RECLAMOS DEL MOVIMIENTO SOCIAL

Piñera convoca oficialmente a inédito plebiscito constitucional en Chile

Se considera un plebiscito histórico en el que se decidirá si se cambia la Constitución heredada de la dictadura de Augusto Pinochet. Fue uno de los reclamos del movimiento social.

Protesta contra el gobierno de Piñera en Santiago de Chile. Foto: Reuters
Un manifestante participa de la manifestación realizada ayer en la plaza Italia de Santiago, donde se congregan los opositores. Foto: Reuters

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, convocó ayer viernes un plebiscito constitucional para el próximo 26 de abril que será el primer paso para decidir si se redacta una nueva Constitución y qué mecanismo se utiliza con esa finalidad.

En un acto celebrado en el Palacio de La Moneda, sede del Ejecutivo, el mandatario firmó un decreto supremo con el que oficializó el llamado a la ciudadanía a votar en la consulta.

“No es una elección cualquiera, porque con esta acción democrática y republicana, vamos a tener que optar entre dos alternativas, las dos igualmente legítimas y democráticas”, explicó Piñera.

Cuando los chilenos acudan a las urnas en el plebiscito tendrán la opción de elegir si quieren una nueva Constitución o prefieren reformar la existente, creada en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) y foco de las protestas que desde hace más de dos meses se desarrollan en el país.

Reclamo social.

La redacción de una nueva Carta Magna es uno de los principales clamores del estallido social, que deja al menos 24 fallecidos, ya que es considerada por la ciudadanía el origen de las desigualdades en el país.

En ese texto, que ha sido reformado decenas de veces, se le concedió al Estado un rol “subsidiario” (secundario) en la provisión y administración de los recursos básicos, lo que favoreció la privatización de los mismo.

En el caso de que los chilenos elijan redactar una nueva Constitución, también tendrán que votar qué procedimiento se elige para ello: una convención mixta de parlamentarios y ciudadanos electos o una asamblea de personas escogidas únicamente para ese fin.

“Nos va a permitir que los chilenos podamos decidir los caminos del futuro. Los chilenos vamos a tener la primera palabra en escoger qué camino queremos seguir y qué mecanismos queremos adoptar”, señaló el mandatario.

Piñera consideró que el país vivirá un “periodo trascendente” en los próximos 121 hasta la votación, una “buena oportunidad” para que los chilenos “practiquen y no solamente prediquen” los principios y virtudes que históricamente les han acompañado.

Protestas en Chile contra Sebastián Piñera. Foto: Reuters
Protestas en Chile contra Sebastián Piñera. Foto: Reuters

Si el plebiscito es aprobado, la elección de los constituyentes se realizará en octubre, coincidiendo con las elecciones regionales y municipales, y la nueva Constitución -que debe redactarse en un máximo de un año- se ratificará en otro plebiscito, este con voto obligatorio.

Este proceso constitucional se acordó en noviembre entre casi todas las fuerzas políticas del Parlamento chileno -a excepción del Partido Comunista- después de que la ciudadanía clamara en las calles de todo el país por una nueva Carta Magna desde el inicio del estallido social el pasado 18 de octubre.

Nuevos choques con la Policía.

Miles de personas volvieron ayer viernes a enfrentarse violentamente con la policía en Santiago, en una nueva marcha convocada la tarde del viernes en apoyo a los reclamos sociales que estallaron hace más de dos meses en Chile.

A través de redes sociales, los manifestantes fueron convocados a la plaza Italia de Santiago, epicentro semanal desde el 18 de octubre de masivas protestas ciudadanas en contra del gobierno del derechista Sebastián Piñera.

Y tal como ocurrió la semana pasada, la policía copó con un gran número de efectivos los alrededores de la plaza, sin dejar que las personas se agruparan y dispersando a los manifestantes con chorros de agua y gas lacrimógeno.

Esporádicamente grupos de manifestantes alcanzaban a ocupar la plaza, para luego ser dispersados por los agentes antidisturbios.

Aclara y anuncia que se investigará

Ante las denuncias de abusos y violaciones a los derechos humanos, el presidente Sebastián Piñera afirmó que se realizarán las investigaciones de cada caso, en una aclaratoria al país en medio de una ola de críticas tras afirmar que muchos videos de violencia policial difundidos eran falsos.

“No me expresé en forma suficientemente precisa, provocando interpretaciones que no representan mi pensamiento”, dijo el mandatario en un video publicado la noche del jueves en su cuenta de Twitter, sobre las afirmaciones en una entrevista a la cadena CNN.

Piñera afirmó que muchas de las noticias sobre derechos humanos“no corresponden a la realidad”. “Hay muchos de ellos que son falsos o filmados fuera de Chile o que son tergiversados; por tanto, sin duda que aquí hemos enfrentado una campaña de desinformación”, señaló a CNN.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados