EXPLORACIÓN ESPACIAL

Misión a Marte: buscar vida más allá de la Tierra

La sonda Perseverance aterriza a las 17.38 (hora de Uruguay) en el planeta rojo. No se podrá seguir en tiempo real por la diferencia de comunicaciones de 11 minutos entre el planeta y la Tierra.

Imágenes de la NASA de Marte. Foto: AFP
Imágenes de la NASA de Marte. Foto: AFP

El viaje de casi siete meses de la Tierra a Marte de la sonda espacial Perseverance terminará hoy jueves con un aterrizaje que nadie podrá seguir en tiempo real por la diferencia de comunicaciones de 11 minutos entre ambos planetas. El aterrizaje en Marte está previsto para la hora 17.38 de Uruguay.

Este rover, de 6 ruedas y unos 3 metros de largo, tendrá que defenderse solo durante esos minutos de la difícil maniobra de descenso y además durante el retraso de comunicaciones de 11 minutos con el Laboratorio de Propulsión de la NASA (JPL) en California en caso de emergencia.

José Antonio Rodríguez Manfredi, responsable ante la NASA de una pequeña estación meteorológica a bordo del Perseverance, dijo a EFE que los aterrizajes en Marte son “muy complejos porque todo tiene que ser automático por el retraso de las comunicaciones”.

“Es peligroso, el vehículo es muy pesado, muy grande y hay que depositarlo suavemente”, manifestó el científico español.

“En menos de siete minutos pasa de 20.000 kilómetros por hora a ser depositado sobre la superficie, y todo eso funcionando de manera automática. El ordenador que tiene a bordo lo tiene que controlar todo”, precisó.

Si resulta exitoso, será el primer aterrizaje de la NASA en Marte desde Curiosity (2012).

Además de las comunicaciones, el desafío de este vehículo espacial es el lugar escogido para el aterrizaje. La sonda llegará al cráter Jezero, lugar del lecho de un lago marciano y delta de un río desaparecido.

El objetivo principal de la misión de dos años, y 2.700 millones de dólares es buscar evidencia de que organismos microbianos pudieron haber florecido en Marte hace unos 3.000 millones de años, cuando el planeta era más cálido, húmedo y presumiblemente más acogedor para la vida.

Así, el éxito del Perseverance sentaría las bases para demostrar de manera concluyente si alguna vez existió vida más allá de la Tierra, al tiempo que allana el camino para enviar humanos a explorar el cuarto planeta desde el sol.

Perseverance es una caja llena de sorpresas, entre ellas micrófonos, que por primera vez captarán el sonido de Marte, y un pequeño helicóptero bautizado Ingenuity.

Con unos 130 kilos más de peso que Curiosity, especialmente por los taladros que perforarán las piedras para extraer en unos tubos del tamaño de unos cigarros una treintena de muestras, Perseverance está dotado, entre otros, de cámaras, la estación meteorológica MEDA y hasta una potencial fábrica de oxígeno, conocida como MOXIE.

Perseverance además brindará la oportunidad de experimentar la producción de oxígeno en otro planeta. Lleva una pequeña caja dorada que servirá para convertir el dióxido de carbono atmosférico marciano en oxígeno.

De tener éxito, la misión de Perseverance sería la quinta sonda espacial de la NASA en suelo marciano desde Sojourner (1997), Spirit y Opportunity (2004), y Curiosity (2012).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados