UN PAÍS EN CRISIS

Parlamento discute convocatoria a elecciones en Bolivia en un nuevo día de violencia

En el Congreso se discute una salida a la crisis mediante nuevas elecciones generales en Bolivia. La presidenta Jeanine Áñez presentó un proyecto de ley para convocar los comicios.

Manifestantes ponen un féretro sobre una tanqueta en Bolivia. Foto: Reuters
Manifestantes ponen un féretro sobre una tanqueta en Bolivia. Foto: Reuters

Mientras los sectores que apoyan a Evo Morales generaron nuevos enfrentamientos con las fuerzas de seguridad ayer en La Paz, el exvicepresidente Alvaro García Linera afirmó que ni el expresidente ni él serán candidatos en las próximas elecciones que se realicen en Bolivia.

“No vamos a ser candidatos, pero tenemos derecho a hablar, a opinar, a pensar, a proponer, a apoyar a alguien. Es nuestro derecho constitucional”, dijo García Linera en una entrevista con EFE, quien se asiló en México junto a Morales luego de que el mandatario boliviano renunciara forzado por los militares ante la crisis social desatada por su reelección.

García Linera dijo que ahora no hay “garantías” para volver a Bolivia, pero deseó estar en su país durante las elecciones para apoyar a la “nueva generación de líderes” del Movimiento al Socialismo (MAS), el partido de Evo.

Pero, en una entrevista publicada en el sitio web del semanario alemán Der Spiegel, Morales expresó una posición con matices al señalar que tiene derecho a presentarse en las nuevas elecciones, pero aseguró que se mantendrá a un lado si su participación impide poner fin a la crisis política.

Las declaraciones de Morales y García Linera surgen el mismo día en que el secretario de Estado, Mike Pompeo, prometió el apoyo de Estados Unidos al gobierno de transición encabezado por Jeanine Áñez. Pompeo sugirió que Morales no debe ser candidato en los próximos comicios. “Admiramos al pueblo boliviano por defender su Constitución, su democracia y sus elecciones libres, justas y transparentes”, dijo Pompeo en un comunicado.

“Aquellos que participaron en las escandalosas irregularidades y la manipulación de los votos en las fallidas elecciones del 20 de octubre deben, por el bien de Bolivia, hacerse a un lado y dejar que los bolivianos reconstruyan sus instituciones”, agregó.

Mike Pompeo. Foto: EFE
Mike Pompeo. Foto: EFE

La asamblea legislativa de Bolivia, donde el MAS liderado por Morales es mayoría, busca dar luz verde a la convocatoria de elecciones generales para intentar frenar la crisis que fracturó al país y deja al menos 32 muertos en disturbios poselectorales.

Pompeo pidió a todas las partes que se abstengan de actos de violencia. “Los servicios de seguridad deben respetar los derechos de los manifestantes pacíficos, y las autoridades bolivianas deben garantizar que se rindan cuentas por cualquier violación de derechos de los ciudadanos”, dijo.

En el Congreso se discute una salida a la crisis mediante nuevas elecciones generales en Bolivia. La presidenta Áñez presentó un proyecto de ley para convocar los comicios.

Ayer, la policía disolvió una multitudinaria marcha opositora que llegó hasta La Paz con los cuerpos de víctimas de un reciente choque con fuerzas de seguridad. Los manifestantes descendieron por miles de la vecina ciudad de El Alto con los féretros, en rechazo a la presidenta Áñez y la represión del pasado martes.

“¡Justicia, justicia!”, clamaban los pobladores de El Alto su paso con los cuerpos en una caminata de unos 15 kilómetros hasta La Paz, capital administrativa del país.En su descenso agitaban la bandera whipala, el ajedrezado y multicolor símbolo de los indígenas bolivianos.

Las autoridades dispersaron la marcha, cuando indígenas aymaras lograron montar un féretro sobre una tanqueta militar en la céntrica Plaza San Francisco. Hubo más de 20 detenidos. (Con información de AFP y EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados