Publicidad

Occidente busca un “código de conducta” común para la inteligencia artificial

De los responsables políticos a los creadores, emerge un consenso mundial sobre la necesidad de regular una tecnología con efectos revolucionarios pero que también conlleva muchos riesgos.

Compartir esta noticia
La primera ministra danesa, Mette Frederiksen
La primera ministra danesa, Mette Frederiksen.
Foto: AFP

Agencia AFP
La Unión Europea (UE) y Estados Unidos anunciaron ayer la creación de un borrador de “código de conducta” común para la inteligencia artificial (IA), que se aplicaría de manera voluntaria por las empresas del sector, frente al riesgo de que China tome la iniciativa de regular un ámbito en pleno auge.

De los responsables políticos a los creadores, emerge un consenso mundial sobre la necesidad de regular una tecnología con efectos revolucionarios pero que también conlleva muchos riesgos.

Tras una reunión de alto nivel en Suecia, el jefe de la diplomacia de Estados Unidos, Antony Blinken, afirmó que los países occidentales ven “urgente” actuar ante la irrupción de esta tecnología, con herramientas como el robot conversacional ChatGPT. El código anunciado ayer estaría abierto “a todos los países de ideas afines”, dijo en una rueda de prensa, junto a responsables de la UE.

Según la comisaria europea de la Competencia, Margrethe Vestager, conocida por sus pulseadas con los gigantes de la tecnología, aseguró que se presentará un “borrador” de este código “en las próximas semanas”. “Creemos que es realmente importante que los ciudadanos puedan ver que las democracias actúan”, dijo Vestager, junto a Blinken.

La idea es tener “muy, muy pronto” una propuesta final, a la que se puedan sumar “un círculo lo más amplio posible”, añadió, citando a Canadá, Reino Unido, Japón y India.

Estados Unidos y los países europeos temen que los criterios chinos se impongan, si Occidente no se presenta unido.

La UE prepara un marco jurídico completo e imperativo que se aplicaría en materia de IA en unos años -como muy pronto a finales de 2025- pero el código de conducta pensado con Washington será de aplicación voluntaria, precisó Mme Vestager.

Tan solo el martes, un grupo de empresarios y expertos, entre ellos Sam Altman, creador de ChatGPT, advirtió de la amenaza de “extinción” para la humanidad que supone el auge de esta tecnología.

La UE quiere ser la primera en disponer de este marco jurídico para evitar las derivas de la IA, pero su entrada en vigor puede llevar años.

China también tiene proyectos de regulación, en especial una “inspección de seguridad” de las herramientas de la IA.

El presidente chino, Xi Jinping, y otros altos responsables del país, se pusieron de acuerdo sobre la necesidad de controlar más esta tecnología, según informó ayer la prensa estatal, para “mejorar la vigilancia de los datos de las redes y la inteligencia artificial”.

“Tenemos que prepararnos para enfrentarnos a los peores escenarios posibles y estar preparados para resistir a los vientos violentos, las aguas turbias e incluso a las tormentas peligrosas”, declararon los responsables tras una reunión entre los dirigentes del Partido Comunista Chino, según la agencia oficial Xinhua.

El sector está dominado por gigantes estadounidenses como Microsoft -principal accionista de OpenAI, la firma que opera ChatGPT-, Meta o Google.

Pero el sector avanza muy rápidamente, sobre todo con plataformas de código abierto capaces de liderar a nivel tecnológico.

A modo de ejemplo de los progresos de esta tecnología, la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, pronunció este miércoles un discurso escrito parcialmente por ChatGPT para resaltar el aspecto revolucionario pero también peligroso de esta herramienta.

“Aunque no siempre dio en el clavo sobre los detalles del programa de trabajo del gobierno o sobre puntuación (...) las capacidades (de ChatGPT) son a la vez fascinantes y aterradoras”, dijo.

¿Encontraste un error?

Reportar

Temas relacionados

inteligencia artifficial

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad