la fuerza pública lesionados y 146 capturados.

Duque asumió el poder en agosto de 2018 con las banderas del Centro Democrático, que lidera el influyente senador y expresidente Álvaro Uribe: modificar el acuerdo de paz de 2016 que desarmó a la guerrilla FARC y forzar la salida de Nicolás Maduro en Venezuela.

El mandatario, el seguno más joven en la historia republicana de Colombia, llegó a la Presidencia con escasa experiencia política, que se limitaba a menos de un periodo de cuatro años en el Senado.

Colombianos reanudan la rutina diaria.

Aunque sucia y con menor flujo de personas y vehículos de lo habitual, Bogotá caminaba a la normalidad ayer sábado tras el fin de un toque de queda decretado por una ola de violencia que siguió a una multitudinaria protesta.

Los ruidos de motocicletas y las aceleraciones empezaban a regresar con el levantamiento de la medida a la capital colombiana, hogar de más de siete millones de personas que en su gran mayoría se resguardaron por orden del alcalde Enrique Peñalosa, constató AFP.

Incluso ya había visos de los tradicionales problemas de movilidad, con nudos de vehículos en varios sectores.

En algunas vías aún se observaba basura desparramada, cenizas de donde hubo hogueras y vidrios de las estaciones o buses del sistema de transporte colectivo que de a poco empezaba a retomar su actividad tras paralizarse la víspera por ataques de lo que las autoridades señalaron como “vándalos”. Personal de limpieza aceleraba labores.

Los “actos de vandalismo”, que en su mayoría ocurrieron en tres zonas populares del sur, se dieron por superados la medianoche del viernes aunque para esa hora el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, reportaba un cumplimiento del 90% de la orden de restricción.

Cerca de 13.000 policías y militares custodiaron la urbe.

Cientos de personas desafiaron la orden de resguardo al protestar al frente de la residencia privada de Duque la noche del viernes aunque se retiraron sin alteraciones poco más de una hora después de empezado el toque.

El presidente escucha los reclamos de la gente

Después del paro y marchas del jueves, el presidente Iván Duque dijo que escuchó los reclamos de los ciudadanos. Entre los temas motivo de la protesta está el rechazo a los planes del gobierno para una reforma tributaria, a privatizaciones que, según los sindicatos, pretende Duque, a la corrupción y sus escándalos cuantiosos, y al incremento de las tarifas eléctricas. Asimismo, piden elevar el salario mínimo y que se cumplan acuerdos con varios sectores sociales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)