Publicidad

Nueva cepa del COVID-19 enciende la alarma; en Europa varios países aprueban duras restricciones

Compartir esta noticia
Londres entró en el nivel 3 de restricciones, riego muy alto de contagio. Foto: AFP

LA SEGUNDA Y TERCERA OLA

Varios países se disponen a aumentar las restricciones sociales con confinamientos y toques de queda a pocos días de la Navidad y a la espera de la ansiada vacuna en enero.

Justo cuando el mundo comienza a vacunarse contra el COVID-19, una nueva variante del virus que se propaga con gran rapidez fue identificada en el Reino Unido.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes, el ministro de Sanidad, Matt Hancock, aseguró ayer lunes que en los últimos días los científicos británicos han detectado “una nueva variante de coronavirus que puede estar asociada a la propagación más rápida en el sur de Inglaterra”.

El ministro anunció que Londres pasa al nivel máximo de restricciones, por lo que a partir de mañana miércoles deberá cerrar bares y restaurantes salvo para entregas a domicilio.

Todavía se desconoce hasta qué punto el incremento de contagios en todas las franjas de edad se debe a la nueva cepa, pero la situación hace necesarias “acciones rápidas y decisivas”, enfatizó Hancock.

Hasta el momento se han identificado más de mil casos de esta nueva variante, especialmente en el sur de Inglaterra. Las autoridades británicas ya notificaron a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Estamos al tanto de esta variante genética reportada en 1.000 individuos en Inglaterra”, aseguró el máximo experto en emergencia de la OMS, Mike Ryan, en Ginebra.

“Las autoridades están analizando su significado. Hemos visto muchas variantes, este virus evoluciona y cambia con el tiempo”, agregó.

Hancock dijo que no hay ninguna prueba de que esta variante tenga efectos más nocivos sobre los enfermos y consideró “muy improbable” que las vacunas desarrolladas contra el COVID-19 pierdan efectividad con la nueva cepa.

El consejero médico del Gobierno británico, Chris Whitty, detalló por su parte en una rueda de prensa que esta nueva cepa “contiene bastantes más mutaciones que otras” conocidas, por lo que los científicos se han tomado su vigilancia “particularmente en serio”.

Whitty no descartó que la cepa se haya extendido ya por otros países.

Endurecen restricciones.

La decisión del Gobierno británico de meter a Londres en el nivel 3 de restricciones (riesgo muy alto) llega menos de dos semanas después de que terminase el confinamiento de un mes al que Inglaterra estuvo sometida hasta el pasado 2 de diciembre.

La medida implica que no podrá haber ningún tipo de reunión social bajo techo y que sólo se permitirán encuentros entre gente de diferentes hogares en el exterior, y con un máximo de seis personas.

También conlleva el cierre de toda la hostelería, salvo comidas para llevar o entregas a domicilio, y la recomendación de evitar cualquier viaje fuera de la zona sometida a esas restricciones.

Otros países de Europa también se disponen a aumentar las restricciones sociales con confinamientos y toques de queda a pocos días de la Navidad y a la espera de la ansiada vacuna en enero.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, declaró ayer lunes el cierre de guarderías, colegios e institutos, y de toda la actividad no esencial, lo que incluye comercios, gimnasios, prostíbulos y museos, hasta el 19 de enero, en el confinamientos más rígido aplicado en Holanda desde marzo.

Italia registró 491 muertos por coronavirus ayer lunes, con lo que superó los 65.000 víctimas mortales durante toda la crisis, así como 12.000 nuevos contagios, según confirmó hoy el Ministerio de Sanidad italiano. El balance de víctimas mortales se sitúa en los 65.011 personas, lo que mantiene a Italia como el país europeo con más fallecidos, seguido por Reino Unido (64.267), según la Universidad Johns Hopkins.

Muestras de positivos de coronavirus. Foto: AFP
Muestras de positivos de coronavirus. Foto: AFP

Italia está evaluando nuevas restricciones para los próximos días, como adelantar el toque de queda (fijado a las 22.00). Otra de las medidas sería imponer un confinamiento en los días festivos de la Navidad para evitar una eventual tercera oleada en enero.

En Alemania, el presidente Frank-Walter Steinmeier reconoció ayer lunes que las restricciones de la vida pública y la actividad económica del último mes y medio “no han sido suficientes” para contener la pandemia. En un llamamiento a la nación, Steinmeier instó a la sociedad a actuar “en consecuencia” para contener la propagación del coronavirus.

España también registró un repunte en las cifras que arrojan esta segunda ola de la pandemia que desde su inicio ha dejado ya 1.751.884 contagios y 48.013 muertes.

El ministro español de Sanidad, Salvador Illa, anunció ayer lunes que espera recibir la primeras vacunas en la primera semana de enero, ya que la Agencia Europea del Medicamento tiene previsto reunirse para aprobar la de Pfizer y BioNTech el 29 de diciembre.

Dos opiniones sobre la pandemia.

COFUNDADOR DE MICROSOFT
Bill Gates. Foto: AFP.
Bill Gates

“Los próximos 4 o 6 meses, antes de que la vacuna esté disponible a gran escala, podrían ser los peores de la pandemia en Estados Unidos”, dijo Bill Gates. En una entrevista con CNN, aconsejó implementar de manera obligatoria medidas de prevención en momentos en que empezará la vacunación en ese país. “Las previsiones son de al menos más de 200 mil muertes”, dijo Gates, y explicó: “Si siguiéramos las reglas, en cuanto al uso de tapabocas y evitar mezclarnos, podríamos bajar en un gran porcentaje esas muertes. En el corto plazo, son malas noticias”.

ALCALDE DE NUEVA YORK
Bill de Blasio, alcalde de Nueva York. Foto: Reuters
Bill de Blasio

Advirtió ayer lunes que la ciudad puede verse obligada a imponer otro “cierre total” de la actividad en las próximas semanas ante el aumento de casos de COVID-19. “Creo que existe la posibilidad de tener que hacer una pausa completa, un cierre total en las próximas semanas porque no podemos permitir este ritmo”, señaló De Blasio sobre el repunte de los contagios en una entrevista con CNN. El alcalde neoyorquino destacó que los niveles de transmisión están en cifras no vistas desde mayo y, de continuar, amenazarán la capacidad de los hospitales.

¿Encontraste un error?

Reportar

Te puede interesar

Publicidad

Publicidad