LA CARRERA ESPACIAL DEL SIGLO XXI

Multimillonarios inauguran el turismo espacial

El domingo despega el viaje de Virgin Galactic del británico Richard Branson, y el 20 lo hará el cohete de Blue Origin de Jeff Bezos.

Nave espacial de Virgin Galactic. Foto: Archivo
Nave espacial de Virgin Galactic. Foto: Archivo

Dos naves, dos empresas, un mismo objetivo: tras haber fundado cada uno su propia compañía espacial a principios de la década de 2000, los multimillonarios Jeff Bezos y Richard Branson se disponen a inaugurar personalmente -con solo unos días de diferencia- la era de los viajes turísticos al espacio. Asombrosa coincidencia en el calendario de desarrollo y un reflejo de la feroz competencia entre los dos empresarios.

No serán los primeros multimillonarios que viajan al espacio: el estadounidense de origen húngaro Charles Simonyi y el fundador canadiense del Cirque du Soleil Guy Laliberté pasaron varios días a bordo de la Estación Espacial Internacional en 2007 y 2009, pero hicieron el viaje en un cohete ruso Soyuz. Pero Bezos, a la cabeza de Blue Origin, y Branson, de Virgin Galactic, serán los primeros en volar en naves espaciales desarrolladas por empresas creadas por ellos mismos.

“Es una increíble y maravillosa coincidencia que vayamos en el mismo mes”, dijo Branson al diario The Washington Post, asegurando que el anuncio de última hora de la fecha de su vuelo, mañana domingo 11 de julio, “realmente no” estaba programado para adelantarse a la del estadounidense Bezos, previsto para el próximo martes 20. (AFP)

El puntapié inicial de Virgin Galactic
Branson. "Tenemos la sólida convicción de que esas acusaciones no tienen méritos". Foto: AFP.

El aparato espacial de Virgin Galactic no se parece a un cohete clásico. La nave se coloca primero bajo un avión que despega de una pista tradicional y gana altitud durante aproximadamente una hora. A unos 15 kilómetros de altura, la nave SpaceShipTwo es lanzada. Luego enciende su motor para un ascenso a velocidad supersónica hasta superar los 80 km de altitud alcanzando la frontera del espacio para Estados Unidos.

El motor se apaga y los pasajeros pueden flotar en gravedad cero, hasta un pico de unos 90 km. Luego, la nave desciende flotando hasta que aterriza. SpaceShipTwo puede llevar dos pilotos y hasta seis pasajeros. La cabina tiene 12 grandes ventanales y no menos de 16 cámaras. En 2014, durante un vuelo de prueba, la nave falló en pleno vuelo por error de un piloto. Uno de los pilotos murió. Un nuevo modelo de la nave, llamado VSS Unity, ya fue tres veces al espacio en 2018 y 2019 desde California y en mayo pasado desde Nuevo México. En 2019 llevó como pasajero a un empleado de la empresa.

Virgin Galactic espera iniciar las operaciones comerciales regulares a comienzos del año próximo y aspira a realizar unos 400 vuelos anuales desde Spaceport America, su base en Nuevo México. Ya tiene vendidos, incluso a estrellas de Hollywood, unos 600 pasajes por precios de entre 200.000 y 250.000 dólares. Cuando nuevos pasajes sean puestos a la venta, el precio será mayor, advirtió la empresa.

El fundador del grupo Virgin, Richard Branson, ha coleccionado éxitos empresariales y hazañas tecnológicas y deportivas, pero siempre soñó con convertirse en multimillonario del espacio, una ambición que le ha costado unos cuantos choques meteóricos. “Creo de verdad que el espacio nos pertenece a todos”, afirmó al anunciar su vuelo previsto para mañana domingo 11 de julio.

Los 11 minutos en el espacio de Blue Origin
Jeff Bezos, presidente y director ejecutivo de Amazon y propietario de The Washington Post. Foto. Reuters.

Blue Origin cuenta con un cohete reutilizable de despegue vertical llamado New Shepard. Está compuesto por un lanzador de casi 16 metros de alto y una cápsula semioval en la punta. Logra una aceleración superior a Mach 3; o sea, tres veces más que la velocidad del sonido.

A los 75 km de altura, la cápsula se despega y sigue subiendo hasta alcanzar más de 100 km, o sea la llamada línea de Karman que por convención internacional marca el inicio del espacio. Ahí es donde los pasajeros podrán soltarse.

La cápsula iniciará después el regreso a Tierra en caída libre. Se irá frenando por paracaídas y luego por retrocohetes. El viaje durará 11 minutos. De su lado, el lanzador volverá a posarse automáticamente no muy lejos de su sitio de despegue. La cápsula cuenta con seis asientos y seis grandes ventanas.

El cohete ha sido sometido a 15 ensayos pero nunca con pasajeros a bordo.

Blue Origin no ha fijado aún la fecha de inicio de sus viajes comerciales ni el precio de los pasajes. Empero un lugar en el vuelo del 20 de julio fue adquirido en una subasta por una persona no identificada que pagó 28 millones de dólares.

El cohete de Blue Origin, llamado New Shepard en honor al primer estadounidense que llegó al espacio, Alan Shepard, despegará verticalmente desde el oeste de Texas, en el sur estadounidense.

A bordo, Jeff Bezos estará acompañado por su hermano, Mark, una expiloto de 82 años, Wally Funk, y el misterioso ganador de una subasta.

Este será el primer vuelo tripulado de este cohete. A diferencia de su gran rival, SpaceX, que planea viajes mucho más ambiciosos de varios días para sus propios turistas espaciales, los llamados vuelos suborbitales de Virgin Galactic y Blue Origin requieren un entrenamiento mínimo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados